Un "cazador" que no se olvida de la AMIA

Jaime Rosemberg
Jaime Rosemberg LA NACION
(0)
20 de abril de 2018  • 02:00

Sentado en un mullido sillón en el lobby del hotel Sheraton, en Lima, Shimon Samuels recuerda una frase de su antiguo jefe, célebre cazador de nazis Simón Wiesenthal, que sobrevivió a los campos de concentración y se dedicó sin pausa a dar con los miembros del Tercer Reich responsables del genocidio hasta su muerte, en 2005.

"El decía que lo que empieza con los judíos, nunca termina con los judíos", sostiene Samuels, británico de nacimiento y que desde 1981 se desempeña como director de Relaciones Internacionales del centro que lleva el nombre de Wiesenthal, y sede central en París. Es un verdadero trotamundos y el representante de una organización que pasó de buscar nazis escondidos en Europa o Latinoamérica a ocuparse del antisemitismo y las violaciones a los derechos humanos, aquí y allá.

Samuels llegó a la Cumbre de las Américas en la capital peruana para, entre otras gestiones, encontrarse con los presidentes Michel Temer (Brasil) Tabaré Vázquez (Uruguay) y quejarse por la recepción que ambos le dieron la semana pasada al canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif. Cinco ex funcionarios de ese país están buscados por Interpol y fueron acusados por la justicia argentina de haber participado del atentado a la sede de la AMIA en Buenos Aires..

La respuesta que le dieron Tabaré y Temer no fue significativa, resume Samuels, que prefiere quedarse con lo que considera positivo: la crítica a Irán que salió de boca del titular de la OEA, Luis Almagro. "Nos dijo que Irán tiene que reconocer su responsabilidad en el atentado, y que no es aceptable negar el Holocausto" como lo hace Irán, dice con voz muy firme.

En Uruguay, y también en Brasil, criticaron la "intromisión" del centro en asuntos internos de esos países. "¿Y no se meten a caso en la política interna de Israel a cada minuto? Se trata de un derecho que tenemos, y también una obligación", contesta, sin sonreír.

El atentado a la AMIA, y su eventual resolución, le preocupa a Samuels casi tanto como la creciente ola de antisemitismo en Francia y Gran Bretaña. "Pero el de la AMIA es un caso especial, porque en ningún otro lugar del mundo se emitieron órdenes de captura contra funcionarios iraníes", destaca.

¿Habrá alguna vez condena para los perpetradores del atentado de julio de 1994, cuando murieron 85 personas? "No lo creo, no soy optimista. Pero sí es una satisfacción que (los acusados) no puedan ir tranquilos a comer a París, o a Ginebra a chequear su cuenta bancaria", ironiza. Le gusta la idea esbozada por el ex titular de la UFI-AMIA Mario Cimadevilla, de realizar un juicio en ausencia a los iraníes acusados. "Pero no veo voluntad política de hacerlo", se resigna.

Antes de irse, Samuels prefiere hablar de proyectos que lo entusiasman como la gestión del centro ante la Unesco (con sede en París) para que Moisesville, la primera colonia judía en Santa Fe, sea considerada patrimonio de la humanidad. "El gobierno argentino nos apoya, estamos recién al inicio del camino", sostiene.

Y a pesar de estar "preocupado" por el antisemitismo en el mundo, deja un ejemplo esperanzador. "El ataque al supermercado kosher de París (en enero de 2015, cinco muertos y cuatro heridos) fue hecho por un musulmán, pero hubo otro musulmán que trabajaba allí y que salvó a 15 personas escondiéndolas en una heladera", cuenta. "Hay héroes por todos lados, como los que escondían judíos durante el régimen nazi. Sólo hay que buscarlos", reflexiona.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.