Daisy, el nuevo robot para reciclar iPhones

Lo presentó Apple anticipándose al Día de la Tierra
Lo presentó Apple anticipándose al Día de la Tierra Crédito: APPLE INC
Ariel Torres
(0)
21 de abril de 2018  

Construir un teléfono celular es complicado. Pero deshacerse de uno no es para nada sencillo. Bueno, se lo puede tirar a la basura, pero esto tendrá un impacto negativo sobre el medio ambiente y, para sumar al insulto la humillación, se perderán varios componentes costosos y difíciles de obtener.

Así que es verdad, Apple no sólo hace teléfonos. También los desarma. No lo hace manualmente. En cambio, tiene un robot que desarma iPhones y separa sus componentes. Ahora, anticipándose al Día de la Tierra (que se celebra mañana) pressentó una nueva versión del robot desrmador. Se llama Daisy.

El nombre está relacionado con la primera canción que aprende a cantar HAL 9000, la computadora de abordo 2001: Odisea en el espacio, y que repite durante la escena en la que es desactivada por el astronauta David Bowman, cuando su consciencia artificial ya está casi completamente apagada. Esa canción es Daisy Bell, del compositor inglés Harry Dacre.

Anécdotas y guiños aparte, y al revés de lo que se ha dicho, Daisy (o, para el caso, su antecesor, Liam, de 2016) no tienen por función destruir iPhones. Eso sería relativamente fácil con cualquier trituradora estándar.

Lo que vuelve notables a estas máquinas es que en realidad desarman minuciosamente los iPhone y separan las partes que pueden reciclarse. El video, asombroso, está en la página de Apple en la que dieron a conocer esta noticia.

Junto con la presentación del nuevo desarmador serial, o sea, Daisy, Apple anunció que hará una donación por cada iPhone que sus clientes entreguen para su reciclado a la compañía hasta el 30 del actual mediante el programa Apple Give Back. El dinero irá a la organización sin fines de lucro Conservation International, fundada en 1987.

La movida supone una intención ecológica, porque la industria digital tiene un fuerte impacto sobre el medio ambiente, en especial por la cantidad demencial de basura electrónica que producimos.

Es decir, está muy bueno cambiar el celular cada año, ¿pero qué ocurre con los que descartamos? No pensamos en eso, pero alcanza con mirar las cifras de venta para imaginar la enormidad de basura electrónica que estamos produciendo. Es, de hecho, una de las grandes deudas pendientes de esta actividad que ha cambiado el mundo, pero que tiene un costo importante para el medio ambiente.

Paradójicamente, algunos de los elementos que más contamina volver a producir son también los más costosos. Y pueden reciclarse. Por lo que Apple también obtiene un provecho al invertir en Daisy y toda la tecnología que lo (¿la?) rodea.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.