Para conseguir una cita a través de esta plataforma, llegan a pagar 85.000 euros

No es una aplicación si no una sofisticada compañía que arregla encuentros cara a cara
No es una aplicación si no una sofisticada compañía que arregla encuentros cara a cara Crédito: Shutterstock
Amanda Jot
(0)
13 de abril de 2018  • 13:17

Habiéndose puesto en evidencia que Facebook filtró datos privados de sus usuarios,, y que como coletazo de la noticia cayera por unas horas su plataforma de citas más famosa, es de esperar que el negocio del romance en línea empiece a precipitarse en picada hacia su abismo. Es hora, seamos honestos. Tinder y sus parientas más cercanas se han convertido ya en un atajo desesperado y desmadrado donde uno en mil concreta sexo casual, ni hablar de encontrar amor. Hartos de las fotos retocadas, de los perfiles falsos y el ghosting, el mercado de los solteros disponibles (cada vez más chico y selectivo) está impulsando el resurgimiento de las viejas y queridas agencias celestinas, ahora rebautizadas matchmakers, que vendría a ser lo mismo. Empresas dedicadas a formar parejas, offline. Vuelve el cara a cara, señores.

Claro, el formato de los contactos en siglo XXI ha cambiado, y mucho, gracias (o culpa) de la tecnología. En los ochenta fueron las reuniones de solas y solos en el living de alguna psicóloga con buena agenda, en los noventa los encuentros a ciegas quedaron en manos de cupidos con oficina y "book" de candidatos. En los 2000 apareció el speed dating e Internet agilizó la búsqueda de pareja mediante los portales pagos y las redes sociales, pero más tarde las apps gratuitas acabaron contaminando los vínculos humanos. Lo nuevo parecen ser las aplicaciones segmentadas, dirigidas a grupos de usuarios con algo en común y capaces de pagar costosas membresía (al estilo de The League, The Inner Circle y Social Concierge , entre otras tantas), y que funcionan como clubes privados donde organizan presentaciones o fiestas cerradas. Pero las agencias tradicionales también se reciclan de la mano de "counselors" o consultores que operan a la antigua, combinando softwares y bases de datos que afinan la afinidad, por hablar con redundancia. Una de las más establecidas en el negocio de la soledad, y que sobrevivió a la polución de los últimos tiempos, es la inglesa Berkeley International f undada por la famosa casamentera Mairead Molloy, considerada una de las mejores "creadoras" de encuentros con fines serios, según dicen.

Pero Berkeley no es para cualquiera sino que se ocupa de matchear gente "exitosa" y con poco tiempo para swipear, pues contrariamente a lo que suponemos, en las altas esferas la tarea es bien difícil si el objetivo es sentar cabeza. La vida y las redes están llenas de caza fortunas y estafadores con ropa de marca. "Somos conocidos a nivel nacional e internacional como una agencia de presentación exclusiva. En el mundo ocupado de hoy, donde el tiempo es esencial, ¿por qué no tomarse el trabajo duro de encontrar a su pareja dejándonos hacer lo que nos caracteriza?" prometen desde la home de la empresa que abrió oficinas en Paris, Londres, Manchester, Cannes, Ginebra, Ámsterdam, Copenhague, Milán, Nueva York, Bruselas y Melbourne. Por supuesto, ni deben imaginar dónde queda Buenos Aires. "Somos exitosos en hacer presentaciones duraderas porque somos como nuestra clientela: lo mejor en lo que hacemos. Conocemos personalmente a todos nuestros miembros, comprendiendo su vida ocupada y sus complejos requisitos. Es este enfoque el que nos distingue. Al llegar a conocerte como un individuo, no solo como un cliente, confiamos en que podemos ayudarte a encontrar a tu alma gemela ideal" aseguran.

Qué tentador. El servicio incluye hacer contacto en el extranjero, lo que despierta cierta sospecha. Hoy es muy finita la frontera entre las citas románticas y la prostitución. Como fuere, conseguir por esta vía una pareja como la gente implica desembolsar entre 25.000 y 85.000 euros y pasar el filtro de una exhaustiva entrevista real. "Este conocimiento y nuestra gran experiencia es lo que nos permitirá presentarte a tu pareja perfecta" asegura Molloy, cuyo club no porque sí creció un 35% en el último año.

Por: Amanda Jot

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.