0

Rampage, devastación: the Rock, el mejor efecto especial

Diego Batlle
0
12 de abril de 2018  

Rampage, devastación (Rampage, Estados Unidos/2018) / Dirección: Brad Peyton / Guion: Ryan Engle, Carlton Cuse, Ryan J. Condal y Adam Sztykiel / Fotografía: Jaron Presant / Música: Andrew Lockington / Edición: Bob Ducsay y Jim May / Elenco: Dwayne Johnson, Jeffrey Dean Morgan / Duración: 107 minutos / Calificación: Apta para mayores de 13 años con reservas / Nuestra opinión: buena

Rampage: Devastación es tan fácilmente elogiable como cuestionable. Sus méritos y sus limitaciones son tan evidentes que no hay posibilidad de segundas lecturas. Es una película sin la más mínima sutileza en sus planteos ni en sus resoluciones, una de esas historias construidas a partir de conceptos contundentes y fórmulas calculadas que no permiten que nada ni nadie se desvíe ni un milímetro de su camino y de su objetivo.

Lo mejor de Rampage: Devastación son sus protagonistas, Dwayne Johnson (probablemente la estrella más confiable del Hollywood actual), y el espectacular trabajo con los efectos visuales dentro del género de cine catástrofe (es una película con monstruos mutantes que destruyen la ciudad de Chicago). Lo peor, un guion básico que trata de trasladar el esquema del popular videojuego de los años 80 a la pantalla grande y unos personajes secundarios (desde el detective que interpreta Jeffrey Dean "Negan" Morgan, hasta unos millonarios malvados dueños de una corporación) que no tienen vuelo ni profundidad psicológica.

Así, el director Brad Peyton (que tenía dos colaboraciones previas con Dwayne Johnson como Terremoto: La falla de San Andrés y Viaje 2: La isla misteriosa) se limita a avanzar con piloto automático en la trama hasta que aparecen en escena el lobo volador, el inmenso gorila que remeda a King Kong y el cocodrilo que se convierte en un nuevo Godzilla. Todo es gigantesco, ruidoso y vertiginoso. Hollywood en estado puro.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.