Suscriptor digital

Super Rugby. Jaguares también tiene razones para creer: determinación y convencimiento

Bautista Ezcurra apoya el try de la victoria en Melbourne para Jaguares
Bautista Ezcurra apoya el try de la victoria en Melbourne para Jaguares Crédito: Prensa Jaguares
Alejo Miranda
(0)
15 de abril de 2018  • 00:00

De entre las virtudes que ostenta Jaguares esta temporada, la más destacable es el convencimiento. Las palabras que esgrimió Mario Ledesma en enero de a poco van cobrando forma. "Si lo que ve la gente se parece a lo que pretendemos, vamos a estar bien parados", decía. Este equipo sabe a lo que juega. Cuando esa convicción se conjuga con determinación, se producen triunfos como el de ayer.

Jaguares debió sortear incontables adversidades, entre complicaciones logísticas en la previa y la presión a la que lo sometieron el rival y sus propios errores en el primer tiempo, pero tuvo la capacidad de corregir las falencias, se mantuvo fiel a su idea y, con ímpetu y concentración, derrotó 25-22 a Melbourne Rebels.

Un triunfo que alimenta la confianza de Jaguares y debería traccionar como catalizador para la segunda mitad del Súper Rugby 2018. Disputadas 8 de las 16 fechas, el récord de tres victorias contra cinco derrotas no termina de reflejar el crecimiento de Jaguares, en parte por el poderío de la mayoría de los rivales a los que enfrentó y también por su propia incapacidad para resolver situaciones cruciales.

El equipo necesitaba algo así, nos faltaba dar una muestra de carácter. El triunfo es muy importante, es el inicio de la gira. Arrancar ganando es otra cosa
Martín Landajo

En la madrugada de ayer, en Melbourne, en el primer partido de la gira más demandante de la campaña, Jaguares dio un nuevo paso al frente al resolver el duelo con autoridad, imponiendo condiciones tanto en ataque como en defensa en el segundo tiempo.

Luego de un inicio irregular, en el que desperdició seis ocasiones claras de anotar y permitió tres tries prácticamente de primera fase, una característica de Rebels, dueño de una de los mejores ofensivas del certamen y que llegaba como líder de la conferencia australiana. Así se encontró en desventaja 19-6, pero supo recomponerse y en 30 minutos dio vuelta el partido con una admirable templanza. Defendió con solidez y agresividad, atacó con criterio y voracidad.

El try de la victoria, obra de Bautista Ezcurra, llegó a seis minutos del final. En el epílogo, debió soportar el embate de los locales y dos veces se mantuvo firme. Primero para neutralizar un avance de 35 fases en 3m41s y luego, en un penal que podría haber significado el empate pero Rebels eligió jugar, para empujar en el scrum, complicar la salida y recuperar la pelota.

Y esto sin contar las complicaciones previas. El vuelo suspendido, el entrenamiento en la escala de Chile, la llegada dos días antes del partido sin tiempo de adaptarse al cambio de huso horario (hay 13 horas de diferencia con Australia), el embotellamiento que provocó que los jugadores llegaran caminando y sobre la hora al AAMI Park. Por donde se la mire, una muestra de carácter.

Para destacar, también, el hecho de que por primera vez Ledesma empezó a rotar el equipo e introdujo cinco cambios. La larga temporada, en la que los Pumas son prioridad, así lo demanda. Moyano respondió en gran forma siendo la figura, incluido un try monumental en el que, apretado contra el touch, como una topadora se llevó puestos a tres rivales para aterrizar en el in-goal. Fue positivo el ingreso de Senatore, que casi no había visto acción en la temporada, tapando un despeje del rival y propiciando el try de la victoria, apoyado por Bautista Ezcurra, otro que entró desde el banco. Descomunal Matera y Kremer en el contacto, lúcida la actuación de Nicolás Sánchez.

El equipo de Ledesma parece haber encontrado un piso de rendimiento y los momentos de desconcierto, una constante en las dos temporadas anteriores, se hacen cada vez más breves y espaciados. De la primera fecha a hoy, el equipo creció enormemente en defensa, scrum y conservación de la pelota. Y si se lo compara con temporadas anteriores, no es más aquel que indefectiblemente se caía en los cierres de los partidos. El mayor progreso, entonces, radica en la parte mental. Determinación y convencimiento.

Todavía con mucho por mejorar, como tomar mejores decisiones en los últimos metros y enderezar el line-out. "El equipo necesitaba algo así, nos faltaba dar una muestra de carácter. Ganamos porque tuvimos más ganas que Rebels. El triunfo es muy importante, es el inicio de la gira. No vamos a aflojar, arrancar ganando es otra cosa", dijo Landajo.

El éxito ante Rebels, el tercero consecutivo en Australia aunque el primero en la gira de mitad de temporada tras siete derrotas, debe tomarse como una nueva plataforma de despegue. La vara está ahora un poco más alta. El próximo compromiso será el domingo en Canberra, ante Brumbies, un rival exigente pero factible. Capitalizar el envión anímico será clave para reencauzar la temporada y, por qué no, empezar a mirar de reojo la tabla de posiciones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?