Macri reunió a su mesa judicial antes del encuentro con los magistrados

El Presidente recibió a Peña, Garavano, Torello y Clusellas; hablaron de las vacantes en la Justicia Fuente: Archivo
17 de abril de 2018  

La reunión prevista con los integrantes de la Corte Suprema era de máxima importancia para el Gobierno, por eso el presidente Mauricio Macri decidió hacer un encuentro previo, para repasar los temas más sensibles y alinear el discurso oficial.

Macri convocó a ese encuentro al jefe de Gabinete, Marcos Peña ; al ministro de Justicia, Germán Garavano -ambos presentes con los integrantes del máximo tribunal-, pero también citó al jefe de asesores de la Presidencia, José Torello, y al secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas, dos de sus principales consejeros en materia judicial.

Durante poco más de una hora repasaron la agenda común con la Corte, como algunas reformas puntuales sobre las que hay consenso, y la necesidad de avanzar en la digitalización de la Justicia, con la llegada del expediente electrónico a los fueros que todavía se comunican a fuerza de papeles y carpetas. También, de la necesidad de que la Justicia "mejore el servicio".

Si bien el encuentro se dio en medio de la nueva arremetida de Elisa Carrió contra el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, a través de la presentación de una ampliación de su pedido de juicio político, desde la Casa Rosada se esforzaron en despegar un tema del otro.

"No hablamos nada de eso", confió uno de los asistentes a la charla que mantuvo la mesa judicial. "Nos planteamos acercarnos a la Corte para ver de qué manera podemos ayudar en el proceso de reformas que está llevando adelante", aseguró el funcionario con despacho en la Casa de Gobierno.

Como suele suceder en los encuentros de la mesa judicial, que se dan de manera regular en la Casa Rosada, Macri también preguntó "cómo vienen los concursos". Se refería a las ternas para elegir los candidatos para los cargos vacantes.

Más allá de los avances que hagan la Corte y el Congreso para mejorar la Justicia, el plan del Gobierno para "oxigenarla" es el que comenzó hace dos años: presionar a los magistrados sospechados de corrupción y obligarlos a renunciar. El Presidente está convencido de que el cambio de la percepción de la sociedad sobre el trabajo de los jueces será suficiente para lograr progresos significativos.

Pero Macri no hace generalizaciones a la hora de hablar de los problemas que tiene el Poder Judicial. "Hay muchos jueces buenos, incluso entre los federales", dijo el Presidente hace unos días, según pudo reconstruir LA NACION.

El tema de la Justicia es central para el Presidente. Incluso, durante los últimos días volvió sobre el asunto: "Tenemos que velar por que haya decisiones de fondo en tiempos razonables", reclamó hace tres días.