0

Congreso de la Conmebol: la llegada de Gianni Infantino como un jefe de Estado y el blindado qatarí

Chiqui Tapia recibió al presidente de la FIFA, Gianni Infantino, que participará del Congreso Ordinario de la Conmebol
Chiqui Tapia recibió al presidente de la FIFA, Gianni Infantino, que participará del Congreso Ordinario de la Conmebol Crédito: @afa
Alejandro Casar González
0
11 de abril de 2018  • 23:59

A las 6.35 de la mañana, Gianni Infantino , presidente de la FIFA , asomó por la manga del avión que lo traía desde Europa. Era su segunda vez en el país. Lo recibió su par de la AFA, Claudio Tapia . Luego de que el suizo pasara el control migratorio, ambos subieron a un helicóptero que les sirvió para eludir el caótico tráfico porteño. Una hora después, Infantino ya estaba en Puerto Madero, donde este jueves participará como invitado especial en el Congreso Ordinario de la Conmebol .

El traslado en helicóptero no fue antojadizo. Pagado por la AFA, fue un estricto pedido de los responsables de seguridad de la FIFA. Cada vez que viaja, Infantino es tratado como si fuera un jefe de Estado. Eso incluye, además de los taxis aéreos para evitar atascos en autopistas, una comitiva de guardaespaldas y un auto blindado.

Claro que él no es un único dirigente del fútbol con privilegios. Gracias a los petrodólares, el presidente de la asociación qatarí, el jeque Hamad Al Thani, tiene a disposición un auto de marca alemana a prueba de balas. El jeque está en Buenos Aires por dos motivos: por un lado, promocionar el Mundial de 2022. Por el otro, aceptar la invitación para disputar la Copa América en 2019, en Brasil.

Entre las 7 y las 13, Infantino se recluyó en su habitación. Mientras, el Consejo de Conmebol, formado por los 10 presidentes de las federaciones que la integran, se reunía para revisar los puntos por aprobar este jueves en el Congreso. Entre ellos se destacan el presupuesto, la memoria y el balance. El venezolano Laureano González, presidente de la comisión de finanzas, fue el principal orador. Tiene varios motivos como para sonreír: entre ellos, que la entidad subcontinental, pese a no haber organizado ninguna competencia internacional de fuste en 2017 y a haber aumentado los premios para los clubes, volverá a dar números verdes, superávit.

Después de la reunión se realizó un almuerzo, en el que participó toda la comitiva argentina. Estuvo Daniel Angelici, quien se dio una vuelta antes de tomarse un avión privado con destino a San Pablo (Brasil) para ver a Boca frente a Palmeiras. Lo acompañaron Víctor Blanco (Racing), Guillermo Raed (Mitre, de Santiago del Estero; vicepresidente tercero de la AFA), Pablo Toviggino (secretario ejecutivo de la presidencia) y Daniel Ferreiro (vocero del presidente Tapia). Infantino compartió la comida, al igual que Aleksander Çeferin, el presidente de la UEFA. Ambos son tratados como huéspedes de honor por la Conmebol, que oficia de anfitriona. Por 48 horas, Buenos Aires es la capital del fútbol mundial.

Lobby en el lobby

Aunque se esperaba que la Conmebol recibiera en forma oficial a los representantes de las candidaturas de Estados Unidos-Canadá-México y Marruecos rumbo al Mundial de 2026, eso no ocurrirá. Hasta aquí llegaron los enviados de ambas postulaciones, como Decio De María (México) y el canadiense Víctor Montagliani (que además es presidente de la Concacaf). No serán recibidos en forma protocolar por la Conmebol, por lo que mantendrán solamente audiencias privadas. Al ecuatoriano Carlos Villacís se lo vio dialogar abiertamente con los enviados de Marruecos. La FIFA, de hecho, ya comenzó las visitas a las ciudades que pueden convertirse en sedes de 2026. Como reza el nuevo estatuto, será el Congreso de la FIFA el que definirá la sede durante su reunión de Moscú, prevista para junio próximo.

El Congreso de Conmebol, que comenzará a las 9 de la mañana de este jueves, tiene un valor simbólico. Más allá de lo que aprobarán los delegados, se trata del primer gran espaldarazo a la gestión de Claudio Tapia al frente de la AFA. Si bien no está escrito en ningún lado, Infantino también vino a Buenos Aires para sellar el pacto de la Conmebol, por el que el presidente de la AFA pasará a ser el número 3 de la institución subcontinental. Un acuerdo que, además, permitirá la reelección anticipada al paraguayo Alejandro Domínguez por otros cuatro años. Domínguez, además, es el vicepresidente de finanzas de la FIFA, y su relación con Infantino pasa por su mejor momento. A partir de ahora podrá planificar qué hacer con el fútbol sudamericano en los próximos cinco años.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.