Vittorio Taviani: una figura esencial de la época dorada del cine italiano

Fuente: LA NACION
(0)
16 de abril de 2018  

El cineasta italiano Vittorio Taviani, creador de numerosas películas legendarias junto a su hermano Paolo, como Padre Padrone (1977) o César debe morir (2012), murió a los 88 años tras una larga enfermedad en Roma, informó ayer su hija Giovanna.

Incluso a edad avanzada ambos hermanos continuaron trabajando juntos, y el año pasado llegó a los cines italianos el último film que hicieron en tándem, Una questione privata. "Tenemos diferentes personalidades, pero la misma naturaleza. Nuestras decisiones en la vida y en el arte son las mismas", dijo Vittorio cierta vez sobre su relación con Paolo, de 86 años.

La colaboración entre ambos se consideraba una simbiosis perfecta e incluso físicamente era difícil distinguirlos. Mientras que Paolo era algo extravagante y egocéntrico, Vittorio era descripto a menudo como su prudente contrapartida.

Cada proyecto lo creaban a cuatro manos inspirados por historias que leían en los diarios o argumentos que salían en sus largas conversaciones, pero a la hora de llevarlo a la práctica se dividían las escenas para dirigirlas. "Mientras uno rueda, el otro se calla" era su fórmula maestra.

Padre Padrone fue una de sus obras insignia. Cuenta la historia de un joven pastor que se rebela contra el despotismo de su padre que no le permitía asistir a la escuela en la Cerdeña de los años 40. Con ella les llegó la Palma de Oro del Festival de Cannes y el éxito internacional. Primero encontraron el relato en un diario local y después leyeron el libro autobiográfico de Gavino Ledda, que finalmente se había formado de manera autodidacta y había conseguido ir a la universidad. Cuando se conoció la noticia de la muerte de Vittorio en Roma, Ledda recordó su faceta humana. "Poco después de que se estrenara la película en Roma yo me encontré mal y lo llamé. Él y Paolo fueron inmediatamente a mi hotel y llevaron a un médico; estuvo conmigo hasta que me recuperé. En este detalle insignificante están toda la humanidad y el altruismo de Vittorio".

Las condolencias y los mensajes de recuerdo desde todos los ámbitos no cesaron durante todo el día. El presidente de la república, Sergio Mattarella, también evocó el lado "generoso, reservado y afable" del cineasta, y destacó la "fecunda asociación, humana y artística, que junto a su hermano Paolo ha producido obras maestras inolvidables, en las que una suma estilística de extremo refinamiento y de alta poesía siempre se ha conjugado con un fuerte sentimiento de pasión civil".

Los hermanos crearon un universo propio fácil de reconocer con una narración lúcida e hilada escrupulosamente. A finales de los 60 comenzaron a destacar por su capacidad para llevar a la gran pantalla temas cargados de compromiso social y denuncia política, cuidando la forma, con un relato poético y literario.

Los maestros Taviani empezaron en el cine cuando todavía vivían los Lumière y después de más de medio siglo estos titanes del cine italiano aún seguían demostrando su pulso para conquistar al público y a la crítica. En 2012, tras algunos altibajos volvieron al camino de la gloria internacional con César debe morir, que Vittorio firmó con 83 años y con la que se llevaron el Oso de Oro en Berlín. En la cinta cuentan la singular y compasiva historia de los reclusos de la cárcel romana de Rebibbia, muchos de ellos antiguos sicarios de la mafia, mientras preparan la puesta en escena de la obra Julio César, de Shakespeare.

Vittorio nació en 1929, dos años antes que su hermano, en la localidad toscana de San Miniato, en la provincia de Pisa, donde fue a la universidad junto a su siempre inseparable Paolo -Marcello Mastroianni, a quien dirigieron en Allonsanfan en 1974, se refería a ellos como si fueran uno solo, "Paolovittorio"-, para estudiar Derecho. Hijos de un abogado antifascista, ambos abandonaron las clases para dedicarse íntegramente al cine. Siempre apegados al terruño, su primer proyecto fue, precisamente, el cortometraje San Miniato, luglio 44', en el que cuentan la masacre cometida por los nazis en el pueblo durante la Segunda Guerra Mundial. Después de dirigir varios documentales llevaron a la gran pantalla, junto a Valentino Orfini, Un uomo da bruciare, en 1962, basado en la historia de un sindicalista asesinado por la mafia, Valentino Orfini. Película con gran trasfondo moral que ganó el premio de la crítica en la Mostra de Venecia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.