Suscriptor digital

Tanzania: encuentros cercanos con elefantes en un camping de lujo

Una experiencia única y un sueño cumplido al pie del Kilimanjaro, en el Sinya Camp
Una experiencia única y un sueño cumplido al pie del Kilimanjaro, en el Sinya Camp
(0)
22 de abril de 2018  

El siguiente relato fue enviado a lanacion.com por Federico Caeiro. Si querés compartir tu propia experiencia de viaje inolvidable, podés mandarnos textos de hasta 3000 caracteres y fotos a LNturismo@lanacion.com.ar

El día que nos conocimos jugamos a escribir en un papel los lugares que más deseábamos conocer. Debían estar en orden de preferencia. Los dos escribimos África en el primer lugar.

Un año después cumplíamos nuestro sueño.

Lo vimos apenas traspasamos la aduana en el aeropuerto de Nairobi. Entre miles de caras oscuras se distinguía su enorme sonrisa blanca. En un perfecto inglés nos dio la bienvenida. Además de guía, Abraham era biólogo. Sin perder tiempo tomó el equipaje y nos llevó a la Land Rover beige que nos permitiría adentrarnos en el corazón de África.

En Tanzania es posible ver elefantes difíciles de encontrar en otras partes de África
En Tanzania es posible ver elefantes difíciles de encontrar en otras partes de África

Había llovido y el pequeño avión que iba a llevarnos al Sinya Camp, al pie del Kilimanjaro, no podía descender en la embarrada pista de tierra. Así que dejamos la multitudinaria Nairobi, su tráfico y sus colores, por tierra. La frontera con Tanzania estaba a unas tres horas. La enorme excitación sumada a la entretenida e instructiva charla de Abraham hicieron llevadero el viaje. Además de la posibilidad de observar a la gente apiñada en vetustos camiones, que solo Dios sabe cómo hacían para andar. Una heladera con bebidas frescas nos permitiría paliar el abrasador calor de la sabana africana.

Atravesamos la frontera por un pueblo sin nombre. Un empleado aduanero estampó, sin mirarnos, el sello de una visa que nos costó menos de un dólar. Al rato, Abraham dobló a la izquierda en una huella que pronto se convirtió en campo. La única referencia que teníamos era el inmaculado Kilimanjaro al fondo, una montaña tímida, que pocas veces se deja ver por las nubes, pero que ese día nos recibía con toda su majestuosidad. Desde muchos kilómetros se distinguían los dos cráteres del pico más alto del continente africano, el Kibo y el Mawenzi.

Glamping en la sabana

Luego de cuatro horas a campo traviesa nos detuvimos en un bosquecillo. De la nada aparecieron tres masais vestidos con sus túnicas rojas, uno llevando unas toallas húmedas, otro, unos jugos frescos de alguna fruta tropical. El tercero se encargó de nuestros equipajes.

"Estoy muy excitada, nunca dormí en carpa", me dijo mi mujer.

La carpa tenía una terraza privada, piso de madera, una cama matrimonial con dosel, dos sillas con un escritorio, un lustrado ropero, un antiguo ventilador de techo, baño con agua caliente, un minibar y luz las 24 horas por energía solar.

Recordando mis épocas de mochilero con la Cacique, sonreí para mis adentros.

Los alrededores de la carpa estaban adornados por unos excrementos de un tamaño llamativo. Divertido, se los mostré a mi mujer. "Dejaron ese excremento para impresionarnos, los elefantes nunca pueden estar tan cerca". Pasaron los días y los elefantes no aparecieron por el campamento. Estaba feliz de corroborar mi teoría. Hasta se lo comenté a Abraham, que se limitó a contestarme con una sonriente cara de "ya verás".

Aventura y masajes

Las excursiones se realizaban al amanecer y a la caída del sol. Vimos cientos de aves, leonas acechantes, cebras, hipopótamos, antílopes, chitas cazando jabalíes, hienas, monos saltando de rama en rama con sus bebes en las espaldas y manadas de jirafas en el interior del bosque... sus elegantes cuellos y cabezas emergían de la espesura, como si se tratara de dinosaurios extintos. Pero lo que más disfrutamos fue ver elefantes, enormes machos de más de 50 años e inmensos colmillos, hoy difíciles de encontrar en otros lugares de África, que derriban las acacias amarillas para comer la madera y hojas durante la estación seca. Llegamos a contar más de cien en una sola salida.

Los mediodías eran para los masajes relajantes que nos brindaban musculosos masais en camillas dispuestas una junto a la otra bajo la sombra de una acacia. Y, luego, la siesta. Despertarse a las cinco y andar varias horas en las Land Rover no es para cualquiera. Las duras huellas hacen descubrir dolores desconocidos.

Por las noches, un rico vino junto al fuego era la mejor oportunidad para charlar bajo un cielo estrellado solo roto por la estela de las estrellas fugaces. Pero todo lo bueno tiene un final y después de una semana en ese paraíso llegó el momento de partir. Volvíamos de nuestra excursión matinal cuando Abraham detuvo la camioneta y nos hizo una seña para que guardáramos silencio. Una manada de más de veinte elefantes deambulando entre las carpas me demostró cuán equivocado había estado y me hizo acreedor de la reprimenda de mi mujer.

La pista había secado y ahora sí continuaríamos nuestro viaje en avión, que para aterrizar tuvo que realizar tres vuelos rasantes para que las cebras y ñus dejaran libre la pista. Luego de descargar mercaderías para aprovisionar al campamento, subimos al Twin Otter que nos llevaría al Serengeti. Allí nos esperaba la gran migración, quizás uno de los espectáculos más grandiosos que pueda darnos la naturaleza.

¿Vacaciones con un giro inesperado? ¿Una aventura que marcó tu vida? ¿Un encuentro con un personaje memorable? En Turismo, queremos conocer esa gran historia que siempre recordás de un viaje. Y compartirla con la comunidad de lectores-viajeros. Envianos tu relato a LNturismo@lanacion.com.ar. Se sugieren una extensión de 5000 caracteres y, en lo posible, fotos de hasta 3 MB.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?