Cuál es tu perfil de sexter y cómo eso impacta en tu relación de pareja

Débora Slotnisky
(0)
16 de abril de 2018  • 14:40

El sexting, es decir, el acto de intercambiar textos, videos y fotos a través de medios digitales, es un hábito que está en aumento entre hombres y mujeres de todos los rangos etarios y socioeconómicos. De hecho, el estudio Prevalencia de múltiples formas de comportamiento sexual entre los jóvenes, publicado en febrero de este año en JAMA Pediatrics, señala que del total de mensajes que intercambian los adolescentes, el 15% de los enviados contiene material sexual, mientras que el porcentaje se eleva al 27% cuando se trata de la recepción.

Dado este fenómeno, profesionales de la Universidad de Alberta, en Canadá, realizaron una investigación llamada Perfiles de sexting en los Estados Unidos y Canadá: Implicaciones para el bienestar individual y de las relaciones, en la cual analizaron a un grupo de personas de cara al "sexteo" y determinaron no solo la existencia de cuatro posibles perfiles sino también el impacto de cada uno de ellos en la relación de pareja.

En principio, hay dos grandes categorías: sexters y no sexters (71,5% de los 615 encuestados). Dentro de la primera, las personas pueden ser hipersexteadores (5,5%), sexters frecuentes (8,5%) y sexters de palabra (14,5%). Una vez que se ubicó a cada persona dentro de una de estas clasificaciones, los investigadores se analizaron otros factores tales como el nivel de satisfacción dentro de una relación y los indicadores de bienestar individual, entre otros.

"Los sexters de palabra solamente le envían textos con contenido sexual a su pareja varias veces a la semana, pero rara vez envían fotos o videos. Los sexters frecuentes hacen mismo que los anteriores, y también envían fotos y videos entre 3 y 4 veces por semana. En tanto, los hipersexters envían a diario este tipo de contenido", detalló a LA NACION Adam M. Galovan, que es científico de familia del Departamento de Ecología Humana de la Universidad de Alberta y autor principal del estudio en cuestión.

"La existencia de los hipersexters me lleva a pensar en el peligro de que las personas puedan quedar absorbidas por una conducta más del tipo compulsivo, que invade otras áreas de la vida del individuo", agregó.

En la Argentina

Con respecto a la Argentina, María Ester Antelo, una psicóloga, que es sexóloga clínica y miembro de la Comisión Directiva de Sociedad Argentina de Sexualidad Humana (SASH), explicó que, en líneas generales predominan los sexters de palabra y los sexters frecuentes.

"Si bien hace algunos años se trataba de una práctica más común entre adolescentes, con el paso de los años ha adquirido mucha popularidad entre los adultos. De hecho, es cada vez más usual el relato de esta acción,como modo de darle un toque más "caliente" a la relación, en caso de parejas estables, o como parte del cortejo o seducción, en caso de relaciones que recién comienzan", detalló.

Por su parte, el sexólogo Juan Carlos Kusnetzoff comentó a LA NACION que entre el 30 y 40% de sus pacientes practican sexting por lo menos dos veces por semana, por lo que según su visión también predominan los sexters frecuentes.

Particularidades y riesgos

Los resultados de la investigación revelaron que los sexters frecuentes e hipersexters mostraron niveles más altos de satisfacción sexual en sus relaciones, comparado con aquellas parejas que no son sexters o que solo son sexters de palabra. Sin embargo, están menos conformes con otros aspectos de la relación y experimentan un mayor grado de conflicto con su media naranja. Por otra parte, la investigación descubrió que los sexters frecuentes e hipersexters se sienten menos seguros, tienen más conflictos y experimentaron niveles inferiores de compromiso en su relación de pareja.

Los sexters frecuentes e hipersexters son más propensos a que sus dispositivos los interrumpan cuando están interactuando de forma presencial con su pareja, consumen más pornografía, y tienen más probabilidades de caer en lo que los autores llaman "comportamientos relacionados con la infidelidad en las redes sociales".

Para el científico de familia del Departamento de Ecología Humana de la Universidad de Alberta, el sexting representa una nueva forma de interactuar para las parejas. "Lo que para muchos se ha considerado como una forma de estimular la relación no lleva precisamente a una mejor salud en las relaciones, además de provocar situaciones de peligro para la integridad de la persona como los hackeos o el porno venganza. En resumen, no creo que este hábito sea saludable para las parejas porque se pone demasiado el foco en los sexual, descuidando otros aspectos con hablar, escuchar y compartir momentos con su pareja", explicó en diálogo con LA NACION.

Antelo y Kusnetzoff coinciden: "El sexteo en sí mismo no malo, el peligro se presenta si se transforma en algo compulsivo que invade otras áreas de la vida del individuo y se transforma en algo limitante para otras expresiones emocionales de la pareja". En este sentido, Kusnetzoff aseguró que en su consultorio atiende a muchas personas, en su mayoría hombres, que prefieren tener con sus parejas sexo virtual en vez de real.

Frente a los desafíos que plantea el sexting, Antelo afirma: "Intercambiar contenido erótico-sexual puede ser una excelente oportunidad de incorporar algo nuevo a lo cotidiano, algo desconocido al ambiente ya familiar, que ayude a conservar e incrementar el deseo a lo largo del tiempo. Las fantasías son el comienzo del deseo, el combustible necesario para darle arranque. ¿Por qué, entonces negarse a recrearlas dentro de la misma pareja? Como consejo final, los entrevistados señalaron que si una persona toma dimensión de que está haciendo uso de este recurso de forma muy habitual, lo primera medida que debe tomar es tratar de deshabituarse de esta práctica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.