0

Súper Rugby. Los Jaguares, ante la gira que peores sensaciones y recuerdos les trae

Nicolás Sánchez quiere que la gira actúe esta vez como impulso para el resto del torneo
Nicolás Sánchez quiere que la gira actúe esta vez como impulso para el resto del torneo Crédito: VillarPress
Alejo Miranda
0
12 de abril de 2018  

Tokio, 23 de abril de 2016. En el lobby de un hotel de la vibrante zona de Roppongi, Agustín Creevy exudaba frustración. El rostro, la expresión, el tono de voz. Todo denotaba frustración. Los Jaguares acababan de perder con Sunwolves, la derrota más dolorosa en los dos años y medio de proceso en el Súper Rugby. "No me explico qué nos pasa", se lamentaba. Era el cuarto partido de una extenuante gira por Nueva Zelanda, cuatro caídas que cambiaron el transcurso de un ciclo que había comenzado de manera auspiciosa.

Los Jaguares iniciaron esta semana nuevamente la gira que marca el meridiano de la temporada. Serán cuatro partidos por Australia y Nueva Zelanda, dos por país. Rebels y Brumbies, Blues y Chiefs. Por la jerarquía de los rivales y por lo extenuante del viaje, el tramo más exigente del año. Y por antecedentes.

En 2017, por caso, los Jaguares habían ganado cuatro de los primeros cinco partidos, hasta que emprendieron una gira de tres partidos por Sudáfrica. Las tres derrotas cambiaron la tónica de la campaña, ya que luego perdieron cuatro de los siguientes cinco encuentros en casa y vieron cómo se esfumaban las chances de clasificarse a cuartos de final.

En total, el récord de la franquicia argentina en las giras del medio es de siete derrotas en siete partidos. En las de los extremos, en cambio, es de tres ganados contra seis perdidos.

"La gira es muy dura. Sabemos que vamos hacia un gran desafío", reconoció Nicolás Sánchez previo a partir. "En 2016 esa gira fue un quiebre para nosotros. Nos costó mucho mantenernos mentalmente después de eso. Esta vez la tenemos que usar como impulso para poder afrontar la última parte del Súper Rugby."

Para peor, el arranque no fue para nada auspicioso. El equipo debía salir el domingo a la madrugada, pero la niebla obligó a postergar el vuelo. Partieron el lunes al mediodía, hicieron una escala en Chile con entrenamiento de alta intensidad y doble turno incluido, y el martes por la noche enfilaron hacia Melbourne, previas escalas en Auckland y Sydney. Lejos de lo ideal, con el agravante que implica la adaptación a las 13 horas que separan los husos horarios de un extremo y otro del globo.

"Es clave aprovechar cada momento para llegar de la mejor manera posible al partido con Rebels", aseguró Ramiro Moyano, que parece haberse ganado un lugar en el XV inicial por sus incursiones en ataque y defensa el sábado.

"Va a ser muy importante la recuperación y adaptarse lo más rápido posible al jet lag", advertía Mario Ledesma antes de subirse al avión. "Les dejo a los médicos, preparadores físicos y fisioterapeutas ese tema, que es su especialidad. Nosotros tenemos que seguir trabajando en lo que venimos haciendo".

Más allá del trajín, más allá de la dificultad que entrañan los rivales, Jaguares debe lidiar también con su propia irregularidad. Estar en el otro extremo del mundo puede traccionar como factor de cohesión para un grupo urgido de motivaciones. Resultados al margen, el rendimiento del equipo ha ido in crescendo y en cada partido ha demostrado tener capacidad para someter a cualquiera que se le pare enfrente. Partido a partido, los errores parecen ir menguando, pero es clave mantener un piso de rendimiento para pensar en una consolidación definitiva. Estos cuatro partidos son una oportunidad más de conseguirlo.

"Debe ser aburrido, porque lo digo después de cada partido, pero creemos y estamos convencidos de que vamos por el buen camino. Pero nos falta", abundó Ledesma. "No nos podemos dar el lujo de no trabajar como lo venimos haciendo, porque no nos sobra nada. Nosotros no tenemos fijianos ni samoanos, pero sí tenemos un grupo de jugadores que se rompe el alma".

Entre los 27 jugadores que viajaron hay algunas novedades. Por primera vez aparece Santiago Medrano, joven pilar derecho de Regatas y Argentina XV (21 años). También está Leonardo Senatore, que solo jugó un partido en el año, cuando Ortega Desio fue suspendido minutos antes de comenzar el partido con Lions en Johannesburgo. Entre las ausencias sobresalen las de Felipe Arregui, relegado a Argentina XV, y Juan Manuel Leguizamón.

El sábado, a las 2.15 de la madrugada argentina, los Jaguares tendrán su primer desafío en la gira cuando se enfrenten a Rebels en Melbourne. Un equipo poderoso a partir de la disolución de Western Force, del que absorbió el técnico y varios jugadores, líder de la conferencia australiana. Una oportunidad, también, de revertir la racha adversa.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.