Investigan a un dirigente de la AFA por casos de pedofilia en la pensión de Avellaneda

Javier "Pipo" Marín integra el comité ejecutivo y es vicepresidente de Acassuso; ayer fue notificado de la acusación en su contra y se convirtió en el séptimo sospechoso por los abusos a adolescentes
Javier "Pipo" Marín integra el comité ejecutivo y es vicepresidente de Acassuso; ayer fue notificado de la acusación en su contra y se convirtió en el séptimo sospechoso por los abusos a adolescentes Fuente: Archivo
Gustavo Carabajal
(0)
20 de abril de 2018  

Un vocal del comité ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino ( AFA ) fue imputado en la causa en la que se investigan los abusos sexuales contra nueve futbolistas que se desempeñan en las divisiones inferiores de Independiente.

Según fuentes judiciales, el imputado fue identificado como Javier "Pipo" Marín, quien actualmente se desempeña como vicepresidente del club Acassuso. Ayer, el importante dirigente de la AFA se presentó en forma voluntaria en la fiscalía de Avellaneda donde fue notificado de la acusación en su contra y le comunicaron que era investigado en el sumario por presunto "abusos de menores en concurso con corrupción de menores y grooming".

Después de declarar ante la fiscal María Soledad Garibaldi, el dirigente deportivo se retiró del edificio del Polo Judicial de Avellaneda debido a que no quedó detenido. Antes de abandonar la fiscalía, Marín tuvo que entregar su teléfono celular, que quedó bajo la custodia de los funcionarios del Ministerio Público.

Antes de que le tomen la declaración informativa, el funcionario de la fiscalía le explicó al dirigente cuáles eran los derechos y garantías que tenía como imputado de un proceso penal, y le describió los hechos por los que fue acusado. En la declaración informativa los imputados no tienen la obligación de decir la verdad, el hecho de que no declaren no implica una presunción de culpabilidad y además, no pueden declarar en contra de sí mismos. En definitiva, se trata de una instancia previa a la indagatoria y no implica un procesamiento, solo determina la notificación de la formación de un expediente en su contra, por tal motivo no fue detenido.

La imputación contra Marín, muy vinculado con la designación de árbitros para los torneos de las categorías del ascenso del fútbol argentino, se fundó en que su número de teléfono aparecería entre las 60 comunicaciones de los celulares de algunos de los chicos alojados en la pensión de Independiente, en Villa Domínico.

Además, habría una comunicación con el árbitro Martín Bustos, el primero de los seis sospechosos en ser detenido por su presunta responsabilidad en los abusos sexuales contra menores futbolistas de Independiente.

"Es verdad que conocí a algunos de los imputados en esta causa a raíz de mi actividad en el fútbol y es cierto que tengo una llamada con Martín Bustos, pero eso fue porque también soy el nexo entre la AFA y los árbitros", expresó Marín a la agencia Télam, tres días antes de su presentación ante la Justicia.

"Yo no tengo nada que ver con la causa y estoy a derecho porque soy absolutamente inocente. Por eso me pongo a disposición de la Justicia para lo que se disponga. Por eso cuando pasó lo que pasó con Bustos lo llamé inmediatamente para decirle que me ponía a su disposición para lo que fuese necesario, pero después nunca más hablé con él", aseguró.

Marín, de 39 años, fue presidente de la mesa directiva de la Primera B Metropolitana.

Un episodio revela la influencia de Marín en el fútbol argentino. Se desempeñó como veedor de la Conmebol en el partido que, el 14 de mayo de 2015, jugaron Boca y River por la Copa Libertadores en la Bombonera. Fue el partido que se suspendió porque un grupo de barrabravas de Boca arrojó gas pimienta contra los jugadores de River. A raíz de ese incidente, la Conmebol le dio por perdido el partido a Boca y River pasó a los cuartos de final.

Instancia decisiva

Además del árbitro Bustos, la investigación por los abusos contra futbolistas de Independiente tiene otros cuatro detenidos: el relacionista público Leonardo Cohen Arazi; Juan Manuel Díaz Vallone, Alejandro Dal Cin y Silvio Fleyta. Hace una semana fue apresado el ingeniero agrónomo y representante de jugadores juveniles Alberto Amadeo Ponte, quien fue acusado de grooming. Es el único de los seis sospechosos apresados, imputado de grooming. Mientras que el primer abogado de Bustos quedó preso por encubrimiento, por haber roto a martillazos el celular de su cliente.

Entre mañana y el lunes, la fiscal Garibaldi y su equipo de colaboradores deben terminar de revisar todas las pruebas acumuladas en un mes de investigación y decidir si piden los procesamientos con prisión preventiva contra los acusados.

Aunque todavía faltan las conclusiones de los peritajes realizados sobre los teléfonos de los menores que fueron víctimas y los análisis de las llamadas y de las filmaciones encontradas en los departamentos allanados, los representantes del Ministerio Público cuentan con las declaraciones testimoniales de nueve víctimas en cámara Gesell, la prueba más importante.

Cronología del escándalo

  • 21 de marzo: El encargado de la pensión de Independiente denunció que uno de los menores dijo que un grupo de adultos le pagaban para tener sexo.
  • 28 de marzo: Detuvieron al relacionista público Leonardo Cohen Arazi. Su teléfono aparecía en el listado de cuatro celulares de sospechosos que los contactaban a través de redes sociales para tener sexo.
  • 12 de abril: Encontraron grabaciones en un hotel alojamiento y se intenta determinar si las víctimas aparecen en esos videos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios