0

Una buena noticia para la Argentina: Messi, eliminado

Francisco Schiavo
Francisco Schiavo LA NACION
0
10 de abril de 2018  • 18:13

Detrás del impacto emocional de la eliminación de Barcelona, con todo lo que eso implica para el alma competitiva de Lionel Messi, saldrán a flote los intereses del seleccionado argentino. La clasificación de Roma para las semifinales de la Champions League fue la mejor noticia para Jorge Sampaoli. El crack llegará con menos partidos sobre los hombros y no correrá tantos riesgos de acá al 16 de junio, cuando el conjunto albiceleste debutará frente a Islandia. A partir de ahora a Messi solo le quedará la Liga de España y la final de la Copa del Rey, ante Sevilla.

Los signos positivos también se extienden con la despedida de Manchester City. Sergio Agüero, lesionado desde hace rato, ni siquiera jugó un minuto. Y ya tampoco lo hará en la competencia continental más exigente. Cabe preguntarse si será muy necesaria su participación en una Premier League que tiene al City al borde del título, ya que la dura derrota ante el United apenas postergó un festejo inevitable. Es otro alivio para un cuerpo técnico que tiene al Kun como referencia obligada, tras los flojos partidos de Higuaín frente a Italia y a España. Lo mismo podría aplicarse para Nicolás Otamendi, aunque el zaguero suele ser uno de los "infaltables" para Pep Guardiola y el mismo Sampaoli. Verlo afuera por lesiones musculares es casi una utopía.

¿Puede jugar el factor emocional como un aspecto negativo? Las horas transcurren rápido en la mente de un futbolista. Pensar que las eliminaciones tendrán un valor residual en la mente de Messi, Agüero o el mismo Otamendi de acá al comienzo del Mundial sería subestimar el espíritu competitivo de verdaderas fieras. Entonces, nada mejor que concentrarse sin alteraciones para una Copa del Mundo en la que una generación de futbolistas -más allá de los altibajos, los gustos, y las idas y venidas, se prometió dar todo en la última gran prueba que, seguramente, los verá juntos.

No hace falta recordar los problemas físicos con los que muchos llegaron a Brasil 2014 y las rabietas que Alejandro Sabella se agarró en las concentraciones. Los calendarios forman parte de la ineludible planificación que conlleva el fútbol. A mayor esfuerzo, mayor cansancio. Y la regla es inversamente proporcional. A Messi y Cía. se les pasará la molestia, si es que todavía existe, en el amanecer de Rusia 2018. Que no se dude: hoy, la Argentina celebra.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.