La sombra de Duhalde y la historia peronista, tras el fallo de Servini

Claudio Jacquelin
Claudio Jacquelin LA NACION
María Romilda Servini de Cubría, la jueza electoral que dispuso la intervención del Partido Justicialista y nombrar al frente a Luis Barrionuevo
María Romilda Servini de Cubría, la jueza electoral que dispuso la intervención del Partido Justicialista y nombrar al frente a Luis Barrionuevo Fuente: Archivo
(0)
12 de abril de 2018  • 00:40

Son coetáneas y siguen manteniendo un protagonismo y una centralidad a la edad en que la mayoría de sus contemporáneos lleva más de tres lustros jubilados. Así como en la mesa de Mirtha Legrand transcurre buena parte de la vida pública y farandulesca de la Argentina, en el escritorio de María Romilda Servini de Cubría se dirime, se negocia y se resuelve mucho de la vida de los partidos políticos. Pero, sobre todo, de la tumultuosa existencia del justicialismo.

Para entender la decisión de la decana de los jueces federales de intervenir el Partido Justicialista y nombrar al frente al ultrapolémico Luis Barrionuevo, que alguna vez estuvo involucrado en una quema de urnas, entre otras exhibiciones de fe democrática, no hay que perder de vista nada de todo esto. Para Servini, como para Mirtha, el protagonismo es un motor vital que a veces también se alimenta del escándalo.

Su inclinación por ser parte de los entuertos de la causa peronista es antigua. "Una época muy linda fue cuando se peleaban Menem y Duhalde y yo tenía que terciar", le dijo Servini a Diego Sehinkman hace casi cuatro años en una entrevista para LA NACIÓN cuando se le pidió que eligiera un momento de su larga vida como jueza electoral.

En la misma entrevista admite sin pudor que gracias a ella en 2003 el peronismo pudo llevar tres candidatos presidenciales, a pesar de la vigencia de la ley que obligaba a las internas abiertas, y que así Néstor Kirchner pudiera llegar a ser Presidente. Anotación nada al margen: Kirchner era el candidato de Duhalde, que entonces comandaba el país y el PJ.

Los antecedentes dan verosimilitud a la sospecha de varios prominentes peronistas no kirchneristas ni barrionuevistas que ven la sombra de Duhalde detrás de la decisión de entronizar a Barrionuevo. También con ellos hay una cuestión de coetaneidad.

Duhalde y Barrionuevo están hoy muy lejos de ser los pesos pesados que fueron en la política nacional, también puertas adentro del peronismo. No obstante, el expresidente hace meses que vienen postulándose para unir al peronismo y Barrionuevo no se retira. Sólo un fallo como el del martes pudo ponerlos a ambos a participar de una liga de la que hace años descendieron. Ahora, ellos, al igual que Servini, recuperan el protagonismo que nunca quieren perder.

Como corresponde, ayer Duhalde criticó públicamente la intervención. En épocas del real time le llevó 24 horas hacerlo.

El kirchnerismo y el filokirchnerismo , en cambio, prefieren buscar rastros macristas en las manos de la magistrada y aunque no puedan mostrar el resultado de ninguna pericia, tienen a su favor viejos vínculos que unen al titular de Boca y amigo presidencial, Daniel Angelici, con la jueza. Aducen, además, el beneficio que le reportaría al oficialismo exponer y potenciar la división peronista y resucitar sus caras menos presentables. ¿Hará falta? En política no suelen rechazarse los regalos y es cierto, también, que, como diría Fito Páez de Rosario, Duhalde siempre estuvo cerca.

La resolución de la intervención puede ir para largo y Servini volvería a tener su "momento muy lindo" para "terciar".

En medio de tanta suspicacia, la historia es pródiga en ejemplos de que el peronismo no necesitó nunca del Partido Justicialista para participar (y ganar) muchas elecciones. Pero la victimización siempre paga. Si no cómo podría explicarse que los deudos más dolientes del PJ sean hoy los kirchneristas, cuando todavía no pasó un año del momento en que su jefa decidió deshacerse del sello partidario con tal de no dejar competir en una PASO a quienes se atrevieron a desafiarla.

Sólo evidencias de que la falla geológica del peronismo sigue provocando sismos y está lejos de soldarse. Remake de un viejo western en el que antes las disputas se dirimían a tiros y hoy se tramitan en despachos de tribunales. Todo un progreso. No para la Justicia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?