Los actores que transformaron radicalmente su cuerpo para protagonizar un film

Anne Hathaway, en Los Miserables, rol por el cual bajó 10 kilos
Anne Hathaway, en Los Miserables, rol por el cual bajó 10 kilos Fuente: Archivo
La actriz estadounidense Anne Hathaway reveló que está ganando peso para la interpretación de un personaje en el cine, anticipándose a quienes quieran estigmatizarla. Sin embargo, en Hollywood son varios los actores que han subido o bajado de kilos para un rol específico.
(0)
14 de abril de 2018  • 00:50

Anne Hathaway está en proceso de una transformación corporal para un nuevo rol en el cine. Si sos su fan y notaste que en sus fotos recientes se ve con unos kilos de más, la actriz tiene un mensaje para ti: "No soy yo, eres tú".

La protagonista de El diablo se viste a la moda dijo públicamente que está aumentando de peso para su próxima película y se ha querido anticipar a los que quieran estigmatizarla. Así compartió un video en Instagram que muestra la rutina que está aplicando para transformar su cuerpo para el film. Se la ve levantando pesas como parte de un programa para incrementar su masa muscular, bajo la supervisión de un entrenador personal.

Acompañó el video con las siguientes palabras: "Estoy aumentando de peso para un rol de cine y las cosas van bien. A todos aquellos que van a avergonzarme por gorda en los próximos meses, no soy yo, eres tú. Paz".

Si bien no adelantó de qué proyecto cinematográfico se trata, la actriz tiene varios entre manos que podrían estar detrás de su cambio de figura, entre ellos se encuentran Live Fast Die Hot, un drama sobre una neoyorquina cuya vida se transforma al ser madre y The Lifeboat, la historia de una joven enjuiciada por asesinato. Pero, no es la primera vez, sin embargo, que Hathaway se somete a un cambio radical. En 2012, rebajó 10 kilos para interpretar el personaje de la demacrada prostituta Fantine en Los Miserables.

Por su interpretación en Los Miserables ganó el Oscar a la mejor actriz de reparto, sin embargo, Hathaway luego confesó que con su dieta y las exigencias del rodaje estaba siempre exhausta y al borde de un colapso mental. Es curioso que en una industria asociada al glamour y en la que se cuida tanto el aspecto físico, las superestrellas quieran "sufrir por su arte" de esta manera. No obstante, este tipo de sacrificio llama la atención en Hollywood y puede representar dividendos durante la temporada de premiación y aumentar la cotización de los artistas.

¿Quiénes más han transformado su cuerpo?

Trailer de Operación Red Sparrow

01:41
Video

Son varios los actores y actrices que se transforman por las exigencias de su rol, a los extremos de consumir, o dejar de consumir, calorías. Jennifer Lawrence interpretó a una exbailarina en Operación Red Sparrow y dijo que el perder peso le hacía sentir hambre todo el tiempo. "Recuerdo haber tenido un colapso nervioso, me puse histérica después de comer cinco tajadas de banana", le confesó a la revista Vanity Fair.

Renée Zellweger, en la piel de Bridget Jones debió aumentar varios kilos
Renée Zellweger, en la piel de Bridget Jones debió aumentar varios kilos Fuente: Archivo

Todo lo contrario sucedió con Renée Zellweger , que tuvo un memorable cambio de figura para poder protagonizar El diario de Bridget Jones. Ella aumentó más de 12 kilos a pura de hamburguesa, leches malteadas y chocolates. Aunque estas dos actrices han ganado sus respectivos Oscar, ninguno fue por esos roles para los que cambiaron su fisionomía.

Charlize Theron, en la piel de Monster y más glamorosa para la alfombra roja
Charlize Theron, en la piel de Monster y más glamorosa para la alfombra roja Fuente: Archivo

No ocurrió lo mismo con Charlize Theron , que en 2004 recibió el galardón a mejor actriz por su espectacular transformación en Monster. La actriz sudafricana no solo subió casi 15 kilos si no que se aplicó una dentadura postiza para tener un rostro más severo. Tras este reconocimiento, la artista no dudó en seguir cambiando su figura si consideraba que el papel lo valía.

Pero los hombres no se quedan atrás cuando se trata de engordar o adelgazar, según el caso. Tal vez el más reconocido (si no el primero) en someter su cuerpo a una transformación extrema fue Robert DeNiro. Lo hizo en dos ocasiones. La primera vez fue para la biografía del boxeador Jake La Motta en el film Toro salvaje. El actor no solo tuvo que aferrarse a un estricto régimen para lograr el cuerpo magro de un púgil de la categoría mediana sino que, luego, tuvo que aumentar 28 kilos, para representar a La Motta en sus años de retiro. Y todo este fuerzo le valió el Oscar a mejor actor en 1980. Luego, cuando ya había recuperado su peso normal, le ofrecieron interpretar al gánster Al Capone, en la película de 1987 Los intocables. Entonces, pidió que le dieran tiempo para subir de peso otra vez porque quería lograr la redondez de la cara de Capone, con lo que se puso a desayunar todos los días con panqueques y se fue de gira gastronómica por Italia.

De Niro, primero bajó de peso para interpretar al protagonista de Toro Salvaje y después debió aumentar 28 kilos para demostrar cómo había cambiado con el paso del tiempo
De Niro, primero bajó de peso para interpretar al protagonista de Toro Salvaje y después debió aumentar 28 kilos para demostrar cómo había cambiado con el paso del tiempo

Sus dos aumentos de peso fueron tan legendarios en Hollywood que el actor Charles Grodin una vez dijo, bromeando, que actuar con De Niro era un placer porque "conoce los mejores restaurantes".

Otro actor que ha subido y bajado de peso de acuerdo al personaje que interpreta y ha sido reconocido con un Oscar es Matthew McConaughey . Estuvo irreconocible en el film Dallas Buyers Club: El club de los desahuciados, tras perder 20 kilos para el papel de un paciente con sida. Luego, experimentó otro cambio corporal para el film Gold, aumentando de peso con una dieta de hamburguesas con queso y cerveza.

Trailer de El poder de la ambición (Gold)

02:30
Video

Christian Bale podría considerarse un camaleón (en términos de kilos) de Hollywood. Su demacrada apariencia en El maquinista, en 2004, está lejos de cómo se vio 10 años después en Escándalo americano. Para la primera, su régimen fue de una manzana y una lata de atún al día para perder peso. Para la segunda, se consintió con una dieta de tortas y hamburguesas con queso.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?