Ganadería de precisión: genómica, big data e inteligencia artificial para producir más

Eduardo Herrmann, director ejecutivo de Agropecuaria Cantomi, apunta a trabajar sobre la variabilidad individual de los animales apelando a esas herramientas y otros recursos
Eduardo Herrmann, director ejecutivo de Agropecuaria Cantomi, apunta a trabajar sobre la variabilidad individual de los animales apelando a esas herramientas y otros recursos
Carlos Marin Moreno
(0)
14 de abril de 2018  • 09:50

La agricultura argentina incorporó muchas tecnologías de precisión en los últimos años. El ejemplo más emblemático es el mapa de rendimiento del lote, que permite luego aplicar fertilización y densidad de siembra variables al año siguiente, lo que significa hacer un manejo diferencial por ambientes. Herramientas como estas y otras han permitido aumentar ininterrumpidamente los rendimientos agrícolas y la producción.

En paralelo, la ganadería avanzó en el proceso de intensificación, pero no en igual medida que la agricultura. La cría sigue estancada en sus niveles de producción en el nivel nacional, con 63 por ciento de destete. La invernada pastoril acortó los tiempos de engorde de los novillos , pero simultáneamente redujo el peso de faena. El engorde a corral muestra eficiencias de conversión de 7 a 12 kilos de alimento por kilo de engorde frente a 5,5-6,5 kilos que se obtienen en los Estados Unidos. Entonces, se está lejos de una ganadería de precisión.

"Para acercarnos a ella habrá que incorporar una serie de herramientas", dijo el director ejecutivo de Agropecuaria Cantomi, Eduardo Herrmann. "¿Por qué no empezar a trabajar con conceptos como ambientes novillo o ambientes vaca ? Si los distintos animales difieren en su respuesta productiva, ¿por qué ofrecerles el mismo manejo o los mismos insumos? Si no hacemos agricultura en suelos sin potencial, ¿por qué dejar en nuestros rodeos vacas que no se preñan o que perdieron su ternero?", se interrogó el técnico.

Herrmann administra dos campos de esta empresa que desarrolla un esquema ganadero integral. La cría se desarrolla en el establecimiento La Mercedita, ubicado en el departamento de Hucal, en el sur de la provincia de La Pampa. Desde hace años alcanza índices de procreo superiores al 90% con un manejo muy profesional sobre 5700 hectáreas de monte con flechillas de buena calidad, 1000 hectáreas de campo regular y 700 hectáreas implantadas con pasto llorón. Forma parte del CREA Utracán.

En la empresa observan variaciones individuales en el engorde por temas genéticos y manejo
En la empresa observan variaciones individuales en el engorde por temas genéticos y manejo

En este establecimiento se realiza inseminación artificial a tiempo fijo con semen de toros que aportan facilidad de parto y dan bajo peso al nacer y alto peso al destete. También se destacan por la circunferencia escrotal, la habilidad materna y elevada tasa de crecimiento posdestete.

La recría y el engorde a corral se desarrollan en La Florida, un campo de 2700 hectáreas del partido de Guaminí, con 90 por ciento de suelos con aptitud agrícola, donde se desarrollan cultivos y verdeos de invierno. En el 10 por ciento restante se implantaron pasturas de agropiro y pasto llorón para alimentar a otro rodeo de cría. El establecimiento pertenece al CREA 30 de Agosto-Mari Lauquen.

El destete de ambos campos se recría en los verdeos de invierno de Guaminí, desde 180-200 kilos hasta 270-280. Llegado a ese peso, se seleccionan las mejores vaquillonas para reposición, que continúan en pasturas. El resto, junto con los machos, va al corral de engorde hasta alcanzar el peso de faena.

En busca de la precisión

En 2016, Herrmann identificó 100 machos y 50 hembras para hacer un seguimiento individual del peso, con vistas a conocer el engorde con cada recurso forrajero. Los resultados mostraron una variabilidad que llegó al 100%: hubo animales superiores que duplicaron la performance de los del extremo inferior pese a que la alimentación fue similar.

El comportamiento de la muestra se replicó en toda la población: de 400 terneros destetados, 50 salieron gordos directamente de los verdeos; otros 100 continuaron la recría en pasturas, y 250 fueron al encierre con pesos de inicio de 255 a 300 kilos.

¿Por qué ocurren estas diferencias de peso y de engorde que se traducen en menos alimento consumido por kilo de peso ganado y menos días de encierre? Herrmann tiene hipótesis: a) los animales superiores nacieron antes que el resto porque sus madres fueron más eficientes y se preñaron temprano en la temporada de servicio o fueron producto de la inseminación artificial; b) tuvieron un mejor desarrollo al pie de sus madres, porque estas produjeron más leche o porque su propio mérito genético se lo permitió; c) su desarrollo posterior al destete fue superior debido a que son genéticamente más eficientes; d) como más probable, es que se haya producido una combinación de todos estos factores.

