Voluntades de acero

Diana Fernández Irusta
Crédito: Danny Lawson DPA
(0)
16 de abril de 2018  

Podría ser una escultura de Ron Mueck, el australiano que hace unos años exhibió sus criaturas hiperrealistas en Fundación Proa. Tan al límite de lo humano -ese rostro contraído hasta lo imposible, ese cuerpo como de cera- que parece escapar a cualquier rango de humanidad. Como Mueck, es australiano. Como en la obra de Mueck, cada poro de su piel, cada tensión en cada uno de sus músculos, es el fruto de un largo, paciente y metódico trabajo.

Matthew Carter es atleta, y en la imposible fracción de segundo en que la cámara captó esta imagen, estaba participando en la competencia masculina de salto de tres metros durante los Juegos de la Commonwealth. Si fuera una escultura, un secreto armazón de hilos y cables debería haber estado sosteniéndolo. Pero es un hombre: todo lo que tiene en este instante frente al límite, la gravedad y el vacío es el acero de su voluntad.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.