srcset

El nuevo Carmelo y los clásicos que hay que visitar en el de siempre

Verónica Pagés
(0)
21 de abril de 2018  • 00:48

A orillas del Río de la Plata, al norte del pueblo se ha sumado un eje, sobre la ruta 21, que configura un Carmelo nuevo, visitado por argentinos que frecuentan sus hoteles boutique y resorts.

Recién después de estar un día dando vueltas por Carmelo; hablar con Pablo Pegazzano, dueño de la histórica tienda que fundó su abuelo en la década del 40; ir a la Casa de la Cultura, y llegar a la posada Campotinto al atardecer, queda claro que no hay un Carmelo, sino dos. En uno viven los más de 18.000 carmelitanos. El otro es el que crece hacia el norte, hacia Punta Gorda, a lo largo de la ruta 21, donde es más fácil encontrar argentinos que uruguayos. "Carmelo pueblo sigue siendo el que siempre fue", nos dice Pablo del otro lado del mostrador. El Carmelo del que habla Pablo es pequeño, acodado a la vera del río con el sol a más no dar sobre la extensa playa Seré, que se llena de bañistas por la tarde. Los más jóvenes llegan de a dos en motos o camionetas que estacionan de culata hacia la arena, para sentarse ahí mismo a tomar mate o cerveza. La escena sucede cerca del viejo puente giratorio, que ya no gira. También está la solitaria plaza Artigas, que recuerda al héroe máximo, quien, además de todo, fundó la ciudad; y la plaza Independencia, más céntrica, más movida, pero recién después de las seis de la tarde.

Pegazzano, histórica tienda que fundada en la década del 40.
Pegazzano, histórica tienda que fundada en la década del 40. Fuente: Lugares - Crédito: Vera Rosemberg

DE AQUÍ Y DE ALLÁ

"Mi abuelo siempre decía que los argentinos empezaron a llegar a Carmelo en 1952 cuando hubo una suerte de explosión de turismo náutico. Se llenaba de yates. Pero yo recuerdo lo que pasó a partir de los 90, cuando se inauguró el hotel Madison, que ya cambió dos o tres veces de nombre", sigue Pablo. El que llegó por esa fecha fue el empresario argentino Eduardo "Pacha" Cantón quien armó un plan estratégico que comenzó con la construcción del barrio cerrado El Faro, a 7 kilómetros de Carmelo por la ruta 21; luego compró el hotel del que habla Pablo, al lado del barrio; después se enamoró de la vieja bodega Narbona y la transformó en un lugar de ensueño; más tarde hizo La Toscanita, un barrio estilo italiano dentro de El Faro, y a continuación puso el ojo en Puerto Camacho, un embarcadero con restaurante para los dueños de las casas de esa zona. Con el tiempo fueron llegando otros inversores argentinos que se entusiasmaron también con la tranquilidad de la región, los buenos vinos, el clima y el fácil acceso (del puerto de Tigre al de Carmelo hay algo más de dos horas en la Cacciola). Y se terminó de armar el Carmelo que muchos carmelitanos no conocen. Uno más elegante, moderno pero antiguo a la vez; abierto aunque a veces un poco cerrado, adonde se suele entrar con contraseña, mencionando referencias, a algún conocido o "de parte de tal". Repleto de eucaliptos y pinos, con un aroma fresco y penetrante sobre todo después de un día de lluvia. Rodeado de viñedos, con calles de tierra, quintas, hoteles boutique, bodegas boutique. Así, los nacidos y criados se mueven de Carmelo al sur. Los demás, de Carmelo al norte. Pero puede que se crucen en el bar Che Carmelo frente a la plaza del centro, que tiene una terraza abierta, ideal para compartir una cerveza bien fría al atardecer.

