Hollande no ahorra críticas para Macron en un libro

Habla de su sucesor y sus mujeres en Las lecciones del poder
(0)
12 de abril de 2018  

PARÍS.- ¿Por qué renunció a presentarse para un segundo mandato? ¿Qué lamenta de sus cinco años como presidente de Francia? ¿De qué está orgulloso? ¿Cómo juzga la gestión de su sucesor y excolaborador Emmanuel Macron? Un año después de haber dejado el Palacio del Elíseo, François Hollande publicó ayer sus memorias, Las lecciones del poder.

"Tuve el honor de dirigir Francia en un período excepcional. [En este libro] quise confiar a los franceses lo que realmente es el ejercicio del poder, cómo tomé decisiones y enfrenté los dilemas que se presentaron, cómo viví esa experiencia única", confió el expresidente en la televisión, en vísperas de la aparición de su libro.

El mandatario probablemente más malquerido de la Quinta República francesa, fundada en 1958, parece convencido de que nadie reconoce los logros de su quinquenio. Y quizás así sea, porque, como él mismo dice: "Un presidente trabaja siempre para su sucesor".

Pero en su libro Hollande no solo intenta defender su balance presidencial: también ataca a su joven sucesor, a quien critica abiertamente 11 veces en el texto.

Hollande se muestra escéptico en cuanto a la táctica de seducción escogida por Macron para tratar las cuestiones internacionales y las relaciones con otros jefes de Estado: "De nada servirá haberle cerrado la mano durante algunos minutos para convencer a Donald Trump", ironiza, con ese humor que lo hizo célebre. "Para él, una voluntad firme y mucha seducción sirven para todo. Es su método. ¿Qué puedo agregar? Él fue mi consejero. Yo no soy el suyo".

Aludiendo a la supuesta traición de su entonces protegido, que aprovechó su fragilidad para lanzar su candidatura presidencial, el expresidente emite un juicio lapidario: "Yo sé de dónde vengo, a qué historia pertenezco y los valores que defiendo. Otros creen que en el cielo solo brilla una estrella, la suya. Creen que todo es cuestión de suerte y circunstancias, y que no están obligados con nada y con nadie. Yo siempre acepté la competencia política. Pero creo que debe dirimirse a la luz del día y asumirse con franqueza. Convengamos que ese no fue el caso". Hollande es aún más duro con respecto a la política social de su sucesor: "Mis gobiernos reducían las desigualdades. El suyo las profundiza", afirma.

Por fin, el exmandatario levanta un púdico velo sobre su vida privada en el Elíseo, evocando las mujeres que marcaron su vida en esos cinco años: Ségolène Royal, la madre "formidable" de sus cuatro hijos; la periodista Valérie Trierweiler, víctima -según él- de "un misterioso síndrome de primera dama" y, por fin, la actriz Julie Gayet, que llegó a su vida "varios meses después de su separación" con Trierwailer.

"Nuestra relación fue revelada de la peor manera", reconoce aludiendo a la foto de la revista Closer donde se lo veía en un scooter con un casco, llegando de noche a reunirse con ella.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.