0

Juan Vasco Martínez: "La informalidad es el principal enemigo de los supermercados"

El director de la Asociación de Supermercados también señala los costos laborales e impositivos
Alfredo Sainz
0
10 de abril de 2018  

Para los supermercados, la informalidad es el principal enemigo. En medio de la delicada situación que enfrentan las grandes cadenas y la reciente presentación del proceso preventivo de crisis de Carrefour, el director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), Juan Vasco Martínez, no dudó en identificar la venta en negro y el comercio ilegal como los factores que explican la pérdida de competitividad del sector. "Estamos trabajando en un océano de informalidad", afirmó el dirigente supermercadista en un diálogo con LA NACION. "Para nosotros es el factor que explica en un altísimo porcentaje la situación que enfrenta el supermercadismo. Hoy estamos convencidos de que se trata del principal enemigo", señaló.

-¿Cómo se explica esta situación del supermercadismo, incluida la presentación del proceso preventivo de crisis de Carrefour?

-Hay una combinación de factores que incluyen los altos costos laborales y logísticos y la presión tributaria, en medio de un océano de informalidad. En este contexto, valoramos como un dato muy positivo la convocatoria que acaba de hacer el Gobierno para empezar a abordar la problemática del sector con un criterio muy amplio, porque fueron convocados todos los sectores involucrados en el comercio incluyendo la CAC (Cámara Argentina de Comercio), CAME (Confederación Argentina de la Mediana Empresa), los autoservicios chinos y los supermercados. Durante el encuentro de la semana pasada hicimos un eje muy fuerte en el combate de la informalidad, que para nosotros es el factor que explica en un altísimo porcentaje la situación que enfrenta el supermercadismo. Hoy estamos convencidos de que se trata del principal enemigo.

-¿Qué peso tienen los canales informales en el consumo masivo?

-No es un dato fácil de conseguir, pero de acuerdo con un estudio de la CAC, hoy los canales informales representan entre 40 y 50% del consumo total. Y si tomamos el número más bajo, hay que pensar que de cada diez productos que se venden, cuatro se comercializan de manera informal, lo que representa un porcentaje contra el que no se puede competir.

-¿Qué respuesta tuvieron de parte del Gobierno?

-Lo más importante es que por primera vez vemos que hay un abordaje completo de la problemática. En todas las áreas saben que combatir la informalidad es un objetivo fundamental, porque entre otros temas va a permitir ampliar la base de contribuyentes y así avanzar en una baja de la presión impositiva.

-¿Cuántos puestos de trabajo perdió el sector en el último tiempo? Los sindicatos hablan de más de 6000.

-Es verdad que hubo una pérdida del empleo, pero más que despidos lo que se produjo fue un ajuste en el recambio laboral. En una gran empresa siempre hay rotación de empleados, y lo que pasó en el último tiempo fue que la gente que se iba no era reemplazada. Igualmente también sería bueno que se analizara lo que pasó en otros sectores que no tienen estos problemas porque no tienen trabajadores registrados.

Fuente: Archivo

-Cuando hablan de competencia informal, ¿hablan de los autoservicios chinos, de los mayoristas?

-Sin dar nombres, apuntamos a los sectores que tienen indicios muy claros de informalidad, porque no aceptan medios electrónicos de pago o no emiten tickets de compra. Son indicios muy grandes, aunque no queremos personalizar. Y creo que también sería bueno investigar cómo se proveen este tipo de comercios que operan informalmente. Está claro que los grandes fabricantes que cumplen con todas las reglas no los abastecen en forma directa y que la mercadería llega por otro circuito.

-¿Teme que otra cadena siga los pasos de Carrefour?

-No. Estamos sumamente confiados en que esta iniciativa del Gobierno para combatir a la informalidad empezará a dar sus frutos. En otras oportunidades estas iniciativas fracasaron porque no se articularon en forma conjunta. Ahora somos optimistas porque estamos viendo un abordaje interdisciplinario.

-Los supermercados también se quejan del costo laboral...

-Hoy el costo de un cajero de supermercado en Buenos Aires es más alto que el de uno en Madrid que trabaja para la misma cadena. Pero no se trata solo del salario de los trabajadores, sino también de los aportes, que van más allá de las contribuciones personales. Por dar ejemplos, en la Argentina hay provincias en las que pagamos un adicional por zona desfavorable, con lo cual un empleado de una cadena que trabaja en Ushuaia cobra el doble que uno de Bahía Blanca. Otro adicional que tenemos es el del seguro de retiro, que representa el 3,5% de la masa salarial.

-¿Ven alguna señal de reactivación del consumo?

-Enero y febrero, según la consultora Scentia, llegaron con datos un poco mejores. Después de varios meses con caída, por primera vez estamos viendo números en verde. Y si bien no se espera un gran salto del consumo en lo inmediato, estamos observando una leve recuperación.

-¿Los clientes que perdieron los grandes supermercados se fueron todos a los mayoristas?

-Si tomamos los números de Scentia, a principios de 2015 los mayoristas representaban el 2,7% del consumo y hoy su participación llega al 4%, con lo cual no creo que toda nuestra caída de share se explique solo por este factor. Acá lo que hubo es una reducción del mercado formal en general.

-En los 90 los supermercados controlaban casi un 50% de las ventas. ¿Es posible recuperar este nivel de participación?

-Hoy, según las mediciones de las distintas consultoras, nuestra participación ronda entre el 34 y el 38%. Volver a los números de los 90 no parece fácil, pero estoy seguro de que si podemos recuperar la competitividad del comercio a través de una mayor formalización, vamos a dar un salto importante.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.