Puerto Camacho, embarcadero con restaurante para los dueños de las casas de esa zona.
Puerto Camacho, embarcadero con restaurante para los dueños de las casas de esa zona. Fuente: Lugares - Crédito: Vera Rosemberg

COLONIA ESTRELLA

Pasar la primera noche en la muy acogedora posada Campotinto nos da una buena excusa para conocer su bodega, sus viñas y la casona que inauguraron hace pocos meses para degustación y venta. En lo que se conoce como Colonia Estrella -a seis kilómetros del pueblo por la ruta 21-, justo frente a la capilla San Roque (una belleza de 1869 que conocemos por fuera porque abre solo los días 16 de cada mes), se levanta esta bucólica posada y restaurante con patio y pérgola mirando a los viñedos. Las bicis descansan a un lado para cualquiera que se anime. Y nos animamos. Nos espera en la casona -a 400 metros, dentro del mismo predio- Johana Vázquez para contarnos sobre los vinos Campotinto, el Tannat (un emblema uruguayo) y los premios que fueron llegando (Racimo de Oro para Ícono 2015, un varietal 100% de uva Tannat del que se produjeron solo 300 botellas). También están haciendo Medio & Medio, clásico espumante nacional (en este caso, 50% Moscatel y 50% Ugni blanc) con la marca de la bodega y posada. Tabla de quesos con higos, almendras tostadas y empanaditas de carne completan una degustación que se convierte en larga sobremesa.

Cava de la posada Campotinto.
Cava de la posada Campotinto. Fuente: Lugares - Crédito: Vera Rosemberg

Justo frente a la casona Campotinto, y desde donde también se ve la capilla San Roque, está Almacén de la Capilla, la sala de ventas y degustación de la Bodega Cordano. "Es una bodega familiar con una producción reducida, por lo que sus vinos se venden solo aquí", dice la empleada de lo que era el antiguo almacén de ramos generales de la bodega, en donde ahora han puesto el foco en el vino (que se vende también en damajuanas) y en el aceite de oliva que ellos mismos elaboran. El patio de los Cordano, que ya tiene más de cien años, está sombreado por una tupida parra de Moscatel. Más atrás, la bodega y más atrás todavía, en medio de las viñas, una pequeña cabaña (Entre Viñas) que se alquila idealmente a parejas enamoradas. Otra cosa, sería desperdicio. Paramos a almorzar en Lo'Korrea, a 200 metros de allí. Llegamos porque nos lo recomendaron especialmente. El nombre y el cartel a un lado de la tranquera ( en Uruguay le dicen portera) no llama mucho la atención. El plan es comida libre. Entrada: matambre con ensalada rusa. Principal: ravioles de verdura y pollo (tipo estofado). Postre: lo que uno quiera y las veces que quiera. La sensación es unánime. Es como si la abuela de cada comensal hubiese amasado para su nieto. El culto a la cocina casera da como resultado un salón a tope.Familias enteras (de los dos Carmelos) se encuentran en este comedor donde también funciona la Sociedad Italiana Progenie D'Italia. Nos vamos pensando seriamente en volver.

El Almacén de la Capilla de Bodega Cordano.
El Almacén de la Capilla de Bodega Cordano. Fuente: Lugares - Crédito: Vera Rosemberg

PUNTA GORDA

Luego de la experiencia Colonia Estrella, la ruta 21 conduce a Punta Gorda, en el límite entre Carmelo y Nueva Palmira, la localidad que sigue hacia el norte. Con una impronta histórica muy fuerte vamos directo a relevar los hitos del lugar: la Batería de la Ribera, el Rincón de Darwin, la Pirámide de Solís y el Kilómetro Cero del Río Uruguay. Así, en un puñado de metros sobre la alta barranca, conocemos una de las pocas fortificaciones con artillería que se conservan en Uruguay; el lugar donde Charles Darwin encontró, en 1833, gran cantidad de fósiles que sumó a sus investigaciones por América; el monumento en homenaje a los navegantes españoles que descubrieron el Río de la Plata, y el más curioso de todos, el encuentro del Uruguay con el Paraná para dar nacimiento al Río de la Plata (si hay buen sol se pueden distinguir las distintas tonalidades de sus aguas). Con árboles generosos en sombra, lo alto de la barranca es un punto panorámico ideal para hacer una parada en el camino, sentarse a tomar unos mates y pensar en nuevos rumbos.

