Citas online: ¿más siempre es mejor?

Miguel Espeche
(0)
14 de abril de 2018  

Todo indica que el "tengo alguien para presentarte", dicho por amigos o parientes piolas, es más eficaz que andar hurgando por las redes para encontrar al amor de la vida. Quizás también sea más fructífero el acercamiento en el lugar de estudio, en una fiesta, en la plaza del pueblo, en el trabajo o en el curso de fotografía, así, a la vieja usanza. En cambio, lo de las redes sociales destinadas a encontrar pareja, según varias investigaciones, no se ve tan eficaz, y, si bien hay mucho movimiento, al parecer hay más espuma de lo que se creía.

Para el caso vamos a creerle a Jelena Kecmanovic, una psiquiatra norteamericana que recabó información de varias fuentes y la volcó en un artículo titulado "Por qué debería usted preguntarles a sus amigos y parientes para concertar citas", el que apareció en Psychology Today, una conocida publicación dedicada a divulgar temas de salud mental y de psicología en los Estados Unidos. La profesional juntó varias investigaciones y dio números contundentes que dan por tierra con la eficacia de las redes sociales a la hora del encuentro del amor.

Habrá excepciones, seguramente, pero los números indican que, justamente, son excepciones, y no regla, las uniones que perduran en ese territorio. Insistimos: no se trata de encontrar a alguien con quien salir, sino de que esa relación fructifique hacia algún lugar que vaya más allá del "chau, fue muy lindo conocerte".

Los datos son a veces curiosos. Por ejemplo, alguien se tomó el trabajo de investigar que, por ejemplo, la mitad de los 19 millones de mensajes enviados por 400.000 personas en estado de "buscar cita" desde las diferentes redes dedicadas al tema, nunca fueron respondidos. También que solamente el 1,4% de las conversaciones terminaron en un intercambio de teléfonos, lo que permite inferir que es mínimo el número de interacciones que terminan en un encuentro cara a cara. Eso si no se tiene en cuenta que el 57% de los varones y el 23% de las mujeres que ubican sus coordenadas en ese tipo de redes, nunca reciben un mensaje de parte de alguien.

Dice también la profesional que, en la búsqueda de citas por Internet, más no es mejor. La idea de que hay una gigantesca oferta no genera algo bueno, sino que suscita angustia en el "consumidor". Sucede que esa enorme cantidad de alternativas propicia una gran ansiedad, así como la falsa idea de que hay siempre algo mejor cerca (que se va a perder si se opta por una persona en particular). Los números indican que por esa causa hay menos capacidad de compromiso y, por lo tanto, un deslizarse de cita a cita, sin profundizar en algo. La observación también indica que, tras el período de novedad, las citas online pasan a ser todas parecidas. El ánimo de cacería a veces toma la posta y el clima no suele ser el propicio para la apertura y la intimidad que todo amor genuino requiere. En esa línea siempre es bueno recordar que la sexualidad, planteada como se plantea muchas veces en estos días, no siempre es intimidad, sino todo lo contrario.

Tal vez un camino sea ampliar el menú de opciones a la hora de buscar relaciones significativas. El juego sigue ocurriendo en la cancha de la vida, y, si bien la red es una opción válida, nada como la "realidad real" para encontrar aquello que se busca a la hora de generar una sintonía que perdure en el tiempo.

El autor es psicólogo y psicoterapeuta @MiguelEspeche

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.