Goldie Hawn y Kurt Russell, un romance para toda la vida

Goldie Hawn y Kurt Russell, un romance hollywoodense que logró atravesar el paso del tiempo Fuente: Archivo
18 de abril de 2018  • 00:23

"A ti te debo mi maravillosa vida. Para ponerlo simple, te adoro. Todas las estrellas del cielo y el boulevard no se comparan. No hay nadie con quien deseo estar sino es con Goldie Hawn", le confesó públicamente Kurt Russell a la actriz cuando descubrieron de manera conjunta sus estrellas en el célebre Paseo de la Fama de Hollywood, rodeados de sus hijos y sus nietos. Motivos para festejar, les sobran: llevan 34 años juntos y son una de las parejas más consolidadas en un ambiente, donde el amor suele tener una corta fecha de vencimiento, se los ve siempre unidos y sonrientes, y formaron una familia ensamblada que irradia felicidad. ¿Cuál es el secreto del éxito para una relación estable, duradera y exitosa? "Amor, gratitud, compasión, porque a veces cualquier hombre o mujer puede volver loco a su compañero, diversión, risas y sexo. También ser pacientes con el otro en tanto la monogamia es un compromiso difícil de sostener porque siempre hay tentaciones dando vueltas", declaró Goldie a los medios tras las palabras de amor de su novio. Sí, novio, porque así lo eligieron ya que nunca pasaron por el altar pese a estar muy enamorados e incluso tener un hijo en común. Sin embargo, sus caminos estaban predestinados y pese a las adversidades de los primeros años, no se separaron jamás. En tiempos en los que parece que las historias de amor son sólo ficción, ellos supieron construir la suya. Y hasta ahora, tiene un hermoso final feliz.

Yo no buscaba a nadie, y te vi

Trailer Swing Shift - Fuente: YouTube

01:25

Antes de conocer a Kurt, Goldie estuvo casada con el actor y director Gus Trikonis (de 1969 a 1976) y con Bill Hudson, (de los Hudson Brothers, entre 1976 y 1980). Con este último tuvo dos hijos: Oliver (1976) y Kate Hudson (1979), ambos actores. La separación fue muy dura y puertas adentro, esta exitosa mujer ganadora de un Oscar y un Globo de Oro (como mejor actriz de reparto por su papel en Flor de cactus) e ícono de las comedias de los años 70 y 80, se sentía apagada y sola con dos niños muy pequeños.

Goldie y Kurt coincidieron cuando rodaban la película Una banda loca, loca en 1968. En aquel entonces, ella solo tenía 23 años y estaba a punto de casarse con su primer marido, por lo que pasaron de largo y la vida continuó. Pero volvieron a encontrarse en 1984 protagonizando Swing Shift. Ella ya estaba separada del padre de sus hijos y supuso que Rusell era demasiado mujeriego. Estaba loca de amor por él, pero tenía una coraza protectora, no quería volver a sufrir, hasta que lo vio interactuar en el set de filmación con su hijo (Boston, de su matrimonio con la actriz Season Hubley) y algo cambió en su perspectiva o en sus prejuicios. "Cuando Boston venía, él era tan increíble como padre que me conmovió", recordó Hawn años después. Para ese entonces, ya había caído en sus redes. Kurt se convertiría en un gran padre para los dos hijos de Goldie, y ella fue una madre para el hijo de él. En 1986, para terminar de ensamblar la familia, tuvieron a su primer y único hijo en común, Wyatt Russell. Compañeros en las buenas y en las malas, nunca se casaron. ¿El motivo? Uno bien concreto: los hijos de Goldie se opusieron. "Cuando llevábamos unos 10 años juntos, les preguntamos a nuestros hijos: '¿Qué les parece si nos casamos?'. Y su respuesta fue tajante, nos dijeron: 'No'. El caso es que les encantaba el tipo de relación que teníamos en ese momento, para ellos era perfecta y no querían que el matrimonio lo arruinara todo. Es cierto que hay romances que dejan de funcionar y el matrimonio supone un compromiso muy grande", explicó la artista durante su intervención en el programa de la televisión británica Loose Women.

