El Premio Formentor cruzó el Atlántico y distinguió en Buenos Aires a un rumano

Alberto Manguel ganó el Formentor en 2017; aquí, con Basilio Baltasar
Alberto Manguel ganó el Formentor en 2017; aquí, con Basilio Baltasar Crédito: Silvana Colombo
Mircea Cartarescu obtuvo ayer el reconocido galardón literario, que se anunció en la Biblioteca Nacional
Daniel Gigena
(0)
10 de abril de 2018  

El escritor rumano Mircea Cartarescu, nacido en Bucarest en 1956, resultó el ganador este año del Premio Formentor, que se anunció ayer, con la presencia del ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, en la Biblioteca Nacional Mariano Moreno (BNMM). Por primera vez desde su creación, el acto tuvo lugar en Buenos Aires, con la participación del presidente del premio, Basilio Baltasar, y los otros cuatro integrantes del jurado, entre ellos el director de la BNMM, el narrador y ensayista Alberto Manguel. El autor de Historia natural de la curiosidad había sido el ganador de la edición 2017.

Autor de Lulu y Solenoide, la obra del poeta, narrador y crítico literario integra la evidencia de la realidad, la cartografía de la memoria y la energía creativa del sueño en un mismo ímpetu narrativo, según consignó el fallo. Según Manguel, se trata de un escritor "muy argentino", porque aborda de manera impar los "años robados" por la dictadura rumana a su pueblo. "La atmósfera de temor obligado y de amenaza injusta de las narraciones de C?rt?rescu resulta familiar para los lectores argentinos", dijo Manguel. Este no es el primer premio que recibe el escritor; entre otros, ha merecido el Gregor von Rezzori en 2016 y, también este año, el Premio Thomas Mann de Literatura.

Andrés Ibáñez, también del jurado, sostuvo que los lectores están ante "un autor genial, denso y un poco difícil" y recomendó, además, la lectura de Nostalgia. Aunque haya sido publicada en España por Impedimenta y en México por Sexto Piso, gran parte de la obra del rumano se encuentra en librerías porteñas. Manguel reveló que mantendría negociaciones con la embajada de Rumania en la Argentina para poder invitar al escritor a la Biblioteca Nacional.

"Me siento increíblemente honrado por la concesión de este premio, que acepto del modo más humilde y con enorme emoción, puesto que el Formentor es uno de los galardones literarios más prestigiosos no solamente del ámbito europeo, sino del mundo entero de las letras", escribió al enterarse de la noticia. También agradeció en su carta al jurado y a Marian Ochoa de Eribe, que traduce su obra al español. El 5 de octubre próximo, C?rt?rescu se encontrará con el jurado en Mallorca, donde le será entregado el premio de 50.000 euros. "Solo quiero desenmascarar la realidad, abrir puertas a laberintos imposibles de desentrañar, y para ello escribiría aunque no quedara ni un solo lector en el mundo", sostuvo.

El origen argentino

Fuente: LA NACION

La historia del Premio Formentor de las Letras tiene dos etapas bien diferenciadas. De prestigio internacional e impulsado por editores del nivel de Antoine Gallimard y Carlos Barral, reconoce la obra de autores que dedicaron su vida a la literatura. En 1961, los ganadores fueron dos autores que signaron la literatura del siglo XX: Jorge Luis Borges y Samuel Beckett. Esa primera etapa concluyó en 1967, con el premio al inefable escritor polaco que vivió en la Argentina, Witold Gombrowicz.

En 2011, con motivo del 50º aniversario, las familias mecenas Barceló y Buadas recuperaron el galardón que, desde entonces, parece un premio a la literatura escrita exclusivamente por varones: lo obtuvieron Carlos Fuentes, Enrique Vila-Matas, Javier Marías, Roberto Calasso y Ricardo Piglia. El ganador del año pasado fue Manguel. Ahora, por primera vez, lo obtiene un rumano.

En su calidad de anfitrión, Manguel presentó a los compañeros de jurado. Basilio Baltasar, periodista y editor español, es el presidente del Premio Formentor. Lo acompañaban el escritor español Andrés Ibáñez; el filólogo, poeta y narrador Francisco Ferrer Lerín y la traductora y narradora nacida en Marruecos Aline Schulman, que pasó su infancia en Buenos Aires. Es tradición que cada jurado escriba una defensa de su elección del ganador, que se publica en Carnets del Formentor, un lujoso volumen en el que aparecen el discurso del galardonado y varias fotografías.

Provisto de 50.000 euros, el premio se entrega en el acto "Conversaciones literarias Formentor", en los jardines del hotel del mismo nombre, ubicado en la bahía de Puerto Pollensa, en la isla de Mallorca. Allí fue creado por un mecenas argentino en la década de 1920. El poeta y millonario Adán Diehl imaginó que el hotel sería un centro de cultura y ocio para la Europa elegante de la Belle Époque, donde se reunirían personalidades de gran fortuna y sus amigos, "los poetas menesterosos". No obstante, la fortuna de Diehl (casado con Delia del Carril) solo aguantó siete años, tras los cuales regresó a Buenos Aires sin llegar a ver el brillo que luego adquiriría su proyecto. En la década de 1950 resurgió de la mano de Bartomeu Buadas, que lo volvió a inscribir en la agenda turística, artística y literaria internacional. El sábado pasado, los cinco jurados que deliberaron en la Casa Victoria Ocampo de Buenos Aires visitaron el cementerio de la Recoleta y dejaron flores en la tumba de Diehl.

Perfil del ganador

Mircea Cartarescu, escritor

Bucarest, 1956

  • Poeta, narrador y crítico

El formentor lo distingue por el conjunto de su obra, en la que se destacan títulos como Lulu, Nostalgia y Solenoide. También este año obtuvo el Premio Thomas Mann

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.