Cuerpos a la vista

Pablo Gianera
Pablo Gianera LA NACION
Fuente: LA NACION - Crédito: Dante Cosenza
(0)
11 de abril de 2018  

Vistas una vez, se las recuerda para siempre. Esa particularidad tienen las "muñecas" del artista Hans Bellmer, maniquíes articulados que nunca terminan de conformar un cuerpo humano completo. Los poetas André Breton y Paul Eluard, sus compañeros en la aventura surrealista, describieron a la muñeca inaugural como "el primer y único objeto surrealista con un poder provocativo universal". Pero el logro mayor de la imaginación surrealista consiste en que la encontremos en cualquier parte de cualquier época. Por ejemplo, hace una semana, en unas rocas en la costa de Mar del Plata. El surrealismo está siempre a la vista de todos (nada más surrealista que las cosas concretas de lo real); sin embargo, alguien tiene que verlo. Esas piernas y esa mano que salen de la roca retacean la totalidad del cuerpo. Igual que Bellmer. Lo siniestro de la invención artística es confirmado, mucho después, por la mirada, no menos inquietante, del que vislumbró esa inquietud.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.