Peronistas eran todos

Sergio Suppo
Sergio Suppo LA NACION
(0)
15 de abril de 2018  

Los canales de noticias disfrutan las tardes en las que transmiten tormentas en un vaso de agua. El martes pasado, durante horas, reprodujeron los gritos, los forcejeos y las promesas de resistencia a la intervención del peronismo. Una pequeña batalla sin importancia, frente a la sede partidaria, que recién terminó por la noche. La Justicia, una vez más, había intervenido la conducción nacional del PJ. Nada grave, casi una anécdota; el peronismo siempre despreció las formalidades.

Crédito: Alfredo Sabat

El viejo movimiento tiene problemas más serios que una resolución judicial. El tiempo le está jugando en contra de su integración y de su futuro, y le amenaza la subsistencia. El peronismo paga el precio de sus gobiernos. Es más fuerte el reproche que la aprobación; es más consistente la atribución de responsabilidades por los problemas que dejó que el reconocimiento de sus logros. El balance está en rojo. Es una ley vital: tiene tanto pasado que se le achicó el futuro.

No es, sin embargo, un momento inédito para el peronismo. En 1983, perdió su invicto electoral con el radicalismo de Raúl Alfonsín como un reproche a su desastroso raid de violencia y descontrol que desembocó en el golpe militar que derrocó a Isabel Perón. El caos que el peronismo trasladó a toda la sociedad por su enfrentamiento interno, entre 1973 y 1976, quedó oculto, pero no había sido olvidado cuando Alfonsín le ganó a Ítalo Luder, uno de los protagonistas de los días en los que Perón moría y luchaban por sucederlo personajes tan argentinos como Mario Firmenich y José López Rega.

Ese peronismo vivía de los recuerdos de la obra de su fundador, edulcorada por su largo exilio y su regreso para despedirse en el poder. Es una mención repetida pero cierta que en los años 60 muchos hijos de familias antiperonistas se hicieron militantes de alguna fracción del PJ atraídos por la épica de la proscripción.

En cambio, este peronismo padece por su propia herencia y por la aplicación de recetas contrapuestas que ahora le limitan su capacidad de oferta. Si la UCR entró en crisis luego de abandonar antes de tiempo dos veces seguidas sus gobiernos, el peronismo ahora sufre por haberse quedado tanto tiempo disfrutando del poder.

Descontada la gestión de la Alianza, que en esencia fue la continuidad de la convertibilidad dejada por Carlos Menem y Domingo Cavallo, sin traumas, el peronismo pasó de ejecutar un plan de centroderecha al populismo con pretensiones de izquierda. Ese tránsito tan exitoso para dirigentes que nunca dejaron de estar en el poder produce ahora dos consecuencias difíciles de sobrellevar: la división de la clientela electoral y el agotamiento de recetas económicas y políticas. Es así como resulta sencillo encontrar votantes de Menem y del kirchnerismo que en 2015 giraron para votar a Macri. Son hoy minoría los que desde 1983 no votaron nunca al peronismo en alguna de sus variantes.

Aquel "peronistas son todos" que el ingenio de Perón instaló como un retrato político, medio siglo atrás, tal vez deba ser reescrito con otro tiempo verbal. "Eran todos". Todo se gasta. También las certezas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.