Full house

Goldie Hawn y Kurt Russell, en la entrega de premios Oscar en 2014 Fuente: Archivo

Goldie no dudó en dejar el glamour de Hollywood y su carrera en pausa para dedicarse por completo a acompañar el crecimiento de su hijo más pequeño y para despedir a su madre que estaba muy enferma. Ausentarse quince años de los sets fue, como ella misma dijo, una elección libre, deseada y voluntaria. "Cuando cumplí 40 años me encontré haciendo las mismas cosas que cuando empezaba. Como soy una mujer eminentemente realista con el paso del tiempo, me hice la gran pregunta: '¿hacia dónde voy ahora?' Cuidé de mi madre hasta el último minuto, luego murió y descubrí que necesitaba hacer un trabajo personal para mí misma. Leí, viajé a la India, conocí al Dalai Lama porque el budismo es la filosofía y religión que he escogido seguir. Cumplir 50 fue una experiencia maravillosa. Pasé una página de mi vida, decidiendo afrontar y cumplir mis sueños con un valor mayor que antes porque no quiero llegar a mi lecho de muerte preguntándome por qué no hice ciertas cosas. Y esas cosas son estar con Kurt y con mis hijos, que son, para mí, lo más importante.(...) Y me quedé en casa y fue un tiempo magnífico, durante el que negocié con la parte de la vida que es más difícil: llegar a los 50, que es cuando te preguntás '¿y ahora, qué?'", contaba en ese entonces en una entrevista con el diario El Mundo.

Hoy disfruta de su familia numerosa y de sus nietos: Rio (hija de Oliver), Bodhi (hijo de Oliver), Ryder (hijo de Kate), Wilder (hijo de Oliver) y Bingham (hijo de Kate). A comienzos de abril, Kate anunció en su cuenta de Instagram que preparen un lugar más en la larga mesa: está esperando a una niña.

En busca de la felicidad

Goldie Hawn y Kurt Russell, siempre juntos, en las buenas y en las malas Fuente: Archivo

Si por algo se caracteriza esta familia es por su buen humor y por moverse en bloque. Dicen presente en estrenos, galas, alfombra roja, homenajes, cumpleaños. ¡Nadie falta! La relación de los hijos de Goldie con Kurt es inmejorable, incluso lo llaman papá. Es la misma Kate Hudson la que no pierde oportunidad para agradecerle a Rusell todo lo que ha hecho por ellos, son habituales los posteos en su cuenta de Instagram junto al hombre que sin ser su padre de sangre cumplió cada una de las funciones como si lo fuese. Su hermano, Oliver, fue más allá y escribió en su cuenta de Twitter en el día del padre "feliz día del abandono" arrobando a su padre biológico, que lo tomó como una provocación y estalló armando un revuelo mediático y exigiendo que se quitaran su apellido. "Son libres. Si llaman padre a otro, que lleven su nombre y no el mío. Soy padre biológico de cinco hijos, pero ahora me considero padre de tres de ellos. No reconozco a Oliver y Kate como hijos míos. Que dejen de usar el apellido Hudson, no son parte de mi vida. Están muertos para mí", disparó el músico en una entrevista con Daily Mail. Luego de lo cual ya nadie salió a contestarle.

La postal familiar completa se repetiría una y otra vez, como cuando en 2005 Hawn presentó su biografía Goldie, a lotus grows in the mud en Los Ángeles y en cada una de sus tradicionales galas benéficas que organiza en Beverly Hills con la intención de recaudar fondos para su programa de ayuda a niños Love In For Kids. Es que la rubia creó la Fundación Hawn mediante la cual desarrollan un programa educativo llamado 'MindUp, con el que fomenta el aprendizaje de técnicas de meditación entre los alumnos de las escuelas primarias de los Estados Unidos. "He dedicado muchos años de mi vida a mi pasión por los niños. Creé este programa que es, sin dudas, uno de los proyectos más exigentes y gratificantes en los que me he embarcado en la vida", declaró.

Budista practicante, sólo busca una cosa en su vida, la felicidad y hacia ese camino lleva a su familia numerosa y a cada niño que se cruza en su camino.

TEMAS EN ESTA NOTA