Adecoagro, la firma que Kirchner vetó para SanCor y ahora será su dueña

La cooperativa láctea SanCor pasará sus activos y marcas a una sociedad que controlará Adecoagro en no menos de un 90%
La cooperativa láctea SanCor pasará sus activos y marcas a una sociedad que controlará Adecoagro en no menos de un 90%
Fernando Bertello
(0)
10 de abril de 2018  • 00:32

Doce años después, el grupo agroindustrial Adecoagro está a punto de tener revancha: se quedará con el control de la cooperativa láctea SanCor, la segunda durante décadas en importancia para la lechería argentina. Eso será el próximo jueves cuando una asamblea de socios de la firma láctea decida una asociación donde Adecoagro pasará a tener más del 90% de los activos que se transferirán. El monto de la operación es confidencial pero, según fuentes del mercado, la propuesta habría superado en un 20% a otra por US$330 millones que realizó la cooperativa de Nueva Zelanda Fonterra.

El 10 de noviembre de 2006, en una comunicación a la Comisión Nacional de Valores (CNV), SanCor produjo un cimbronazo en el mercado informando que había aceptado una propuesta de Adecoagro para armar una sociedad donde, a cambio de US$120 millones, el grupo inversor pasaba a contolar un 62,5 por ciento del capital accionario.

Para la firma láctea, era un auxilio necesario en un momento donde la apretaba su deuda, reestructurada en 2005 con un monto por US$167 millones. Mucho peso para la salud financiera de la compañía en un contexto donde el exsecretario de Comercio, Guillermo Moreno, ya intervenía en el mercado con controles.

Desde el entonces jefe de Gabinete, Alberto Fernández, hasta quien era el ministro de Planificación, Julio De Vido, muchos en el gobierno estaban de acuerdo con la operación, según trascendió en esa oportunidad. Sin embargo, apenas advirtió que entre la decena de inversores de Adecoagro estaba el magnate húngaro norteamericano George Soros, el expresidente Néstor Kirchner ordenó frenar todo.

Lo que vino después es historia conocida. El Gobierno hizo gestiones para que, a cambio de la salida de Adecoagro, SanCor tomara un préstamo por unos US$80 millones con Venezuela a pagar contra la entrega de leche en polvo.

Hoy, Soros no tiene participación en Adecoagro. Entre los principales inversores de esta firma, que cotiza en la Bolsa de Nueva York con un valor cercano a los US$1000 millones, están el fondo de Singapur GIC con un 5,1% , el fondo soberano de Qatar con 12%, un fondo de pensión de Holanda con el 12%, en tanto que el management local y la dirección poseen en el capital un 5 por ciento.

Como en 2006, Adecoagro vuelve para rescatar a la firma láctea que el año pasado estuvo al borde de la quiebra. SanCor cayó de un nivel de procesamiento diario de 4,5 millones de litros a menos 800 mil, cerró plantas, tuvo una fuga de tamberos socios y su dotación de personal se achicó de 4000 a algo menos de 3500.

Pero ¿qué es y cómo nació Adecoagro? Adecoagro nació en 2002 por impulso de un grupo de profesionales del campo que en ese momento vieron la oportunidad para salir a buscar plata por el mundo para armar una empresa pensando en dos cosas: la producción de granos y darle valor a las tierras que se proponían ir comprando. Entre esos inquietos emprendedores estaba y sigue al frente su actual CEO, Mariano Bosch, que antes había sido durante ocho años asesor CREA y técnico, durante cuatro, de la Fundación Producir Conservando.

La primera irrupción en escena de la empresa fue fuerte. Compró las 75.000 hectáreas, a un valor de US$1000 la hectárea, que tenía Pecom Agropecuaria, del empresario Gregorio Perez Companc.

Los siguientes pasos fueron crecer, además de en la Argentina, en Uruguay y Brasil. No sólo con el negocio de la compra de tierras para sembrar y valorizarlos, sino también abriendo el negocio a otras actividades, como el azúcar, la producción de leche y la energía.

En la actualidad Adecoagro es un gigante que tiene 32 establecimientos propios y opera bajo administración 435.000 hectáreas. Produce azúcar, etanol y energía eléctrica en Brasil. Siembra granos en Uruguay, en tanto que en la Argentina, además de la producción de cultivos, también se diversficó al arroz con tres molinos y en leche con dos tambos estabulados -en un sistema de galpones- con 7000 vacas en ordeñe.

Con los tambos que tiene cerca de Venado Tuerto, además produce energía eléctrica en base a los residuos de los establecimientos. Genera 1.4MW de potencia que inyecta a la red nacional. Y allí mismo está encarando otra inversión de más de US$60 millones para duplicar tanto la cantidad de vacas como la producción de energía eléctrica.

En el rubro lechero, Adecoagro hoy es el principal productor del país con 270.000 litros diarios y una producción individual por vaca en torno de un 50% más que el promedio nacional.

Según un reporte de la compañía a 2016, la evolución de las ventas totales de todo el negocio fue rápida y sin pausa. Pasó de US$244 millones en 2008 a US$842 millones en 2016. De eso, un 38% generado por el negocio del azúcar en Brasil, un 22% por el etanol, 11% por arroz y, entre otros rubro, en un 70 por ciento por la soja.

Sin contar la caña de azúcar, en granos la firma evolucionó de las 60.000 toneladas a casi 2 millones de toneladas.

En tanto, en caña de azúcar saltó de 800 mil toneladas en 2005 a 11,1 millones de toneladas. Con un esquema integrado a la producción de biocombustibles, en Brasil produce más de 420 mil metros cúbicos de etanol de caña. Se trata de algo más del 40% de todo el etanol (de caña y maíz) que se usa en la Argentina para el mercado doméstico.

Diversificada a otros negocios, hoy la firma también es la principal productora de arroz de la región, con 40 mil hectáreas bajo riego y tres molinos donde se destaca Molinos Ala. Exporta un 60% y destina el restante 40% al mercado local, donde su market share es del 16 por ciento.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.