srcset

Bestiario

La historia de la foca que sobrevivió seis meses en el mar con un frisbee en su cuello

Jimena Barrionuevo
(0)
18 de abril de 2018  • 00:01

Pasaron seis meses hasta que logaron atraparla. Fue en la playa Horsey en Norfolk, Iglaterra. Salió a descansar a la orilla y en cuanto fue divisada por el guardavidas que trabaja en la zona, el llamado de alerta llegó a manos de Friends of Horsey Seals, un grupo de rescate que funciona en el área y que tiene su pico fuerte de trabajo en los meses de otoño e invierno cuando las focas dan a luz y se aparean. Además, durante el año los voluntarios se dedican a rescatar a los animales enfermos, estresados o en situación de riesgo. Y ese fue el caso de esta foca adulta.

Lograron atraparla con una red mientras hacía su mayor esfuerzo por volver al mar. Pero estaba tan débil y lastimada que sus esfuerzos eran en vano. Por la complejidad de la herida que le había causado el plástico en su cuello, fue inmediatamente trasladada a la sede del Centro de Vida Silvestre de East Winch, dependiente de la Sociedad para la Prevención de la Crueldad Contra Animales (RSPCA por sus siglas en inglés). "Estaba desnutrida cuando la vieron los veterinarios. No se había podido alimentar por la obstrucción que le generaba el frisbee. Honestamente nunca habíamos visto semejante herida y pensamos que no se iba a poder recuperar", dijo la responsable del centro, Alison Charles en un comunicado de prensa.

La llamaron Frisbee y a pesar del mal pronóstico, lentamente comenzó a mostrar signos de mejoría. "Todavía tiene un largo camino por recorrer pero creemos que va a salir adelante sin problemas. Afortunadamente recuperó por completo su apetito y está ganando peso en forma sostenida", explicó Alison Charles. Dos meses después del rescate, la herida todavía permanecía muy abierta por lo que los médicos decidieron continuar el tratamiento con antibióticos y trasladarla a una pileta de agua salada en el exterior del recinto para que tuviera más espacio.

Cinco meses después, Frisbee estuvo lista para ser liberada. "La historia de Frisbee realmente demuestra todo el trabajo, esfuerzo y tiempo que implica recuperar a una foca para que luego pueda ser liberada al lugar donde pertenece. Son meses de tratamiento médico, enormes cantidades de salmón y la dedicación de muchos voluntarios para concretar la vuelta a la vida salvaje. Es muy triste pensar que todo su sufrimiento podría haberse evitado si la gente fuera más cuidadosa en la playa y tuviera en cuenta a las otras especies con las que compartimos el planeta", concluyó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.