A juicio por traficar 900 kilos de cocaína

El fiscal Luciani presentó la acusación contra una red narco
(0)
14 de abril de 2018  

Tras el decomiso de más de 900 kilos de droga, una veintena de autos, cerca de $1.300.000 y armas de fuego, fueron imputados 17 miembros de una organización criminal por la tenencia y comercialización de estupefacientes, agravado por la asociación ilícita. Ese grupo enfrenta en estos días un juicio, la culminación de una investigación que comenzó en 2014 y que dio lugar a los operativos Lagarto Blanco, Brujas a Blancas y Mudanza Blanca del Ministerio de Seguridad de la Nación, pudiendo así desarticular una cadena delictiva que comenzaba en Bolivia, pasaba por Salta y llegaba hasta Buenos Aires.

Luego de un gran número de intervenciones y tareas de inteligencia, los investigadores detallaron que la banda ingresaba la droga desde Bolivia a Orán, en la provincia de Salta, donde la acopiaban en galpones y luego la trasladaban en camionetas de alta gama a la provincia de Buenos Aires. Allí era nuevamente almacenada y distribuida en menores proporciones a distintos revendedores, quienes a su vez la fraccionaban y distribuían a quienes se dedicaban a comercializarla.

El líder de la banda sería un ciudadano boliviano identificado como Antonio Castillo, sobre el que pesa un pedido de captura internacional del juez Ariel Lijo. La droga provenía de Bolivia, pero una vez en la Argentina, Elsa Flores, esposa de Castillo, era quien -según la Justicia- se encargaba de supervisar su recorrido hasta los inmuebles usados para guardarla.

El fiscal de juicio, Diego Luciani, buscará las condenas de los 17 imputados en un juicio que continuará, por lo menos, hasta el próximo mes.

Durante el último de los tres grandes operativos, el denominado Mudanza Blanca, se detectó que la organización de Castillo había usado una camioneta con doble fondo -que simulaba ser utilizada para una mudanza- para entrar en el país un cargamento de 372 ladrillos de cocaína. Lo hicieron por un paso fronterizo ubicado en Salta, cruzando el país por tierra, y finalmente fueron sorprendidos en el partido bonaerense de Lomas de Zamora.

Una de las particularidades de esta banda criminal estuvo vinculada con el uso de un "brujo" para determinar, según el humor predictivo de esa persona, el momento "adecuado" para transportar un cargamento de droga.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.