El Gobierno y la Corte bajaron la tensión y prometieron fortalecer el canal institucional

Garavano, Rosatti, Lorenzetti, Peña, Maqueda y Rosenkrantz Crédito: CIJ

Peña y Garavano visitaron a Lorenzetti y a los jueces del tribunal; se acordó una agenda para avanzar en la reforma del Poder Judicial y se harán encuentros mensuales

17 de abril de 2018  

La reunión empezó con la foto de los seis. Esa imagen, juntos y relajados, era el objetivo central del encuentro que tuvieron ayer los jueces de la Corte Suprema con el jefe de Gabinete, Marcos Peña , y el ministro de Justicia, Germán Garavano .

Son tiempos de tensión entre la Corte y el Gobierno, que ayer se reunieron en el Palacio de Justicia y acordaron un "canal institucional" para avanzar en reformas del Poder Judicial. En concreto, quedaron en que harán encuentros mensuales para analizar avances, de los que van a participar todos. Además del presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti , los otros jueces del tribunal. También, Garavano y Peña.

Los jueces dijeron que no les molestaba que el Gobierno criticara sus fallos, pero se quejaron de cuestionamientos que consideran excesivos e injustos. En respuesta, para evitar "ruidos" innecesarios en la relación, los enviados del Poder Ejecutivo propusieron hablar con más transparencia y evitar las declaraciones off the record a la prensa.

No discutieron en concreto los aspectos a reformar de la Justicia. Por ahora, cada parte avanzará por su cuenta. El Gobierno seguirá adelante negociando en el Congreso sus proyectos de ley del paquete Justicia 2020 (Garavano le anunció ayer a la Corte que esta semana el Senado aprobaría el proyecto de reforma procesal penal). El máximo tribunal, en paralelo, implementará reformas que no requieren la participación de los otros poderes del Estado y trabajará en aquellas que sí. Todo dentro del plan de auto-reforma de la Justicia que presentó Lorenzetti en el acto de apertura del año judicial.

Puntualmente, la Corte anunció que avanzará en el proceso de "digitalización" de los expedientes. También, en un proyecto de cambios del proceso penal para acelerar las causas, que incluyan, por ejemplo, limitar los fallos que se pueden recurrir. El Poder Ejecutivo está de acuerdo. Hace tiempo que Garavano lo viene hablando con Lorenzetti. En el Gobierno lo llaman "ley de empalme", porque hacen hincapié en que son reformas "transitorias" hasta que se aplique en todo el país el sistema acusatorio, que pone las investigaciones en cabeza de los fiscales y ya no de los jueces.

Reforma procesal penal

Fue cuando hablaron de este tema que Garavano anunció que habían acordado con el senador peronista Rodolfo Urtubey que esta semana el Senado aprobará la reforma procesal penal para empezar a aplicar el sistema acusatorio en Salta, como un primer paso para extender el sistema a la Justicia Federal de todo el país.

También hablaron del régimen de trabajo de los tribunales: las ferias y el horario de atención. El año pasado, Mauricio Macri acusó a los jueces de trabajar poco. Se quejó públicamente de que no atendieran al público por la tarde y de que hubiera 45 días de feria. Ni el gremio judicial ni la Asociación de Magistrados quieren cambiar esto y no hay acuerdo dentro de la Corte. Ayer, los jueces dijeron que lo estaban analizando. El Gobierno resolvió que por ahora no va a meterse.

Interacción

"Fue una buena reunión, un buen comienzo", dijo Garavano a LA NACION. "Se hablo de la relación y se fijó un canal institucional para mantener las reuniones en el tiempo. Quedamos en colaborar con ellos en el proceso de reforma", anunció.

Según el ministro, un punto clave fue que "se generó una modalidad novedosa de interacción con todos".

Menos Elena Highton, que estaba de viaje, estuvo toda la Corte: Lorenzetti, Horacio Rosatti , Juan Carlos Maqueda y Carlos Rosenkrantz . El encuentro empezó a las 17 y duró más de una hora. Antes, en la Casa Rosada, Peña y Garavano habían estado con Macri y con el resto de la "mesa judicial".

"Fue una primera reunión, más general. Algunos temas se mencionaron, pero no se trataron en detalle", dijo Garavano, designado para ser el vocero de lo ocurrido, según relataron fuentes de la Corte.

El máximo tribunal, además, publicó la foto del encuentro en el Centro de Información Judicial (CIJ), con un breve texto en el que afirmó que la Corte había manifestado "la necesidad de contar con la cooperación de los demás poderes del Estado" para concretar las reformas y agilizar los procesos judiciales. También, que el Poder Ejecutivo había coincidido "en participar conjuntamente" en "acciones" y en mantener reuniones periódicas. La Corte espera que a esos encuentros se sumen además representantes del Congreso.