Suscriptor digital

Cuchi Leguizamón y Violeta Parra, revisitados con intensidad y pasión

Baraj y Barrientos recrean clásicos del Cuchi Leguizamón y Violeta Parra
Baraj y Barrientos recrean clásicos del Cuchi Leguizamón y Violeta Parra Fuente: LA NACION
Mariana Baraj y Fernando Barrientos reversionan a dos íconos de la música popular a cien años de su nacimiento
Gabriel Plaza
(0)
20 de abril de 2018  

El año 1917 fue clave para la música popular de América Latina. El 29 de septiembre nacía en Salta el Cuchi Leguizamón, autor de himnos del folclore argentino como "Balderrama", "Zamba de Lozano", "La arenosa" y Maturana", entre otras piezas fundacionales de un estilo renovador. Una semana después -el 4 de octubre- nacía en Santiago, Chile, Violeta Parra, un ícono de La Nueva Canción, a partir de obras que marcaron a varias generaciones: "Volver a los 17", "Casamiento de negros", "Arriba quemando el sol", "Maldigo del alto cielo" y "Que he sacado con quererte".

Un siglo después la cantante, compositora y percusionista Mariana Baraj, y el cantante y compositor Fernando Barrientos -artistas que formaron parte de la camada revitalizante de la escena de raíz folclórica de los últimos quince años- tomaron esa obra inagotable para hacerla propia en el disco Cuchi Violeta 100 años, que presentarán mañana, a las 21, en el Teatro Xirgu (Chacabuco 875).

El dúo consigue un trabajo orgánico que respira intensidad en el cruce que se produce entre la voz cruda y la guitarra con cuerdas de acero de Fernando Barrientos, y la naturaleza de una percusión y la voz primal de Mariana Baraj. En el álbum alumbran un puñado de piezas milagrosas que surcaron el siglo manteniendo su fuerza original. "Las canciones de Leguizamón y Violeta son subversivas, incendiarias, perturbadoras y de una belleza oscura. Son artistas inmortales que hacen que este mundo sea mejor", cuentan los creadores del tributo Cuchi Violeta 100 años.

Mariana Baraj tiene una sólida trayectoria plasmada en siete discos fundamentales, desde el debut con Lumbre (2002) hasta Vallista (2015), donde rescató joyas folclóricas y desarrolló una labor original como compositora, secundada por artistas como Lisandro Aristimuño y Fernando Ruiz Díaz. Mientras que Fernando Barrientos es el creador de una obra trascendental en Mendoza y trazó un nuevo horizonte musical junto al guitarrista y compositor Tilín Orozco, a partir de la trilogía de los discos Celador de sueños (2004), Pulpa (2008) y Tinto (2013).

-¿Cómo dialoga la obra del Cuchi y Violeta con la música que se produce actualmente?

Mariana Baraj: -Son artistas con una obra que se va resignificando todo el tiempo. En la actualidad es abordada por músicos de diferentes géneros. Es una semilla que echó raíces y seguirá dando frutos en generaciones venideras, porque es una gran fuente a la que uno siempre puede ir a beber.

Fernando Barrientos: -Las grandes obras de arte conviven en todos los tiempos. Es como la música popular de 1800, las grandes obras del jazz y la música clásica que nos han dejado piezas increíbles. Las canciones de Cuchi y Violeta son parte de esa configuración universal que nos identifica.

-¿Qué puntos de contacto encontraron entre dos figuras tan fuertes y distintas?

Baraj: -Así como tienen muchas diferencias tienen muchos elementos en común con la raíz folclórica, que se mantiene todo el tiempo. Ambos tienen una carga muy fuerte con la identidad, que hace que al día de hoy sus canciones se sigan cantando.

-¿Con una obra tan vasta cómo definieron el repertorio?

Barrientos: -El punto de partida fue cómo nos sentíamos nosotros cantando ciertas canciones. Los habíamos escuchado mil veces y empezamos a seleccionar a partir de lo que resonaba en nuestro corazón. Hicimos un casting impresionante. Elegimos las mejores, las que nos decían cosas a nosotros y las que nosotros también le podíamos decir cosas a la canción.

Baraj: -Nos quedaron grandes canciones afuera, pero priorizamos lo emocional.

-¿Qué recuerdos personales tienen con estas canciones?

Baraj: -Mis primeras canciones de Violeta las descubrí con el disco de Mercedes Sosa. Pero en la escuela aprendí a cantar "La petaquita" de Violeta, que está muy ligada a mi infancia, y "Zamba de Lozano", que a través de mi padre me acompaña desde siempre.

Barrientos:- A los 13 años Violeta no me copaba tanto hasta que mi viejo me dijo: "Escuchá las letras, güevón". Al Cuchi lo recuerdo por el Dúo Salteño, algo inolvidable. Cuando los escuché sentí que mi vida ya no iba a ser igual. Estas canciones te mejoran como persona.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?