Suscriptor digital

ARA San Juan: cómo es la vida de las familias que aún van todos los días a la base de Mar del Plata

Familiares de los submarinistas reunidos en la base naval, en noviembre de 2017
Familiares de los submarinistas reunidos en la base naval, en noviembre de 2017 Fuente: Reuters - Crédito: Marcos Brindicci
José María Costa
(0)
14 de abril de 2018  • 18:30

"Voy todas las mañanas a las 10 para escuchar el parte diario. Vuelvo a mi casa a preparar al nene que va a la escuela al mediodía, lo dejo y vuelvo a la base de Mar del Plata. A las 5 salgo corriendo a retirar al nene del colegio y volvemos juntos a la base hasta las 11 de la noche". Así describe su rutina diaria Andrea Merelles, la esposa de Ricardo Gabriel Alfaro Rodríguez, suboficial segundo a cargo de la cocina del ARA San Juan y uno de los 44 tripulantes que estaba en el submarino que desapareció hace 5 meses.

Tras 151 días sin rastros de la embarcación de la Armada Argentina, algunas de las familias permanecen a diario en la base de Mar del Plata, el lugar a donde debía volver el ARA San Juan y que se transformó en el epicentro durante las primeras semanas de búsqueda del submarino.

Según pudo saber LA NACION, la presencia es constante y cada noche al menos dos familiares acampan en la Cámara de Oficiales, a donde llevan colchones o intentan dormir en sillones. Pero el descanso es corto, porque la noche pasa entre charlas en las que buscan encontrar respuestas a la desaparición del ARA San Juan.

Las fotos de Celso Oscar Vallejo se ven entre los múltiples afiches y homenajes que se ven en las rejas de la base naval
Las fotos de Celso Oscar Vallejo se ven entre los múltiples afiches y homenajes que se ven en las rejas de la base naval Fuente: AP

" Yo soy una de las que duerme en la base desde el primer día. Después de que nos informaron de la implosión - cuando recién iban 8 días de búsqueda- ellos creyeron que cada uno se iba a ir a su casa y llorar solos. Nunca pensaron que iba a pasar lo que pasó. Yo estoy todo el día en la base con mi hijo. Nunca dejé de ir y, cuando puedo, me quedo a dormir", aseguró Merelles y detalló: "Las que se quedaron el viernes a la noche, por ejemplo, se acostaron como a las 5 de la mañana. Otras veces nos quedamos hasta las 2 o 3 de la mañana hablando, tomamos mate, charlamos, nos contemos".

La rutina diaria de los familiares incluye, además de los residentes de Mar del Plata que duermen en la Cámara de Oficiales, a los que son del interior del país que están que están alojados en el hotel Antártida, que pertenece al gremio de la Armada. Allí tienen pensión completa.

La vigilia de los familiares que pernoctan en la Base Naval

00:55
Video

"Durante el día, van a escuchar el parte y se quedan haciendo el acompañamiento. Son en promedio unas 10 personas. De estos, la mayoría está viviendo en el hotel. En total en el Antártida están viviendo 20 personas que son familias del interior de la provincia de Buenos Aires, Santiago del Estero, Tucumán, Salta y Jujuy", contó a LA NACION una fuente de la cúpula de la Armada.

El mismo funcionario detalló que "siempre hay dos suboficiales submarinistas del comando de la fuerza de submarino. Están 24 horas todos los días, se van turnando cada 6 horas para acompañar, estar con las familias y responder dudas que puedan surgir".

La información fue confirmada por la esposa de Alfaro Rodríguez: " Ellos están por si nos descomponemos o nos pasa algo. Si es uno que tiene onda con nosotros, toma mate, se acerca, charla. Algunos, que nos les interesa hacer la guardia, se alejan. Los que realmente son compañeros de mi esposo se acercan y comparten".

"Una forma de ejercer presión"

Ante la consulta de por qué siguen en forma continua en la Base, Merelles explicó: "Es para ejercer presión. Creemos que haciendo esto vamos a lograr que nos digan la verdad de lo que realmente pasó. No se imaginaron nunca que íbamos a hacer esto".

"Yo calculo que cuando se cumplan los 6 meses - el 15 de mayo- nos van a decir que nos vayamos, pero yo no me voy a ir hasta que no me traigan a mi esposo o encuentren el submarino, no me voy a ir de la Base. Pasen seis meses, un año, dos o tres, hasta que no nos digan la verdad, no nos vamos a ir. Ellos ocultan algo. El daño psicológico que nos hicieron, es muy grande", se quejó la mujer.

Un familiar reza en la entrada de la base naval
Un familiar reza en la entrada de la base naval Fuente: Reuters - Crédito: Marcos Brindicci

" Son días muy difíciles, sobre todo, porque no tenemos ninguna respuesta. A esta altura, ya creemos todo. Hasta que fueron los ingleses. Como me dijo mi esposo en la navegación de julio, que fueron perseguidos por un submarino nuclear", recordó Merelles y detalló: "Mi hijo no quiere hacer las tareas de la escuela porque está esperando a su papá. No le puedo explicar a mi hijo, porque ni yo sé la verdad. Eso es lo que más me duele. Cómo le puedo decir algo, si yo no lo sé. No tengo la verdad de nada. Todo lo que tenemos son conjeturas".

