Tras la pelea con su suegra, Letizia usó la tiara favorita de la reina Sofía

Tras la disputa que la expuso como rival de su suegra, la mujer de Felipe VI eligió una tiara que fue marca registrada de la reina Sofía Fuente: AFP
17 de abril de 2018  • 12:57

Fueron días muy tensos para la Casa Real española. Se habló de un enfrentamiento entre dos de las mujeres más importantes del país: la reina Letizia y su suegra, la emérita reina Sofía , tras un cruce por una foto pascual que quedó registrado por las cámaras de televisión y viralizado hasta el infinito en las redes sociales. Sin embargo, tras el silencio sostenido de la familia y luego de una aparición en público juntas que demostró que todo había vuelto a su curso natural, los ánimos se aplacaron y las reinas parecen haber retomado sus agendas con tranquilidad, lejos de los enfrentamientos de los que habló toda España.

Tensión en España: Letizia discutió con Sofía y se muestra preocupada

0:32

Letizia volvió a deslumbrar en un acto oficial, la primera visita de Estado que reciben los reyes en lo que va del año: la del presidente de Portugal. Para la ocasión, la reina estrenó una tiara muy simbólica, la Diadema de Cartier, diseñada por la joyería francesa en 1920, en tiempos de Alfonso XIII para su mujer, la reina Victoria Eugenia. De inspiración art-decó y está confeccionada con diamantes y perlas sobre una base de platino. Destaca la flor de lis abrazada por dos grandes brillantes y rematada por una perla y seis roleos vegetales con una perla en cada uno.

La reina eligió un vestido de la española Ana Locking para la ocasión, con cut out en los hombros y un pronunciado tajo en la pierna Fuente: AFP

Según los deseos de la reina Victoria Eugenia, la joya debía pasar de mano en mano entre las reinas. Por eso, después de su muerte quien la usó fue la reina Sofía y se ha contado entre sus tiaras favoritas desde 1975 hasta 2014, cuando el rey Juan Carlos abdicó al trono en favor de su hijo, y el nuevo rey, Felipe VI, se las obsequió a su mujer, la reina Letizia que ahora se animó a usarla quizás en homenaje a su suegra, quien ha posado en incontables ocasiones con ella.

El look de la gala se completó con un vestido digno de alfombra roja de la diseñadora española Ana Locking, de corte sirena, con manga larga y cuello cerrado. El azul noche es un tono recurrente para sus actos más elegantes, pero la sorpresa se encuentra en una suerte de perlas bordadas en relieve y en unos cut-outs estratégicos que desvían la atención a la zona de los brazos y la espalda. Además, el vestido tiene un profundo tajo en la pierna que dejó boquiabierto a más de uno.