Sofía Rei lleva las canciones de Jorge de la Vega a Nueva York

A 50 años de la edición de El Gusanito en Persona, el disco de culto de Jorge de la Vega, la cantante argentina Sofia Rei, junto al guitarrista venezolano Juancho Herrera, revisitan sus canciones, desde una perspectiva contemporánea, en el auditorio del Americas Society.
A 50 años de la edición de El Gusanito en Persona, el disco de culto de Jorge de la Vega, la cantante argentina Sofia Rei, junto al guitarrista venezolano Juancho Herrera, revisitan sus canciones, desde una perspectiva contemporánea, en el auditorio del Americas Society. Crédito: Pablo Astudillo
Humphrey Inzillo
(0)
20 de abril de 2018  • 17:57

En el año en que se celebra el cincuentenario de la edición original de El Gusanito en Persona, el disco de culto editado por el mítico sello Olympia que grabó el artista plástico Jorge De La Vega -fundador del Grupo Nueva Figuración, junto a Luis Felipe Noé, Rómulo Macció y Ernesto Deira-, sus canciones sonarán esta noche en Nueva York, ciudad que el pintor frecuentó a mediados de los 60. Será en el auditorio del Americas Society, en el 680 de Park Avenue, en un concierto especialmente comisionado a la cantante argentina Sofía Rei y el guitarrista venezolano Juancho Herrera por la Americas Society and The Council of Americas, con apoyo de la Fundación MetLife y el departamento de Asuntos Culturales de la ciudad de Nueva York.

"La mayoría de la gente conoce a de la Vega por su obra plástica. Y nosotros, sin embargo, entramos por la música. No lo conocíamos y, para ser honestos, al principio no le dimos la dimensión que le estamos dando ahora, después de meternos mucho más a fondo en la música, en las letras y en apreciar su obra en conjunto", confiesa Sofía Rei, radicada en Nueva York desde 2005, colaboradora habitual de artistas de vanguardia como John Zorn y Marc Ribot.

"Definitivamente, su trabajo requiere de varias audiciones. Uno escucha la melodía y va entendiendo el espectro sonoro en el cual el se manejaba en ese momento. Es como una de esas muñecas rusas, que al abrirlas uno se va encontrando con otras más pequeñas", ejemplifica Herrera.

Acompañados por el bajista venezolano Bam Bam Rodríguez y el baterista tucumano Francisco Pina, Rei y Herrera arreglaron cinco canciones cada uno. "Cada quién lo llevó al universo que le tendió la información de la música original. Y también la onda que queríamos recrear. Nos llevó a una cantidad de estilos bastante locos y diversos, desde el punk rock a la cueca chilena, al candombe , ritmos afro colombianos, experimentos electrónicos. Hay algunas partes donde usamos looperas, y una cantidad de efectos para la guitarra, las voces, sintetizadores. Y también tiene un componente de jazz, un background musical que compartimos todos", explica Rei.

Sin apartarse del formato canción, El Gusanito en Persona aborda distintos lenguajes musicales: jazz, psicodelia, cierta atmósfera latinoamericana. "De la Vega estaba conectado a lo que estaba sucediendo musicalmente en ese momento. Y en sus pinturas también se ve a la gente cantando, zapando. Un buen retrato de los 60", dice Herrera. Y agrega: "Personalmente, me imaginé qué música haría Jorge en este momento. De algún modo, todos los ritmos que menciona Sofía son los que están presentes, ahora, en la música de la ciudad."

Multiplicidad de miradas

De la Vega fue revisitado recientemente por Francisco Garamona (que el año pasado lanzó un vinilo con Juan Ravioli y portada diseñada por Mondongo), Leo Maslíah (que en 2006 grabó un álbum para la serie Raras Partituras que editaba la Biblioteca Nacional) y el grupo Viajantes, que en 2009 grabó una versión de "La Hora de los Magos" con un seleccionado que incluía a Daniel Melingo, Marcelo Moura, Palo Pandolfo, Jorge Serrano, Litto Nebbia, Miguel Zabaleta, Andrés Calamaro, Miguel Cantilo, Horacio Fontova y Fito Paez. Pero, también, fue versionado por sus contemporáneos, como Nacha Guevara y Federico Manuel Peralta Ramos. Y, a modo de liner notes, El Gusanito. incluía un manuscrito de Manuel Mujica Lainez: "A Jorge de la Vega lo conocí muchachito, gusanito, guitarrero y cantor (o mejor dicho guitarreando y canturreando), y me maravillé. Luego lo conocí gusano, pintor y pintorazo, y me maravillé. Y ahora lo encuentro a toda orquesta, gusanón, componiendo y cantando, y me maravillo al observar lo que antes presentí, o sea hasta dónde este fascinante fabulista musical, es uno que pinta al cantar, que canta al pintar, inventor incansable de maravillas, pintor del aire".

"La música y las letras de Jorge de la Vega parecen un experimento, medio collage, donde se nota que no le importa mucho la barrera estilística. Por eso nos sentimos tan identificados", dice Sofia Rei.

De todos los aspectos de su obra, Sofia Rei destaca las letras. "Pero también el sentido del humor y una capacidad para pintar un cuadro musical de situaciones que se vivían en esa época. Y la vinculación de la música de él con las artes plásticas tiene que ver con eso. Me parece que tenía la capacidad de sintetizar una cantidad de estímulos de distintos orígenes. Desde lo estilístico, pero también desde lo global y lo local: porque vivió en París y en Nueva York, pero a la vez nunca dejó de ser muy argentino. Su música y sus letras parecen un experimento, medio collage, donde se nota que no le importa mucho la barrera estilística. Por eso nos sentimos tan identificados. Nos alegra enormemente haber hecho este descubrimiento", celebra. Y aunque el proyecto nació para el concierto puntual de esta noche, aspiran a presentarlo en la Argentina y, quién sabe, editarlo en un futuro no muy lejano.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.