Por otro lado, los animales producidos a partir de esta técnica ganaron de 100 a 150 gramos más por día que los provenientes de servicio natural. "Si se considera un umbral de 1000 gramos de engorde por día en el corral, se observó que el 60 por ciento de los novillos producidos por inseminación artificial se ubicó por encima de aquel, mientras que el 60 por ciento de los novillos provenientes de servicio natural se ubicó por debajo de ese valor", indicó.

Además, en ambas poblaciones se observaron variaciones individuales en el engorde diario de los novillos, que deberán estudiarse. "En un negocio de margen muy finito, estas pequeñas variaciones en términos de eficiencia determinan una diferencia notable en el resultado económico", afirmó Herrmann.

Después de varios años de trabajo, en la empresa administrada por Eduardo Herrmann llegaron a estas conclusiones. En general, los animales más eficientes fueron producidos por vacas que se preñaron temprano en la temporada de servicio y fueron los más pesados al destete.

Si ese animal fuera macho, tendría altas posibilidades de alcanzar una eficiencia de engorde y aprovechamiento del alimento superior a la de aquellos que resultaron de una preñez tardía.

Si se tratara de una hembra con una recría adecuada, seguramente se preñará por primera vez en fecha temprana. Con alimentación correcta, probablemente mantendrá esa condición a lo largo de su vida, cerrando el círculo virtuoso de la producción de animales eficientes.

"Darle otra oportunidad a una vaca que no presenta ternero durante un año da como resultado ejemplares de menor eficiencia de producción. Al no eliminarlos, perpetuamos en nuestros rodeos esa genética desfavorable", alertó el técnico de la empresa.

Decisiones para mejorar el negocio

¿Qué hacer con los animales ineficientes en los establecimientos ganaderos? En la empresa administrada por Eduardo Herrmann directamente se deshacen de ellos. "En nuestro caso, vendemos al destete los terneros de menor desarrollo. También acortamos el servicio para eliminar las vacas cola de parición. Damos 30 días a las vaquillonas de primer servicio y 75 días a las vacas", explicó el técnico.Hacia el futuro, con una mirada más amplia sobre la producción, surgen varios desafíos, según la opinión de Herrmann.

"Si detectamos animales menos eficientes, ¿no deberíamos adoptar un manejo diferencial con ellos que incluya, por ejemplo, usar insumos de menor costo?", se preguntó el especialista.Otro desafío en la línea de la mejora de la producción es identificar los progenitores de cada animal para seleccionar aquellos que producen los ejemplares más eficientes. En ese sentido, se están utilizando marcadores genéticos que determinan, por ejemplo, la eficiencia de conversión de los alimentos en carne. Con esas herramientas se podrían seleccionar, en esta línea de trabajo, terneras que resulten madres de individuos más eficientes para convertir forrajes en proteína animal.

En este contexto, vale recordar que la tasa de crecimiento del rodeo nacional es menor al 1 por ciento anual. Esto limita las posibilidades de aumento de la producción de carne en el país, lo que redundaría en más beneficios para la producción y la expansión de la actividad. "Es hora de mejorar la eficiencia del rodeo y alcanzar los valores que se obtienen en otros países", apuntó el especialista. "Hay que poner el acento en aumentar la cantidad de vientres, pero también en lograr animales más eficientes. La genómica, el big data y la inteligencia artificial, en un contexto de comportamiento innovador, nos pueden ayudar a resolver estas cuestiones", afirma Herrmann luego de los avances que ya lograron en la empresa ganadera con un manejo mucho más eficiente.

Los puntos claves para maximizar el manejo

Fertilidad en la cría

En el campo de cría La Mercedita, en La Pampa, se aplican estrictos criterios para seleccionar los vientres por fertilidad y se eliminan todos los que no logran preñarse en la primera oportunidad. A lo largo de 23 años, este proceder permitió mejorar los indicadores reproductivos de manera significativa.

Sanidad

Las vacas son objeto de un completo calendario sanitario que incluye vacunaciones más o menos tradicionales contra mancha, IVR, antibrucelósica y para prevenir diarreas en los terneros. Reciben vacunas antiabortivas. En los toros se hacen raspajes para eliminar los enfermos con venéreas.

Recría y engorde

En el campo de engorde La Florida los terneros son recriados desde el destete hasta convertirse en novillos. Para terminarlos se encierran en el corral, de donde salen con pesos de venta de 380-400 kilos. La eficiencia de conversión de alimento a carne va de 5-8,8 a 1.

Calidad forrajera

La calidad es monitoreada a lo largo de todos los eslabones. Se asegura una dieta con la relación proteína/energía adecuada para cada categoría con pasturas de alta producción, quemas prescriptas del pastizal natural y complementación con silaje, granos y subproductos, por ejemplo.

Personal

Todo el circuito de la producción ganadera de la empresa Agropecuaria Cantomi fluye a partir de personal comprometido con los objetivos de la compañía y capacitado sobre las tareas por desarrollar y con adecuadas condiciones laborales, según explican en la firma.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.