La laguna Solís y sus eucaliptos son el marco perfecto de la posada Al Natural , en Punta Gorda.
La laguna Solís y sus eucaliptos son el marco perfecto de la posada Al Natural , en Punta Gorda. Fuente: Lugares - Crédito: Vera Rosemberg

A solo 500 metros, en la mismísima costa de la laguna Solís está Al Natural, una pequeña y muy bien puesta posada que dirige Carolina Gómez Guisoli, una uruguaya simpatiquísima que nació en Nueva Palmira y que se radicó hace años en Punta Gorda, junto a toda su familia. Conversadora nata, recomienda lugares y más lugares para conocer. "No pueden dejar de ir a Narbona, acá nomás, y a la Capilla Narbona también, justo enfrente". Y allá vamos. La capilla aparece primero, un poco antes de cruzar el Arroyo de Las Víboras. Tiene una carga histórica enorme. No es solo una capilla y un oratorio, allí está también la casa más antigua (que sigue en pie) de todo Uruguay. Se sabe que la construyó Juan de Narbona, quien manejaba las canteras de cal con que se hicieron, en Buenos Aires, la Iglesia del Pilar y otros edificios importantes de Recoleta. Del otro lado de la ruta, está Narbona Wine Lodge, la otra parte de la historia. Allí donde un descendiente de Narbona fundó, en 1909, una de las primeras bodegas de Uruguay, hoy funciona un conjunto integrado por una posada de apenas cinco habitaciones (dos de las cuales tienen galerías propias que miran a los viñedos), un restaurante, un almacén, una panadería, un tambo y la nueva bodega, construida con el mismo estilo que la vieja, pero tecnológicamente de avanzada. Tanto la una como la otra tienen sus respectivas cavas aguardando a los degustadores.

Sombra en la apacible galería con piso damero de Narbona Wine Lodge.
Sombra en la apacible galería con piso damero de Narbona Wine Lodge. Fuente: Lugares - Crédito: Vera Rosemberg

HYATT CARMELO

Nada de lo que sucede hubiera sido posible sin su existencia. Hay un antes y un después en Carmelo tras la apertura de este cinco estrellas que le dio nueva vida al pueblo. Corría el año 2000, y no llevaba su actual nombre. Inaugurado como Madison, tuvo una etapa gerenciado por otra cadena de lujo y hace dos años que es Hyatt. Pero no cualquiera. Desde hace pocos meses, una novedad lo llena de orgullo: integra la Unbound Collection, un selecto grupo de propiedades con identidad propia que brindan una experiencia de estadía singular, en una ubicación única. Otro miembro de la Unbound Collection es, por ejemplo, el Hotel du Louvre, en la Rue de Rivoli, en París. Las particularidades de este Hyatt están muy relacionadas con el entorno. Las 24 suites desarrolladas en dos niveles y los 20 bungalows, un poco más íntimos, con un pequeño jardín y ducha al aire libre en el bosque de pinos y eucaliptos, invitan a relajarse y a entregarse al descanso.

El cálido ambiente del Carmelo Resort Spa, parte de la Unbound Collection by Hyatt.
El cálido ambiente del Carmelo Resort Spa, parte de la Unbound Collection by Hyatt. Fuente: Lugares - Crédito: Vera Rosemberg

La decoración es exquisita, sobria, con vistas al Río de la Plata o al bosque. Con una impronta que combina diseño occidental con algunos toques de influencia asiática, el Chandra Spa cuenta con piscina interior climatizada, sauna seco, clases de yoga en el gazebo frente al río, aromaterapia, meditación y un completo menú de tratamientos realizados por expertos con mucho know how y manos de ángeles. En plan un poco más activo, hay gimnasio, bicicletas, canchas de tenis y de golf de 18 hoyos. Se puede optar también por ir de pesca, andar a caballo o sumarse al exclusivo Sunset Cruise, un paseo en lancha o yate para ver la puesta del sol aguas arriba. La piscina es el corazón del hotel, un punto de encuentro para los huéspedes en verano. Con doble cascada y deck, sus reposeras resultan irresistibles para reparadoras siestas y gratas horas de lectura. A ella balconean el restaurante Pura, en manos del chef argentino Julio García Moreno, y los dos bares. Desde el Mandara Bar, situado en un alto, se ven la playa y el río.