La mujer también contradijo, en parte, la información difundida el viernes por la Armada respecto de los subsidios y contención a los familiares de los 44 tripulantes: "Acá seguimos esperando. Nadie sabe lo que estamos pasando. No hemos recibido ayuda. Yo cobro el sueldo de mi esposo nada más. Ningún psicólogo vino a mi casa. Vinieron del Ministerio de Desarrollo Social, pero solo quedó en promesas", señaló. Y añadió: "Lo mismo que con las becas. El colegio a mis hijos se lo pago yo, como puedo. Lo mismo pasa con el alquiler de mi casa. Mi marido trabajaba haciendo changas de flete. No solo vivíamos de su sueldo. Tengo adjudicado un crédito de las FFAA, pero dicen que no me lo van a dar antes del 15 de mayo que se cumplen los seis meses. No sé qué vamos a hacer después de esa fecha si no los encuentran. No sé qué pasará con nuestras vidas".

Base Naval de Mar del Plata
Base Naval de Mar del Plata Fuente: Archivo - Crédito: Mauro V. Rizzi

"Hace 5 meses que no almuerzo en mi casa con mis hijos. Tampoco cenamos juntos en casa. Todo lo hacemos en la base. No hay ni un domingo que lo pasemos juntos en familia como antes. Mi vida cambió porque, prácticamente, estamos todo el día en la base", concluyó la mujer.

Aguad ante la bicameral y acompañado

Desde el viernes, Andrea está junto a su suegra Luisa que vino desde San Juan a Mar del Plata para la misa que se hará en honor a los 44 tripulantes del submarino. La madre del cocinero le contó a LA NACION que también estará presente mañana en la reunión de la comisión bicameral del Congreso que investiga la desaparición y que recibirá al ministro de Defensa, Oscar Aguad .

"Es una forma de estar presionando. Ellos pensaron que la desaparición del submarino iba a quedar en la nada. Nosotros seguimos en lucha permanente. Queremos saber qué pasó, queremos encontrar el submarino para que se recojan las pruebas y saber la verdad", pidió Luisa.

Marcha del 15 de marzo de 2018, a 4 meses de la desaparición del submarino
Marcha del 15 de marzo de 2018, a 4 meses de la desaparición del submarino Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi

En tanto, LA NACION pudo saber que Aguad concurrirá mañana a las 15 al encuentro con los parlamentarios, acompañado con varios integrantes de la Armada. Entre los que formarán parte de la comitiva están en actual titular de la fuerza, el vicealmirante José Luis Villán, el vocero de la Armada, capitán Enrique Balbi y otros oficiales (que pueden ser submarinistas o no) que, de alguna manera directa o indirecta, pueden haber estado relacionados con la búsqueda del ARA San Juan.

Según explicaron, no está decidida la participación durante la reunión de ninguno de ellos. Pero estarían presentes por si, eventualmente, es necesario evacuar alguna pregunta técnica o muy precisa que escape al conocimiento de Aguad y que pueden llegar a contestar los especialistas en cada área. Todo esto está supeditado a que los integrantes de la Comisión lo autoricen. Eso se sabrá recién mañana, cuando comience la reunión.

El mar que pasó de amigo a enemigo

Silvina es hermana de Eliana Krawczyk, la única integrante mujer entre los 44 tripulantes del ARA San Juan y, ambas comparten la pasión por el mar. Mientras una eligió la carrera militar, la otra optó por la marina mercante.

"El día que pasó lo de mi hermana yo estaba embarcada. Me bajé, dejé de navegar y ahora trabajo en tierra", contó Silvia, y agregó: "Me iba a ir al exterior en un barco petrolero. Me bajé, me fui a Mar del Plata y recién el primero de marzo volví a trabajar en la empresa que navegaba pero en el departamento técnico".

Sobre su familia contó que tanto su padre como sus dos hermanos y sobrinas están en Misiones y que tratan de que el hombre no siga el minuto a minuto de lo que surge én los medios. " Mi papá está como aislado. Si pasa algo, le avisamos y le decimos que no atienda el teléfono. Le tenemos como restringida la televisión y la radio", contó Silvina. "Él todas las mañanas reza el rosario", detalló.

"Mis sobrinitas están tratando de hacer su vida de nena, de criaturas. Ellas dicen siempre que si esto se alarga, cuando sean grandes, van a tomar la posta y van a encontrar la verdad", contó la joven que vive en Tigre y es licenciada en planta propulsoras marinas.

Silvina, al igual que el resto de las familias pide saber la verdad: "Confío en que se tomará la decisión de buscarlos. Se está prolongando un poco, pero confío en que el Gobierno tomará la decisión de contratar la empresa privada para que los busque. Respeto a la Armada, puede ser que haya adentro dos o tres personas que se equivocaran, pero creo que en la institución predomina el honor".

"Encontrar el submarino y que se sepa la verdad. Si hubo una falla técnica, que se vaya para atrás en la cadena de responsabilidades, pero que se deje de especular. Los ingleses a mi hermana no la hundieron, no la bajaron, ni a ella ni a sus 43 amigos de viaje. En el caso del boyarín que salió hace un tiempo, no pertenecía al submarino", resumió sobre algunas de las versiones que circularon en torno a qué pasó con el submarino.

"Para mí la Armada no los abandonó. El hombre de mar no abandona a un hombre de mar en peligro. Yo navego hace 7 años, se lo que es un hombre de mar en peligro. La Armada no los abandonó, los ingleses no la hundieron. Quiero que se llegue a la verdad. Se los busque, se los encuentre y se llegue a la verdad", señaló.

Para cerrar explicó por qué decidió no embarcarse más desde el 15 de noviembre pasado: " Quiero estar cerca de esto. Embarcarme, irme 45 o 60 días, es como estar lejos de la situación. No es por temor. Yo siembre le decía a Eliana que teníamos ese mar amigo que nos unía, pero hoy parece el enemigo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?