Suscriptor digital

Reseña: Fractura, de Andrés Neuman

La fortaleza que anida en las grietas
Verónica Boix
(0)
22 de abril de 2018  

Yoshie Watanabe vive de manera apacible su vejez en Japón. O eso aparenta. Un terremoto quiebra las capas de su memoria: del olvido voluntario afloran los recuerdos de su niñez en Hiroshima y Nagasaki. Sobreviviente de dos tragedias, está a punto de atravesar la tercera: el accidente de la central nuclear de Fukushima. Lo que podría ser el argumento, en verdad es solo el punto de partida de Fractura, novela en la que Andrés Neuman (Buenos Aires, 1977) intenta construir, a partir de los restos del dolor, la materia del amor, la soledad, la resiliencia.

Pero no es una novela sobre el horror, sino sobre la capacidad de rearmarse como si los sentidos fueran los trozos de un vaso roto, reparado con oro. En las grietas anida la fortaleza. Esa idea se refleja en la escritura de Neuman: Watanabe surge con un matiz nuevo a la luz del juego de miradas que forman cuatro mujeres que conoció en su vida, un periodista argentino y el narrador que lo sigue de cerca. El ritmo y la cadencia de cada una de ellas se entrelazan en una música que, como en las buenas canciones, se instala en el cuerpo y abre la intuición. Por momentos, sin embargo, la potencia lírica de las frases, en su anhelo de perfección, puede resultar algo opaca.

"Nada pasa en un solo lugar, todo pasa en todas partes", piensa Watanabe y el sentido profundo de esa idea atraviesa su presente y su pasado, se concentra en las escaleras del subterráneo, una buhardilla o los banjos viejos que coleccionaba en París como las heridas capaces de evocar, mejor cualquier explicación, su mundo interior.

Fractura

Por Andrés Neuman.

Alfaguara. 492 páginas, $ 469

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?