China ofrece concesiones para aplacar la disputa con EE.UU.

Xi revisará la protección a los autos y la propiedad intelectual
(0)
11 de abril de 2018  

PEKÍN.- En un intento por suavizar la disputa con Washington, el presidente chino, Xi Jinping, prometió ayer que recortará los aranceles a los autos importados de Estados Unidos, uno de los sectores claves de la guerra comercial que enfrenta a los dos países y tiene en vilo a los mercados.

"China entrará en una nueva fase de apertura", dijo Xi en el Foro de Boao para Asia, una conferencia conocida en el mundo de los negocios como "el Davos chino". "La puerta de China se está abriendo, no cerrando, y solo se va a abrir más y más", insistió.

El anuncio llega después de que la disputa comercial con Estados Unidos alcanzara su clímax, la semana pasada, con la amenaza de Donald Trump de imponer aranceles a las importaciones chinas por valor de 50.000 millones de dólares, seguida de una advertencia similar de Pekín.

Trump volvió esta semana sobre el tema y se refirió específicamente a la venta de autos de los fabricantes norteamericanos a China, que a su juicio se ve fuertemente perjudicada por el proteccionismo chino.

"Cuando un auto es enviado a Estados Unidos desde China, tiene que pagar un arancel del 2,5%. Cuando un coche es enviado a China desde Estados Unidos, ahí el arancel a pagar es del 25%", dijo el magnate en Twitter.

Trump acusa a Pekín de prácticas comerciales desleales, especialmente del "robo de propiedad intelectual" y de la "transferencia forzada de tecnología", a lo cual atribuye el déficit comercial de 375.000 millones de dólares.

Además de los aranceles, las restricciones de Pekín a la inversión extranjera en el sector del automóvil obliga a las empresas a formar asociaciones con compañías locales y a compartir su tecnología. Elon Musk, presidente del fabricante de autos eléctricos Tesla y de otras firmas de vanguardia, le pidió a Trump ayuda para resolver el tema, aludiendo a los problemas de su compañía para operar en China.

Xi prometió en su discurso "flexibilizar rápidamente las restricciones para la participación extranjera", sobre todo en el sector automotor. También prometió reorganizar la Oficina Estatal de Propiedad Intelectual "para fortalecer la aplicación de la ley".

Entre tanta concesión, Pekín sin embargo se guardó una carta y denunció formalmente a Washington ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por la decisión de imponer aranceles al acero y al aluminio, una medida unilateral que enfrentó a la administración republicana con varios de sus principales socios comerciales.

Se trata de la primera etapa en el proceso de resolución de diferendos que establece la OMC y que puede durar años. "China espera la respuesta de Estados Unidos a la demanda y desea que se fijen una fecha y un lugar mutuamente aceptables para las consultas", indica la denuncia.

Agencias AFP, AP y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.