"Partido patriótico" y una dosis de incertidumbre para la selección antes del Mundial

Sampaoli todavía no conoce el calendario definitivo en la despedida del equipo nacional Fuente: Reuters
10 de abril de 2018  • 20:04

A menos de dos meses de la fecha prevista para el arribo a Rusia, la selección argentina mantiene una serie de importantes incertidumbres: no está definido aún el rival ni la sede en el encuentro de despedida del país, al tiempo que se perfila un "partido patriótico" para el 24 o el 25 de mayo, en coincidencia con el aniversario de la Revolución de Mayo.

"Al no tener partido en España como quizás primeramente se quería, el 4 de junio [el rival original era la selección de Cataluña, pero luego fue descartado], estamos viendo la posibilidad de meter algún partido acá, con los primeros jugadores que llegan. Se va a terminar de definir esta semana", dijo Claudio Tapia , presidente de la AFA, en declaraciones a LA NACION.

Después de ese encuentro, el seleccionado se despedirá de su público el 29 de mayo (en la Bombonera o en la cancha de Vélez) y muy probablemente con Nicaragua. "Escuché a muchísimos periodistas decir que era con Nicaragua, y no está confirmado. Se va a confirmar esta semana. Puede ser Nicaragua o Costa Rica. Sí, se está hablando con Nicaragua y también con Costa Rica, pero hay que terminar de ver", añadió Tapia.

Jorge Sampaoli ya sabe que sus dirigidos comenzarán a confluir en el predio de Ezeiza a partir del 14 de mayo. La eliminación de la Champions de Barcelona (Lionel Messi) y de Manchester City (Sergio Agüero y Nicolás Otamendi) podría, incluso, acelerar esas fechas.

Luego de jugar ese partido, el contingente argentino viajará a Barcelona. Se instalará en la Ciudad Deportiva del equipo donde juega Lionel Messi, y el 9 de junio viajará a Tel Aviv (Israel). Allí, en Medio Oriente, disputará su último juego preparatorio ante el combinado israelí. Luego del partido, en la mañana del 10 de junio, plantel y cuerpo técnico abordarán el avión que los depositará en Bronnitsy, en las afueras de Moscú. Ése será su búnker durante la aventura mundialista.