0

Masters de Augusta: Patrick Reed dejó la irreverencia a un lado para calzarse el saco verde

El gesto de felicidad de Patrick Reed, que extiende sus brazos para que Sergio García, el campeón último del Major, le coloque el tradicional saco verde
El gesto de felicidad de Patrick Reed, que extiende sus brazos para que Sergio García, el campeón último del Major, le coloque el tradicional saco verde Fuente: AFP
Gastón Saiz
0
9 de abril de 2018  

AUGUSTA.- Nadie le creyó a Patrick Reed . Incluso, algunos jugadores del PGA Tour hasta se mofaron de él por lo bajo. Aquella declaración de marzo de 2014 fue más propia del boxeo que del golf: "Soy uno de los mejores cinco jugadores del mundo". Lo dijo con una confianza ciega, después de consagrarse en El Doral y transformarse en el más joven en ganar un torneo de la serie World Golf Championships. Una victoria que entonces lo ascendió hasta el 20º puesto del ranking mundial, pero todavía lejos del top 5.

Aquel irreverente Reed es hoy el campeón del Masters . Un animal competitivo que así como se permitió aquella transgresión en un deporte donde se cuidan las palabras, nunca abandonó esa actitud de mostrarle las garras a quien pretendiera desafiarlo. Cuando logra su máximo nivel, al oriundo de San Antonio hay que arrancarle la presa de las manos. Qué mejor muestra que lo que sucedió en la última vuelta del Augusta National: se entabló una fascinante cacería en toda la dimensión del campo, 7435 yardas de pura acción en donde varios hombres buscaron emboscar al jugador de 27 años decidido a ganar su primer Major. A la manada que lo perseguía le faltaron hoyos para quebrar la ilusión de Reed, cuyos 71 golpes (-1) fueron suficientes para imponerse con 273 (-15).

Este Masters se anticipaba como el más mágico de la historia porque muchas estrellas coincidían en un gran momento golfístico, con triunfos recientes. Solo defraudó en dos puntos: a Tiger Woods le faltó rodaje para llegar mejor y Phil Mickelson no pudo ingresar en la contienda, más allá de que ambos cerraron con vueltas bajo el par; 69 y 67, respectivamente. Del lado argentino, la despedida con mucha frustración de Ángel Cabrera, su peor actuación desde el debut en 2000. Después, entregó el factor principal que se esperaba: el conmovedor esfuerzo de varias figuras dispuestas a arriesgarlo todo, en medio del aroma entremezclado de azaleas y habanos. La gente no podía creer lo que veía, incluso aquellos con su colección de tickets de las tres últimas décadas abrochados a sus camisas. Viejos relatores del torneo no recordaban este circo romano donde unos parecían caer rendidos y de repente se levantaban.

Reed comenzó la última vuelta con tres golpes de ventaja y su primer contendiente fue Rory McIlroy, con quien se vio cara a cara en el último grupo. Pero ya antes de emprender el trayecto de vuelta, el puntero empezó a despreocuparse al ver que la pelota del norirlandés pasaba por los costados de varios hoyos y seguía de largo en los putts importantes. Esos errores en el green le impidieron a McIlroy ser el primer europeo en la historia en conquistar los cuatro certámenes de Grand Slam. Para el cuádruple campeón de Majors, el Masters sigue siendo una cuenta pendiente, pero tal vez con los años le llegue por decantación. Hay un abismo de distancia entre aquel que en 2011 firmó una vuelta final de 80 y éste que, si bien concluyó 5º, aceptó la pulseada.

Pero el gran espectáculo se dio con las frenéticas embestidas de Rickie Fowler y Jordan Spieth, segundo y tercero respectivamente. ¿Quién podía imaginar que Spieth podía emprender semejante persecución a nueve golpes de la punta? El campeón de 2015, el mismo que estuvo a punto de repetir al año siguiente hasta el cuádruple bogey en el 12, empezó a tirar dardos desde todos los lados: una máquina de golf que empleó 64 golpes (-8) y amagó con igualar el récord del campo. Levantó a la gente y los rugidos seguramente llegaron a los oídos de Reed, que entonces supo que su triunfo no estaba completamente asegurado. Pero el texano declinó en el último green para ejercer más presión: tropezó con un bogey y se fue con una mueca de lamento por el total de -13.

Entretanto y vestido con su clásica indumentaria naranja de domingo, Fowler iniciaba su silenciosa y perseverante marcha hacia lo más alto del leaderboard para sumarse a la amenaza del liderazgo que conservaba Reed.

Un vuelo que tomó altura con el birdie en el hoyo 8 y que llegó hasta el -14 final, para obligar al futuro campeón a medir bien ese último putt en el 18 para asegurar el par. Que era fácil, pero que había que tratarlo con cuidado porque se arriesgaba a un eventual resbalón hacia un doloroso desempate. Reed (cuatro birdies y tres bogeys) tuvo que soportar incluso hasta el asedio de Jon Rahm, el hombre del corpachón que juega a todo o nada. Y en ese contexto el vasco agregó emociones a este certamen que ya se había anunciado pirotécnico desde el vamos.

Reed, aquel de la frase controvertida hace cuatro años, el mismo que intercambió gritos en la cara con McIlroy en un inolvidable match de la Copa Ryder 2016, es ahora un campeón de Majors, lo que tanto perseguía.

"Lo que soñás desde chico es embocar ese putt para ganar el Masters de Augusta. Sabemos lo especial que es para los golfistas ganar este torneo", dijo el nuevo monarca, que lanzó un suspiro cuando el español Sergio García le calzó el saco verde en la cabina más exclusiva de Augusta National. Contra todos y en un cierre taquicárdico, por fin abrazó la gloria.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.