Godoy Cruz-Temperley, Superliga: el local goleó, se acercó a Boca y mandó a su rival al descenso

14 de abril de 2018  • 13:15
Morro García volvió a anotar para Godoy Cruz, escolta de Boca Fuente: LA NACION Crédito: Marcelo Aguilar

MENDOZA.- Godoy Cruz, único escolta de Boca, goleó 3-0 a Temperley, un resultado que tuvo una doble consecuencia: los mendocinos se acercaron a cuatro puntos del líder de la Superliga (visita mañana a Independiente) y el equipo del sur del Gran Buenos Aires descendió a la B Nacional.

Los goles del Tomba los marcaron Agustín Verdugo (35'), y Santiago García (52' y 59'). El delantero uruguayo, con 13 tantos, es el goleador del campeonato. Godoy Cruz, en su carrera hacia la Copa Libertadores 2019, se permite soñar con pelearle el título a Boca.

El gol de Verdugo

Con su mejor racha de la temporada a cuestas, los mendocinos cerrarán la Superliga ante Banfield (V), San Martín de San Juan (L), Argentinos Juniors (V) y Tigre (L); mientras que Boca, una vez sorteado su compromiso en Avellaneda, tendrá que jugar ante Newell's Old Boys (L), Gimnasia y Esgrima La Plata (V), Unión de Santa Fe (L) y Huracán (V).

La victoria de hoy ante el desahuciado Temperley no tuvo el brillo de la anterior goleada ante San Lorenzo (5-0) en el Nuevo Gasómetro pero se concretó sin mayores dificultades en base la mayor jerarquía del equipo tombino.

El primer gol de García

La visita había logrado controlar a su rival en el juego en base al despliegue de Federico Fattori y Adrián Arregui en la mitad de la cancha, pero una jugada fortuita en favor del local le imprimió al partido un rumbo definitivo.

Sucedió a los 34 minutos cuando Verdugo lanzó un centro con zurda desde la derecha, que tomó contacto con la red luego de atravesar el área ante la mirada de delanteros, defensores y el propio arquero Josué Ayala.

La ventaja le dio a Godoy Cruz mucha comodidad para manejar las acciones del juego y expuso toda la impotencia de Temperley en una situación terminal desde lo deportivo.

Antes del primer cuarto de hora del segundo tiempo, el marcador que expresaba una goleada. Dos apariciones certeras del implacable "Morro" García, que venía de un doblete ante San Lorenzo, sentenciaron la suerte del "Gasolero".

El segundo gol de García

Así despidió el público al goleador

Final para la aventura de Temperley en Primera

(Télam).- Temperley clausuró hoy su tercer ciclo en la Primera División, al sufrir un descenso que ya tenía asumido por su magra campaña en una Superliga que transita el camino de la normalización en su número de participantes.

La goleada sufrida ante Godoy Cruz (0-3) en Mendoza significó la bajada de martillo para un equipo que pasó tres años y medio en la máxima categoría con una pena constante por el promedio debido a disponer de uno de los presupuestos más bajos.

La palabra de Esmerado, el DT

El "Gasolero" aterrizó en Primera a fines de un 2014 soñado por la seguidilla de dos ascensos desde la Primera B Metropolitana y la B Nacional.

De la mano de Ricardo Rezza, accedió a la segunda división a mediados de ese año y en apenas un semestre hizo un salto al fútbol grande, beneficiado por el último gran disparate del fútbol argentino: ampliar su liga principal al inédito cupo de 30 equipos.

Claro que esa proeza, impensada por todos a comienzos de aquel año, tuvo que sostenerla con una absoluta austeridad para conformar un plantel siempre liderado por el "Tongas" Gastón Aguirre y "Tiki Tiki" Leonardo Di Lorenzo, dos referentes desde los tiempos de la B Metro.

Hasta hoy, en todas sus temporadas anteriores en Primera, Temperley había escapado del descenso por un punto en la última fecha.

La más recordada fue la del año pasado cuando logró remontar una considerable desventaja conducido por Gustavo Álvarez. En la fecha final del torneo, logró un empate con Vélez en Liniers y resopló por la goleada sufrida por Aldosivi ante Olimpo en Mar del Plata.

Rezza, Carlos Mayor, Álvarez y Gastón Esmerado, el actual, fueron sus técnicos en esta travesía, que también demandó un cambio de timón institucional después de que Hernán Lewin renunciara a la presidencia a fines de 2016 por los aprietes de la barra.

El club también tuvo una alta exposición cuando el futbolista Alexis Zárate, por entonces integrante del plantel, fue condenado a seis años y medio de prisión por un abuso sexual cometido en su época en Independiente.