Claudio Tapia: la presunta influencia de Boca, las sospechas sobre los árbitros y el flagelo de los abusos sexuales

Claudio Chiqui Tapia, en la entrevista con La Nación
Claudio Chiqui Tapia, en la entrevista con La Nación Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco
Alejandro Casar González
Sebastián Fest
Pablo Vignone
(0)
12 de abril de 2018  

En los últimos meses retumbó en el fútbol argentino aquello de la "guardia alta" promovida por Marcelo Gallardo y su River o la frase "la AFA es de Boca". Tapia, sin embargo, elige patear la pelota afuera. "River le ganó la final de la Supercopa a Boca. Y se la ganó de la mejor manera". Alega que esa "es la demostración" de que River no está en desventaja en los escritorios. Y añade: "Muchos, después de haber visto ese partido, dudan de que el penal haya sido penal. Acá, si ponemos un manto de sospecha sobre la dirigencia, sobre el arbitraje, no nos sirve. Los partidos se ganan en la cancha. Se habló muchísimo, se llegó a esa final. River la ganó, fue superior. Dentro del campo de juego son 11 contra 11. No hay... yo no entiendo por qué puede haber desventaja si adentro de la cancha son 11 contra 11".

La conversación gira en torno a los dirigentes de Boca en el comité ejecutivo y en el organigrama de la AFA. Y la relación de poder con la Casa Rosada. Se le pregunta la razón por la que Macri nunca recibió al presidente de River, pero se ve todo el tiempo con Daniel Angelici, presidente de Boca. "Yo no sé si Macri se ve todo el tiempo con Angelici. Porque no participo y no sé si es o no es", retruca Tapia. Y añade, como para zanjar la polémica: "creo que el presidente de la Nación tiene la potestad de reunirse con quien quiera, de elegir sus amigos. Rodolfo D'Onofrio es un gran dirigente. Un gran presidente, de un club de los más importantes del fútbol argentino. Y hay que verlo así. Después, son cuestiones... si son celos o no...También, hubo un presidente que no era de Boca, y pasaron muchísimas cosas. Pero si uno se detiene en eso, se queda en el pasado. Me parece que son cosas que no aportan a las necesidades que tiene el fútbol argentino. River representa a AFA en FIFA y lo hace bien. Es parte del fútbol argentino. Una parte muy importante de la conducción del fútbol argentino".

El otro tema que apareció en la agenda de los clubes fue la denuncia por abusos sexuales en la pensión de Independiente y que tuvo eco en River. El problema gozó de abundantes minutos en el prime-time y existe una investigación judicial que ya tiene seis detenidos. "El tema golpea porque uno sabe del esfuerzo que hacen los clubes por mantener una pensión, el trabajo que se hace, el hecho de mandar a los chicos a estudiar, de tenerlos controlados médicamente, de todo lo que genera tener una pensión y de la ilusión de los chicos que vienen. Pero vivimos en la Argentina. Hay un problema social: no pasa solo en el fútbol", dice Tapia.

El presidente adelanta que "la AFA va a trabajar y a tratar de aportar lo que pueda, sabiendo que son estamentos privados, que disponen los clubes". "Los chicos, quizás los que están en la pensión, o los que no están en la pensión, sufren las mismas debilidades, porque están al alcance de la mano. Esta es la realidad. Es como la droga, como el alcohol", grafica. Para el dirigente, "hay que estar encima" en el tema de la protección a los chicos. No teme que el asunto escale (de hecho, la AFA ya inició un relevamiento de los casos de abuso sexual en todos los clubes del fútbol argentino) y resalta el trabajo social y profesional de Independiente, el club de su suegro, Hugo Moyano. Tapia no tiene dudas: "Los chicos son una deuda de todos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.