El coleccionista peruano, un modelo de exportación

La feria Parc atrae coleccionistas de distintos países; pocos son argentinos
La feria Parc atrae coleccionistas de distintos países; pocos son argentinos Crédito: Gentileza Parc
Celina Chatruc
(0)
20 de abril de 2018  

LIMA.- Alberto "Tito" Rebaza parece tenerlo todo. A los 51 años, este apuesto peruano formó una hermosa familia, es socio en un estudio de abogados y dueño de una incalculable colección de obras de arte latinoamericano. Y, además, es generoso. Junto a su casa creó una residencia para que artistas de otros países puedan dedicarse tranquilos a su obra, durante meses.

"La intención es que se conecten con la escena local y se conviertan en embajadores del arte peruano", dijo con sencillez a LA NACION en el Museo de Arte de Lima (MALI), donde es miembro del Comité de Adquisiciones. Como si esto fuera poco, acaba de ser jurado del premio que distinguió a la galería venezolana ABRA en la flamante sección dedicada a artistas jóvenes en Parc, la feria de arte contemporáneo dirigida por Diego Costa Peuser, y mañana recibirá en su casa a decenas de invitados VIP.

El coleccionista Alberto Rebaza en la entrega del premio a la galería Abra de la sección Next, en Parc
El coleccionista Alberto Rebaza en la entrega del premio a la galería Abra de la sección Next, en Parc Crédito: Gentileza Parc

Abierto, curioso, comprometido, perserverante. Dispuesto a apoyar y difundir el arte de su país, pero también a aprender sobre lo que no conoce. Así podría definirse la figura del coleccionista peruano promedio según los galeristas argentinos que participan hasta el domingo en esta ciudad de la sexta edición de Parc. Y que, a la hora de realizar comparaciones con la escena local, encontraron similitudes entre Rebaza y el cordobés José Luis Lorenzo.

Lo triste es que en la Argentina aún no hay muchos como él. Quedó demostrado anteanoche, cuando cientos de invitados especiales asistieron a la inauguración en el Museo de Arte Contemporáneo de Lima. "Además de los locales, vienen noventa coleccionistas de otros países", anunció entusiasmado el editor de Arte Al Día.

Los visitantes argentinos, sin embargo, se contaban con los dedos de una mano. Y cuando compran, confesó con vergüenza el director de una galería porteña, muchos de ellos "piden descuento del 50 por ciento, cuotas para pagar el otro cincuenta y hay que llamarlos para cobrarles".

Obra de Liliana Porter en el stand de la galería Espacio Mínimo
Obra de Liliana Porter en el stand de la galería Espacio Mínimo Crédito: Celina Chatruc

Esta actitud ya no sorprende a los once galeristas que pagaron miles de dólares para traer hasta aquí obras de artistas argentinos, que despertaron el interés de inversores de Perú, Chile, Colombia y Brasil. La participación nacional se amplía incluso gracias a galerías de otros países como la española Espacio Mínimo y la chilena Prima, que exhiben obras de Liliana Porter, Julio Le Parc y Luis Tomasello, entre otros.

Con acento extranjero, un hombre preguntó en el stand de Quadro por una pintura de Lucía Delfino que ya se había vendido. El galerista confirmó su intuición: esta joven artista platense también llamó la atención del argentino Jorge Pérez, el principal mecenas del Pérez Art Museum Miami, en la última edición de Pinta Miami.

Diego Costa Peuser, director de Parc, con una instalación de Marcela Marcuzzi
Diego Costa Peuser, director de Parc, con una instalación de Marcela Marcuzzi Crédito: Celina Chatruc

En el stand ubicado justo enfrente, de la galería porteña Del Infinito, Julián Mizrahi explicaba por qué trajo obras de Karina Peisajovich, artista representada por Vasari. "Venimos a Lima hace casi diez años; fuimos testigos del crecimiento del mercado -dijo a LA NACION-. Vendemos acá durante todo el año. Como en los últimos meses hubo interés en varias obras de Rogelio Polesello, ahora presentamos otras suyas posteriores con investigaciones cromáticas similares de una artista contemporánea, aunque sea de otra galería, porque nos importa la relación con el coleccionista a largo plazo".

El arte es un "ecosistema orgánico" en el que las galerías y las ferias cumplen un rol fundamental en la promoción de los artistas, recordó anteayer en el auditorio de Parc Manuela Moscoso, curadora del Museo Rufino Tamayo de México y de la sección Solo Projects de esta feria limeña. Pero ese esfuerzo no sería suficiente si nadie comprara obras, y cada vez parece haber más necesidad de ampliar la demanda.

Sobra entusiasmo en esta ciudad donde las actividades paralelas son aún más intensas que la feria -a pesar del tráfico que vuelve imposible la puntualidad- y hasta los restaurantes preparan menús especiales para la ocasión. Con el boom económico de los últimos años llegaron las mudanzas y los nuevos ricos, que no tienen vergüenza de buscar una obra que combine con el sillón del living.

Pero también están dispuestos a aprender y abren las puertas de sus casas para compartirlo, como lo hicieron ayer las hermanas Miki y Hadas Ivcher en sus departamentos vecinos del exclusivo barrio de San Isidro. Una ofreció el almuerzo con pisco y ceviche; la otra, el postre con suspiro limeño.

Obra de Teresa Giarcovich, exhibida por la galería Piedras en la sección Next
Obra de Teresa Giarcovich, exhibida por la galería Piedras en la sección Next Crédito: Gentileza Piedras

En otra escala se encuentra la colección de Eduardo Hochschild, distinguido por ARCO con el Premio A al coleccionismo el año pasado en Madrid, donde exhibió parte de su acervo. Meses después, convocó como curador del mismo nada menos que al venezolano Luis Pérez Oramas, que hasta entonces había trabajado durante 14 años en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

¿Qué hay que saber para ser un buen coleccionista? "Primero, invertir más tiempo que dinero", responde Rebaza a LA NACION. Visitar galerías, ferias y museos para "desarrollar el propio gusto". Y agrega otros consejos que considera igualmente importantes: "apoyar el mercado local, comprar lo que a uno le guste sin especular y sin dejarse arrastrar por las estrellas del momento, y convivir con el arte". Según él, las piezas que compra no sólo están colgadas en sus oficinas, donde "aportan frescura", sino también en el gimnasio, en los baños y hasta en los armarios de su casa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.