Crece la disputa diplomática en la cumbre de Lima por la crisis en Venezuela

Vizcarra recibió ayer a su par chileno, Sebastián Piñera, otro crítico de Maduro
Vizcarra recibió ayer a su par chileno, Sebastián Piñera, otro crítico de Maduro Fuente: AFP
Los líderes regionales no llegaron todavía a un acuerdo sobre las medidas a tomar o sobre las presidenciales de mayo,Bajada sin etiqueta para recuadros
Daniel Lozano
(0)
14 de abril de 2018  

LIMA.- La ausencia de los enemigos acérrimos y de los aliados inseparables no impide que la VIII Cumbre de las Américas, que comenzó ayer en Lima, viva una puja final entre países. Con los faltazos ya conocidos de Donald Trump y Nicolás Maduro, sumado a última hora el de Raúl Castro, Venezuela se cruzó en el camino de los presentes. Como casi siempre.

El trabajo diplomático previo avanzó la llamada "Declaración de Lima: gobernabilidad democrática frente a la corrupción", a falta solo del visto bueno de los presidentes. Pero una buena parte de los presentes, que considera el derrumbe venezolano como una cuestión tan regional como primordial, buscaba una fórmula de consenso para incluir su condena a las elecciones presidenciales de mayo. Desde una declaración más suave, pero contundente, de "comicios que carecen de legitimidad y credibilidad", hasta la más severa, que desconoce directamente su resultado final.

"Es mentira que sean unas elecciones democráticas", aseguró Carlos Trujillo, representante de Estados Unidos ante la OEA, quien añadió que tampoco deben ser reconocidas por el resto del continente. Nada más llegar a Lima, el vicepresidente norteamericano, Mike Pence, se reunió con un grupo de dirigentes opositores, como si quisiera recuperar el tiempo perdido por Trump.

"Nuestro mensaje buscará unir a nuestros aliados para afrontar esta crisis humanitaria, pero también traemos un llamado para más sanciones, más aislamiento y más presión diplomática, empezando en nuestro continente pero también en el resto del mundo, para reconocer que Venezuela es una dictadura", subrayó Pence, que anunció una ayuda de 16 millones de dólares para los venezolanos emigrados a Colombia.

"El vicepresidente nos anunció que seguirán ejerciendo presión sobre el régimen de Maduro para lograr la libertad de los presos políticos y la de toda Venezuela", confirmó el exalcalde David Smolansky, presente en la reunión.

La agenda opositora contiene tres puntos básicos, comenzando por el rechazo a las elecciones presidenciales del mes que viene, que son desconocidas por el Grupo de Lima casi desde que se convocaron. "El 20-M es un fraude que solo busca consolidar un régimen totalitario", comentó a LA NACION Smolansky, hoy exiliado en Estados Unidos. "No es una elección, es una patada a la democracia y al pueblo venezolano", secundó Julio Borges, expresidente de la Asamblea Nacional, también presente en el encuentro.

Elecciones condicionadas

El dirigente de Voluntad Popular resumió los factores que hoy condicionan los comicios: un Consejo Nacional Electoral chavista, los principales líderes presos o inhabilitados, la mayoría de los partidos opositores ilegalizada, sin observación internacional, con la Asamblea Constituyente desconocida por medio mundo y con casi dos millones de venezolanos en el exterior a los que no se les permite votar.

"También queremos más sanciones con nombre y apellido porque esas sanciones no van contra el pueblo", añadió el diputado Williams Dávila. Hasta ahora, al margen de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, América Latina no ha estrenado la fórmula de las sanciones, con la excepción de Panamá.

El país centroamericano, miembro activo del Grupo de Lima, debutó en Semana Santa castigando a 55 dirigentes revolucionarios, incluidos Maduro y su número dos, Diosdado Cabello. La respuesta de Caracas, incluida la suspensión de los vuelos de Copa, aumentó el aislamiento de Venezuela, que solo cuenta con un puñado de compañías y unos pocos aviones para viajar fuera del país.

El tercer objetivo opositor es la "apertura de un canal humanitario", insistió el parlamentario Winston Flores, también presente en Lima, algo a lo que el chavismo se niega con la excusa de que se trataría de una invasión militar.

Sobre el otro gran tema, la corrupción, el texto consensuado contiene acciones para luchar contra el mal que corroe al continente, incluso avanza en la participación de la sociedad civil para fiscalizar la gestión gubernamental y el financiamiento de los partidos políticos. Luis Almagro, secretario general de la OEA, cifró en más de 40 las recomendaciones que espera que "los países las asimilen inmediatamente y las transformen en obligatorias".

Almagro apuesta por ampliar la cooperación internacional entre jueces y fiscales y dotar de recursos adicionales al Mecanismo Anticorrupción de la OEA, cuyo vocero será el fiscal brasileño Luiz Antonio Guimaraes Marrey.

Los países de la región, divididos por sus posiciones ante el gobierno de Caracas

  • Brasil

El presidente Michel Temer hizo un cambio radical con respecto al gobierno de Dilma y pasó de la complacencia a la crítica. "Estamos en un enfrentamiento diplomático", afirmó

  • Colombia

Para el presidente Juan Manuel Santos, cuyo país afronta una oleada de migrantes venezolanos, el chavismo es "un régimen dictatorial" y "una revolución fracasada"

  • Perú

Recién nombrado presidente en reemplazo de Pedro Pablo Kuczynski, Martín Vizcarra mantuvo sin dudarlo el veto al viaje de Maduro a la Cumbre de las Américas

  • Ecuador

El presidente Lenín Moreno rompió con su antecesor Rafael Correa al criticar la violencia ejercida contra los opositores y "la cantidad de presos políticos" del chavismo

  • Cuba

El gobierno cubano ha sido el aliado más estrecho del chavismo desde su llegada al poder. Raúl Castro dice que en Venezuela "se libra la batalla decisiva" por la soberanía regional

  • Bolivia

El gobierno de Evo Morales fue de los primeros en sumarse al ALBA, la alianza regional bolivariana. "Tenemos que ser solidarios con Venezuela", dijo Evo sobre el chavismo

  • Nicaragua

Para el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, otro admirador del modelo chavista, el régimen "está librando una batalla por la paz y el bienestar de los pueblos de América"

  • Argentina

El Gobierno ha cuestionado la debilidad democrática y las violaciones a los derechos humanos en Venezuela. Según Mauricio Macri, "Maduro ha tomado el pelo a toda la región"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.