0

Un año después Boca vive un déjà vu: ¿Se le puede escapar la Superliga?

Todo Boca reclama la roja a Pablo Pérez
Todo Boca reclama la roja a Pablo Pérez Crédito: Mauro Alfieri
0
16 de abril de 2018  • 07:59

Boca vive un déjà vu. Por un lado, debido a los imponderables que nunca dejan en paz a Guillermo Barros Schelotto y lo persiguen hasta arrinconarlo y complicarle el camino. Por otro, por esas casualidades que existen en un fútbol que cada vez es más pobre desde lo visual. Y también por no aprender de las vivencias y los sufrimientos, lo que lo lleva a tropezar dos veces con la misma piedra en muy poco tiempo y con intérpretes similares. La derrota ante Independiente, la segunda consecutiva, no dejó a los xeneizes sin punta, pero los incomoda en un momento en el que todo está por definirse. ¿Se le puede escapar la Superliga a falta de tan poco?, es la pregunta que reaparece un año después.

Las lesiones y, en consecuencia, las ausencias importantes son uno de los aspectos con los que el Mellizo debe lidiar nuevamente. A lo largo del pasado torneo le costó mucho trabajo poder repetir un equipo de una fecha a la otra. Darío Benedetto sufrió tres lesiones en el primer semestre, Guillermo Sara se quedó afuera del recordado 4-2 en el Monumental un día antes y Ricardo Centurión también tuvo tres lesiones en la segunda mitad, etapa en la que tras la ida de Carlos Tevez a China se había transformado en la carta más fuerte en ataque.

Independiente le ganó a Boca en Avellaneda: resumen del partido - Fuente: Télam

6:07
Video

Todo influyó, especialmente eso último, para que el equipo bajara el nivel. Un año después eso se repite, pero en forma de tornado feroz: en pocos días la enfermería sumó a Edwin Cardona (desgarrado), Paolo Goltz (tiene un fuerte desgarro que le puso fin a su semestre) y Carlos Tevez (con dolores), además de que se verá en las próximas horas en qué estado se encuentra Wilmar Barrios, hombre fundamental, tras haber sido reemplazado en Avellaneda en el primer tiempo.

No solo el campeonato de los de la Ribera conforma poco más allá de que puedan coronarse, sino que una vez más los perseguidores se turnan para llamar la atención, tomar protagonismo y finalmente nunca terminar de arrimarse. El año pasado tuvo varios escoltas y ninguno fijo: comenzó siendo Estudiantes, luego fue San Lorenzo, Independiente y River insinuaron algo y hasta Banfield fue el último que intentó arrebatarle el primer lugar. Este año también fueron alternándose: el gran rival era Talleres, pero también fueron candidatos el Rojo y el Ciclón, y ahora es Godoy Cruz el humilde equipo que quiere dar pelea.

Además, la pérdida de puntos en un momento límite. Los tropiezos del xeneize hacen que el margen de error, que era amplio, ahora quede casi sin efecto. Boca derrumba gran parte de la estructura que armó durante un año de un momento a otro. Fechas antes del último título no pudo ganarle a equipos muy inferiores (Patronato y Rafaela) y recibió un duro cachetazo ante River en la Bombonera (1-3), situación que vuelve a suceder: derrota de local ante Defensa y Justicia y el golpe que ayer le dio el conjunto de Ariel Holan. Boca debía ganar, pero otra vez apareció el fantasma de los compromisos difíciles. Parece sentir, otra vez, la necesidad de ponerle suspenso a una novela que auguraba un desenlace adivinable.

Todo esto ya lo vivió. Entonces, desde Boca desean que la historia finalice con el mismo final feliz. Aunque deberán trabajar para que el déjà vu sea completo.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.