Justin Baldoni: "Ser un hombre vulnerable te da poder"

Charlamos con Justin Baldoni, creador de #manEnough, sobre el cambio de paradigma.
María Eugenia Castagnino
Carmen Güiraldes
(0)
25 de abril de 2018  • 15:39

Justin Baldoni: Por qué ya no trato de ser lo suficientemente hombre - Fuente: TED

18:31
Video

Ya hablamos sobre él en nuestra nota acerca de Man Enough, la movida que cuestiona los estereotipos masculinos y propone dejar de intentar ser "suficientemente hombre". Ahora charlamos con el creador de este movimiento, Justin Baldoni, actor y cineasta de 34 años, conocido, entre otras cosas, por su papel en la serie Jane The Virgin.

En tu charla TED hablás mucho sobre tu padre. Nos encantaría saber algo sobre tu madre, que seguro también te crió con una mirada distinta…

¡Sí! La razón por la que hablo tanto sobre mi padre es porque esa charla era específica para hombres, y los datos demuestran que el padre del mismo género tiene mayor influencia sobre el niño. Pero yo diría que mi madre es como el centro espiritual de la familia. Me crié en la fe bahá’i, y para ella la madre es la responsable del desarrollo espiritual de los hijos. Mi madre me enseñó antes que nadie sobre equidad, Dios, reglas, leyes... Así que tuve una interesante combinación de una madre fuerte, inteligente, altruista y espiritual y un padre muy abierto, amoroso y bondadoso.

¿Qué te llevó a crear Man Enough ? ¿Cuándo te diste cuenta de que tenías algo para decir?

Nunca hubo un plan. Todo empezó cuando le propuse matrimonio a mi esposa con un video que se hizo muy viral. Yo soy un cineasta, y siempre fantasée con la idea de armar algo mágico para proponerle matrimonio a la mujer que amo. Lo interesante es que nosotros no tuvimos el clásico tipo de romance, nuestra relación nos llevó trabajo, así que hice un video basado en nuestro trayecto, que, básicamente, era yo haciendo todo tipo de cosas para impresionarla y fracasando en el intento. Al principio no íbamos a publicarlo, pero al final lo subimos a la página web de nuestra boda, protegido con un password. Y antes de que nos diéramos cuenta, ¡el video tenía como 2000 vistas! Ahí comenzó mi exploración de la masculinidad, porque la respuesta fue poderosa: las mujeres lo amaron, los hombres lo odiaron, y eso disparó mis porqués.

¿Por qué lo odiaron los hombres?

Probablemente porque yo les parecía más femenino que masculino, hablaba de mis sentimientos, me mostraba perdedor... Supongo que les parecía diferente.

Claro, porque existen muchas formas de ser hombre o mujer...

Sí, creo que fuimos adoctrinados como hombres y mujeres para ser de cierta manera, y eso arranca cuando nuestros padres nos compran algo azul o rosa y sigue cuando nos enseñan a socializar siendo diferentes. El género es producto de la humanidad, creo que se trata de entender que todos somos una mezcla de masculino y femenino.

OHLALÁ! les habla a las mujeres, ¿cuál es tu consejo para nosotras? ¿Cómo podemos ayudar a los hombres a que sigan profundizando en su vulnerabilidad?

Como hombre, no soy quién para darles consejos a ustedes, las mujeres, sobre nada. Pero, por conversaciones que tuve con otros hombres, y también por mensajes que me llegan por las redes, creo que los hombres a veces se sienten “castigados” por ser vulnerables. Algunos se me acercan y me dicen: “Le mostré a mi novia/esposa/cita este costado mío y me rechazó porque pensó que era muy blandito”. Creo que es importante entender que las mujeres también fueron adoctrinadas sobre la forma en que los hombres deberían ser, y estaría bueno que pudieran habilitarlos más a compartir sus sentimientos, porque un hombre es fuerte y poderoso también en la forma en que usa su vulnerabilidad. Me encantaría que ese rasgo fuera visto tan atractivo como la idea de que hay que tener unos abdominales marcados para conquistar chicas.

Tenés un hijo varón y una mujer, ¿cómo los criás? ¿Hay diferencis, coincidencias, ahora que tenés esta conciencia?

Tratamos de ser muy conscientes del lenguaje que usamos con ellos. Maiya tiene dos y medio, y a mí me parece la niña más hermosa que vi jamás, pero tengo que tener cuidado de no decírselo todo el tiempo porque quiero que sepa que también es fuerte, inteligente, poderosa. Por ejemplo, cuando se cae y se raspa la rodilla, no la consentimos especialmente porque es nena: queremos que sienta que puede hacer lo mismo que un varón. Y con el varón pasa lo mismo. Mi hijo es precioso, tiene solo cuatro meses, y como padres lo que queremos transmitirle es el valor de ser abierto, bondadoso, amoroso, igual que lo hacemos con las niñas. Así que para nosotros se trata de ser muy conscientes de no encasillarlos en nada. En definitiva, todo se resume a asegurarnos de que estamos permitiéndoles ser quienes quieren ser, y este es uno de los grandes desafíos de ser padres hoy.

¿Cómo creás experiencias diarias que te fuercen a explorar tu vulnerabilidad?

Viví mi vida de una forma muy estereotípicamente masculina, sin compartir muchas de las cosas con las que estaba lidiando, porque compartir cosas, especialmente con otros hombres, significaba entregar mi poder. Todos queremos ser el macho alfa, todos queremos ser los protectores, los líderes del grupo, todos queremos que las mujeres nos quieran, y en general ellas se sienten atraídas por el tipo fuerte, así que medio que me guardaba todo para adentro. A los 30, cuando me casé, me di cuenta de lo importante que era dejar salir todo eso, y no solo con mi esposa, sino también con otra gente. Y fue entonces cuando empecé a usar Instagram, era una forma de terapia, una práctica de vulnerabilidad. Entonces la gente empezó a decir que yo era más perfecto, y a mí me parecía raro porque yo estaba justo admitiendo mi vulnerabilidad, pero eso me animó a ir más profundo y crear Man Enough. Muchas veces me felicitan por mi coraje, pero para mí no se trata de coraje, sino de honestidad, honestidad con nosotros mismos y con la gente con la que compartimos nuestras vidas.

En Instagram seguilo en @justinbaldoni y en @wearemanenough.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?