Rosario Central-San Pablo: con mucho oficio, el equipo paulista se llevó el empate ante un 'canalla' desordenado

Copa Sudamericana Round
  • 0
Rosario Central

Rosario Central

  • 0
São Paulo

São Paulo

(0)
12 de abril de 2018  • 21:30

El oficio de San Pablo, hasta aquí, pesó mas que la falta de experiencia de Rosario Central, en lo que fue el retorno del 'canalla' a las competencias internacionales. El empate sin goles en el Gigante de Arroyito parece darle una luz de ventaja a los dirigidos por el uruguayo Diego Aguirre por su impronta en este cruce.

El primer tiempo fue demasiado lento, friccionado por momentos, -hubo 18 faltas en los primeros 45 minutos-, escasas ideas en ataque y pocas emociones. Solo la expulsión de Caio, que estaba jugando bien hasta allí, por un codazo descalificador sobre Marco Ruben, rompió un poco la monotonía. El árbitro peruano Víctor Carrillo se tomó unos segundos para mostrar la roja. Lo hizo tras verificar el corte en el pómulo del delantero canalla. Pero, en esos diez minutos finales desde la salida de Caio, Central no pudo imponer su juego.

Hasta allí el local no había impuesto condiciones como para traducirlo en gol. Un cabezazo de Ruben que se fue cerca y un tiro libre de Lovera muy bien rechazado por Sidao fueron todas las acciones ofensivas del local.

San Pablo, mejor parado tácticamente que su rival, haciendo ancho el campo y jugando con precisión, tampoco llevó peligro a excepción de una gran llegada de Nené que tapó Jeremías Ledesma.

En el segundo tiempo, San Pablo mostró oficio para enfriar el encuentro y llevarlo a su ritmo. Bien plantado con dos lineas de cuatro, no le dio resquicio al local para ataques punzantes. Y tampoco renunció al ataque. De hecho, Nené metió un tremendo zurdazo en el travesaño cuando la estirada de Ledesma era estéril.

Leo Fernández, el entrenador local, pareció demorar los cambios que recién introdujo sobre los 30 minutos, cuando ingresó Herrera por un agotado Ruben. Tampoco reemplazó a un intrascendente Carrizo que, ya amonestado, cometió una infracción infantil y dejó con diez a su equipo.

San Pablo se llevó un empate merecido porque entendió cómo jugar un cruce difícil, mientras que Central no terminó de aprobar el desafío de rendir en un escalón mas alto que el campeonato local. Lo positivo de los rosarinos fue que no recibieron tantos en contra y tendrán, en teoría, esa ventaja ante un empate con goles en el desquite del 9 de mayo en el Morumbí.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.