Duras condenas para los líderes de la sangrienta banda Los Monos

Flanqueados por agentes especiales del servicio penitenciario, y detrás de sus abogados, los cuatro líderes del clan
Flanqueados por agentes especiales del servicio penitenciario, y detrás de sus abogados, los cuatro líderes del clan
Monchi Cantero recibió 37 años de prisión como cabeza de una asociación ilícita e ideólogo de cuatro homicidios; su hermanastro, Guille, 22 años como jefe del grupo y por un asesinato; hubo otros 15 sentenciados, nueve de ellos, policías
Germán de los Santos
(0)
10 de abril de 2018  

ROSARIO.- Después de casi dos décadas de dominar parte de esta ciudad con una violencia extrema para sostener el negocio narco, los líderes de la banda Los Monos fueron, por primera vez, condenados por un tribunal. Curiosamente, no fue por venta de drogas, sino por sus crímenes por venganza.

Las penas más severas las recibieron los dos jefes del clan: Ramón Machuca, alias Monchi, 37 años como instigador de cuatro asesinatos y líder de una asociación ilícita. Y su hermanastro Ariel Máximo Cantero, alias Guille, 22 años, también por asociación ilícita y por el asesinato de Diego Demarre.

Fueron condenados 19 de los 25 imputados en el juicio, entre ellos, nueve efectivos de fuerzas de seguridad provinciales y federales, por encubrimiento, incumplimiento de deberes y violación de secreto. Seis fueron absueltos, entre ellos, el exmanager del futbolista Ángel Correa, Francisco Lapiana.

Con la sentencia de los jueces Ismael Manfrín, María Isabel Mas Varela y Marisol Usandizaga, se cerró un capítulo en la historia sangrienta de esta banda. En abril de 2015 Los Monos estuvieron cerca de cerrar un beneficioso acuerdo de juicio abreviado, con penas de entre tres y 9 años de cárcel.

La Justicia provincial (sin el respaldo del fuero federal) avanzó desde 2013, cuando estalló la guerra narco tras el asesinato del líder del clan Claudio "Pájaro" Cantero, con una investigación cargada de polémicas, con un juez, Juan Carlos Vienna, sospechado de tener nexos con la banda contraria, encabezada por Luis Paz. Ese juez basó gran parte de la instrucción en escuchas telefónicas que realizaban policías de la División Judiciales, también manchados por una historia oscura.

La violencia casi teatral que expusieron Los Monos en las calles de Rosario los reveló ante la población. Viralizaron el método de matar. La sed de venganza y las ínfulas por demostrar poder de fuego frente a otras bandas los dejó expuestos.

Osaron perseguir a Demarre, supuesto "entregador" del Pájaro por los pasillos de tribunales, con sicarios que lo ejecutaron bajo las órdenes de Monchi y de Guille en la esquina de su casa, junto a su pareja.

Al otro día la venganza se trasladó a Francia y Acevedo, frente a un jardín de infantes, donde Los Monos, bajo las órdenes de Machuca, acribillaron a la familia de Milton César. Buscaban a un sicario con ese nombre, pero se equivocaron: su blanco debía ser Milton Damario. Acribillaron al hermano, Nahuel César, la madre quedó cuadripléjica (y falleció) y el padrastro y dos hermanos más chicos se salvaron de milagro. Un acompañante, Marcelo Alomar, también murió.

Diez días antes, Machuca mandó a disparar contra una casa donde un competidor vendía cocaína. El "soldadito" cumplió la orden. Los balazos entraron por la ventana de la vivienda de Conscripto Bernardi 6374 y mataron a Lourdes Cantero, de 14 años. Así funcionaba.

Son los crímenes que la Justicia pudo probarles. Se cree que hay decenas más que quedarán impunes.

La estrategia planteada en el juicio por la defensa de Los Monos, conformada por 13 abogados penalistas, de pedir la nulidad de las escuchas telefónicas como prueba no funcionó. Monchi, finalmente, fue condenado a 37 años de prisión, y su hermanastro, a 22. El padre de ambos, Ariel "el Viejo" Cantero, gestor de la banda que nació en el barrio La Granada, en tiempos en que andaban a caballo, fue condenado a seis años como miembro de la organización criminal.

El resto de los integrantes de la banda condenados fueron Jorge Emanuel Chamorro, a 9 años de prisión (12, porque se sumó una pena anterior) por asociación ilícita y homicidio. Otro lugarteniente de Monchi Cantero, Leandro Vilches, fue condenado a 11 años, al igual que Andrés "Gitano" Fernández, como partícipe del crimen de Demarre.

El otro ladero de Machuca, Mariano Salomón, fue condenado a 4 años y 6 meses de prisión; Walter Jure, a 5 años, y Agustín Ruiz, a 3. La pareja de Monchi, Silvana Gorosito, fue sentenciada a 3 años de prisión de ejecución condicional.

Entre los policías fueron condenados Juan Del Mastro (6 años y 6 meses), Ángel Avaca (6 años), Sergio Blanche (5 años y 8 meses), Diego Cárdenas (5 años y 8 meses), Eduardo Enríquez (5 años y 6 meses), Waldemar Gómez (6 años), Omar Lescano (6 años), Roberto Otaduy (5 años) y Juan José Raffo (6 años).

La causa pendiente

En este juicio no se juzgó el delito de narcotráfico. Pero Guille Cantero y varias de las mujeres de la banda enfrentan una causa por drogas que se gestó en noviembre de 2015, cuando ya estaban detenidos. La Procuraduría contra el Narcotráfico (Procunar) pidió hace dos semanas la elevación a juicio de la causa y será la primera vez que Los Monos sean juzgados por tráfico de estupefacientes.

Las absoluciones que más impacto causaron, y que los fiscales ya adelantaron que apelarán, son las del representante de futbolistas Lapiana y de Lorena Verdún, expareja del Pájaro Cantero. También fueron absueltos los policías Guillermo Cardini, Cristian Floiger, Germán Herrera y Gustavo Pereyra.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.