Rescatan a los autores del mejor tema de la historia

Se reedita la obra de Stealers Wheel, los favoritos de Tarantino
(0)
16 de abril de 2018  

MADRID.- Quentin Tarantino es eterno candidato a las listas de cineastas controvertidos, pero ningún melómano le reprochará que desempolvase "Stuck in the Middle With You", un clásico de 1972, como uno de los temas centrales para Tardes de perros. Aquella pieza adictiva ("la mejor canción de todos los tiempos", según Paul Simon) había sido definida por la revista Rolling Stone como "el mejor single que podría haber escrito Dylan desde 1966", pero en su día no superó el número 6 en las listas y, entrados en los noventa, solo los más avispados la conservaban en su santoral. La maniobra insufló vida eterna al tema (en origen, una andanada contra los mánagers sin escrúpulos) y descubrió a varias generaciones el nombre de Stealers Wheel, la que pudo y debió haber sido una de las mejores bandas escocesas de todos los tiempos. Todo acabó saliendo bastante mal, pero las canciones perduraron.

El tándem que integraban Gerry Rafferty y Joe Egan, amigos de infancia en la dura ciudad de Paisley (periferia de Glasgow), permaneció activo entre 1971 y 1975 y encontró tiempo para grabar tres álbumes: Stealers Wheel (1972), Paisley Park (1973) y Right or Wrong (1975). Todos ellos fueron muy difíciles de encontrar durante muchos años, en particular el tercero, pero una caja que los recupera ahora de manera conjunta -con el añadido de tres temas para la BBC- se ha convertido en una de las ambrosías recientes más apreciadas entre los coleccionistas de pop clásico. Y no es para menos, porque Egan y Rafferty lo tenían todo para erigirse en la respuesta europea a los Everly Brothers o Crosby, Stills, Nash & Young. Solo que múltiples factores se alinearon en su contra: colisiones de egos, excesos de alcohol...

La bebida se convirtió pronto en el talón de Aquiles de Gerry, hijo de un minero alcohólico y violento. De niño, tenía que esperar en la calle a que su padre se quedara dormido para subir a casa: el espectáculo era muy poco edificante escaleras arriba. Cuando murió a los 63 años de una falla en el hígado, en enero de 2011, la adicción había menguado seriamente sus finanzas. Y eso que solo Baker Street (1978), el enorme éxito de su primer LP solista tras Stealers Wheel, le proporcionaba unos 90.000 euros anuales en concepto de derechos de autor.

Entre 1975 y 1978, ni Rafferty ni Egan, los dos hasta entonces amigos de infancia, pudieron publicar ningún trabajo discográfico, enzarzados en disputas legales por el legado de Stealers Wheel. De hecho, el canto de cisne del dúo, Right or Wrong, se publicó con la banda ya disuelta.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.