La piscina del Carmelo Resort Spa perteneciente a la Unbound Collection by Hyatt.
La piscina del Carmelo Resort Spa perteneciente a la Unbound Collection by Hyatt. Fuente: Lugares - Crédito: Vera Rosemberg

Es muy fácil quedarse allí, en uno de los sillones al aire libre. Pueden pasar horas, y si se pone fresco llega Bárbara -u otra de las camareras- a ofrecer una manta, o Luis para encender el fuego en un brasero y servir una copa de vino. Los huéspedes también son bien recibidos en los restaurantes de Puerto Camacho y para recorrer la bodega Narbona. Manzanas y jugos en el gimnasio, repelente para mosquitos, protector solar, batas y toallas, lockers, frutos secos y jugos detox en el spa, agua fresca en todas partes. Los detalles son la esencia del todo.

Si pensás viajar...

Como el turismo aumenta los fines de semana, hay mejores tarifas de lunes a jueves.

CÓMO LLEGAR

Cacciola. Av.Córdoba 858. T: +54 11 5353-9005. En el Tigre, Lavalle 520. T: +54 11 4749-0931/2369/0329. El viaje demora dos horas y media. Hay descuento con Club La Nación y otras promociones.

DÓNDE DORMIR

Campotinto. Camino de los Peregrinos s/n, Colonia Estrella (entrada por Ruta 21 Km 257). T: +598 4542-7744. Solo cuatro habitaciones en el corazón de Colonia Estrella, a 6 kilómetros de la ciudad de Carmelo. Se trata de una vieja casa restaurada y acondicionada con buen gusto y mucha calidez, rodeada de los viñedos con los que elaboran sus vinos. Es todo un plan conocer la bodega y aceptar la degustación que se ofrece en la casona, otra construcción centenaria. También cuenta con pileta y bicicletas para salir a pasear.

Al Natural. Punta Gorda y Laguna Solís, Nueva Palmira. T: +598 4544-8881. A la orilla de la laguna Solís, en Punta Gorda, se encuentra esta pequeña y moderna posada de solo cinco habitaciones. Un lugar tranquilo, apartado, con piscina, perfecto para quedarse a descansar o hacer base y recorrer.

Carmelo Resort & Spa, The Unbound Collection by Hyatt. Ruta 21 Km 262. T: +598 4542-9000. Rodeado de pinos y eucaliptos, es "el" resort de Carmelo. Romántico y elegante, propone una estadía soñada en cualquiera de sus 44 habitaciones. Puede ser Premium Bi-Level Suite (135 m2 en dos pisos con vista panorámica a los viñedos y al río); Bi-Level Suite (120 m2, en dos plantas) o Bungalow (90 m2, en una sola planta). Spa, gimnasio, golf, recreación para los más chicos, pileta interna y externa son algunos de los servicios.

Narbona Wine Lodge. Ruta 21 Km 267. T: +598 4540-4778. Un almacén, un restaurante, una panadería anteceden a la magnífica posada de 5 habitaciones y su bodega, todo rodeado por viñedos. Se puede ir a comprar, almorzar, degustar o alojarse.

Casa Chic. Calle límite Colonia Belgrano y Km 1 del Río de la Plata (hacia Punta Gorda). T: +598 4540-4030. Un hotel de lujo dentro del Club de Campo Médanos. Más que habitaciones son pequeños departamentos con terraza privada y vista al río, que se distribuyen en la ondeada geografía de la zona. Con una gran piscina, un restaurante y varios livings internos y externos, es un lugar pensado para descansar rodeados de detalles de buen diseño.

ENTREVIÑAS Camino del Peregrino y Ana María Carpi de Cordano, Colonia Estrella. T: (00598) 4542-7316. www.airbnb.com.ar/rooms/6375244 Una única cabaña de madera, piedra y vidrio entre los viñedos de la Bodega Cordano. El hospedaje incluye desayuno y degustación premium en el Almacén de la Capilla, de la misma bodega. Desde US$ 185 para dos personas (mínimo dos noches).

