Los cambios de Marcelo Gallardo, una clave del impulso ganador de River

Fuente: Archivo
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
17 de abril de 2018  

Uno de los grandes problemas del último semestre de River fue la falta de recambio. Pese a sumar siete jugadores en el mercado de pases de invierno del año pasado, las ventas, lesiones y suspensiones oscurecieron el panorama para Marcelo Gallardo , quien debió sobrellevar la triple competencia con 24 de 29 jugadores disponibles y sin demasiadas garantías desde el banco. Hoy, la situación es diferente: solo uno de sus 28 futbolistas aún no jugó en el año (Larrondo) y las variantes se jerarquizaron. Tanto es así que el técnico logra que sus cambios sean ganadores y decisivos.

Haber desembolsado alrededor de 43 millones de dólares por nueve jugadores en el último año le dio la oportunidad a Gallardo de contar con una mayor cantidad de nombres a la hora de rotar. Pero las llegadas en enero de Pratto, Armani, Quintero (a préstamo por un año) y Zuculini lograron lo que no se había podido meses atrás con las incorporaciones de Enzo Pérez, Pinola, Scocco, Borré , De La Cruz y Saracchi, más Lux (libre): jerarquizar un plantel que sufría el recambio.

Claro, hubo varios factores vitales que influyeron: los regresos de Mayada y Martínez Quarta tras los doping, la rápida e inesperada recuperación de Mora y la vuelta de Lollo también sumaron a la causa. Además, este verano solo se fueron a préstamo: Augusto Batalla (Atlético Tucumán), Alexander Barboza (Defensa y Justicia), Tomás Andrade (Atlético Mineiro) y Zacarías Morán Correa (San Martín).

Hoy, River tiene dos o más jugadores por puesto y las respuestas aparecen. Anteayer, frente a Rosario Central, el Muñeco eligió reemplazar a Scocco por Borré a los 18 minutos del segundo tiempo y su presencia fue decisiva, con el gol del 1-0 y la asistencia del 2-0 a Pratto. Pero, además, el ingreso de Quintero a los 27 también fue vital: a través de un pase suyo se iniciaron las dos combinaciones de los delanteros que derivaron en los tantos.

"Tenemos jugadores que entran desde el banco y nos aportan soluciones, caso Quintero y Borré hoy (por anteanoche), Palacios la otra vez con Racing, como también Scocco. Los jugadores que no salen de arranque pero que están bien y me demuestran que son importantes, eso para mí es un desahogo", afirmó Gallardo.

"Cuando hablamos de la competencia interna y del grupo, no hay un once de memoria porque no solo juegan once. Yo les digo siempre a mis jugadores que los voy a necesitar a todos y que se preparen y estén bien para cuando les toca. A alguno le va a tocar con más demora que a otro, pero los necesito bien. Y eso hace a la causa: que respondan cuando los necesite y me den alternativas. Como tenemos muchos partidos, siempre hay chances", agregó el DT.

Tal como mencionó, el 2-0 ante el Canalla no es el primer encuentro en el que sus cambios definen un partido. El 28 de febrero, en el debut por la Copa Libertadores con Flamengo en Brasil, la primera modificación se produjo a los 22 minutos de la segunda mitad y le sirvió para rescatar un empate más que valioso: Mayada ingresó por Zuculini, se ubicó como volante interno y terminó anotando sobre la hora con un fuerte zapatazo.

En Mendoza, el 14 de marzo por la Supercopa ante Boca, el ingreso de Scocco fue decisivo. Entró a los 22 minutos de la segunda parte en reemplazo de Pratto y las dos primeras pelotas que tocó derivaron en su gol: despejó de cabeza un córner en el área propia y definió el contraataque que armaron entre Nacho Fernández y Pity Martínez. Fue el 2-0 para la victoria que le dio el octavo título a Gallardo como entrenador del club.

Cuatro días más tarde, frente a Belgrano por la fecha 20 de la Superliga, el empate 1-1 parecía inamovible hasta que volvió a ingresar Scocco para cambiar la historia. A los 32 minutos, 12 después de haber reemplazado a Mora, convirtió el 2-1 y terminó liquidando el pleito a tres del final con otro tanto para el 3-1.

Una fecha atrás, en Avellaneda, River no la pasaba bien ante Racing hasta que los ingresos de Exequiel Palacios (a los 15 del segundo tiempo por Quintero) y Borré (a los 26 por Pratto) le dieron un giro rotundo al juego: Palacios asistió al delantero colombiano para el 1-0 a los 31 y luego terminó anotando el 2-0 en tiempo de descuento.

Al día de hoy, tres casos tienen pendiente al técnico millonario, tras el regreso de Ariel Rojas. Pese a que solo Larrondo todavía no jugó en el año y recién el domingo pasado participó en reserva (ya tiene el alta médica), las recuperaciones de Jorge Moreira y Nicolás De La Cruz se alargaron más de lo previsto. River sabe que puede apostar por cartas ganadoras desde el banco de suplentes.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.