DÓNDE COMER

Comedor Lo'Korrea. Camino vecinal, Colonia Estrella. C: +598 99 530 459. Ambiente familiar y risueño para un restaurante con menú fijo y libre: matambre con ensalada rusa de entrada, ravioles con pollo y postres varios. Bien casero y abundante. Abre sábados a la noche y domingos al mediodía. Un clásico carmelitano.

Basta Pedro. Ruta 21 Km 262, Puerto Camacho. T: +598 4542-9258. Es el restaurante principal de Puerto Camacho (hay uno nuevo de sushi), el embarcadero privado de todo el complejo del barrio El Faro y del barrio La Toscanita. También pueden acceder los huéspedes del Hyatt, del Narbona Wine Lodge y quienes hayan hecho reserva a través de los hoteles donde se hospedan. Tiene una galería con pérgola hacia el río desde donde se puede ver un atardecer precioso. Hay pizzas a la parrilla, picadas y chivitos. Excelente atención. En temporada baja, de jueves a domingo, mediodía y noche.

Fangó Restobarro. Regino Aguirre (dos cuadras a la derecha), a la altura del Km 257 de Ruta 21. C: +598 99 545 915.Para algunos, la mejor carta de la zona. Más allá de cualquier fanatismo, Fangò Restobarro presenta un menú mediterráneo sencillo, pero realizado con mucho esmero y dedicación. La ambientación que incorpora el entorno campestre y despojado suma puntos para completar una velada más que agradable. De jueves a domingos desde las 21.

PASEOS Y EXCURSIONES

Bodega Cordano y Almacén de la Capilla. Camino del Peregrino y Ana María Carpi de Cordano, Colonia Estrella. T: +598 4542-7316. Viejo almacén de ramos generales, dedicado a la comercialización de los productos de esta bodega centenaria: vinos, aceites de oliva, jabones de oliva y otras sorpresas más.

Puerto Camacho. Ruta 21 Km 262. T: +598 4542-9258. Es el puerto privado para barcos pequeños de los barrios El Faro y La Toscanita (tiene aduana y migraciones). Hay dos restaurantes (uno de pizzas y chivitos, y el otro de sushi), una pequeña capilla y una amplia zona de pinos y eucaliptos para pasear. La puesta del sol es un punto muy a favor de esta zona. Solo se puede ingresar con reserva o siendo huésped del Hyatt o del Narbona Wine Lodge.

Fernando Auliso. C: +598 9869-9832. Guía turístico de Carmelo y alrededores. También tiene propuestas que incluyen navegación por el río, cabalgatas y visitas a bodegas.

Calera Las Huérfanas. Ruta 21, rumbo a Colonia, a 16 km de Carmelo. Fue originalmente la "Estancia de Belén" o "Estancia de las Vacas". Su edificación, que data de mediados del siglo XVII, pasó de estancia jesuita a ser hogar de niñas expósitas (de ahí su nombre). Administrada por don Juan de San Martín hasta 1774, fue lugar de nacimiento de los hermanos mayores del prócer. La capilla de 21 metros de largo por 7 de ancho y muros perimetrales de casi un metro de espesor está muy deteriorada, pero se han llevado a cabo trabajos de restauración, pues el altar incorporado a la pared del templo es uno de los pocos conocidos entre los edificios jesuíticos de la región.

Bodega El Legado. Ramal ruta 97, Colonia Estrella. C: +598 99 111 493. El Legado Bodega Boutique es un emprendimiento familiar de los Mazurca, quienes se dedican a la elaboración de vinos en pequeñas cantidades. La idea es prestar atención a la calidad del vino y no enfocarse en la cantidad. Este objetivo también se ve en la dedicación con la que realizan las visitas guiadas a la bodega, a los viñedos y a la degustación de vinos y picadas. Se puede elegir entre el Tannat Reserva, el Syrah Reserva o su Blend Gran Reserva. Todos son la mejor opción.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.