Doble inauguración en Proa

La fachada de Proa 21 con el logo diseñado por el estudio inglés Spin
La fachada de Proa 21 con el logo diseñado por el estudio inglés Spin
Daniel Gigena
(0)
21 de abril de 2018  

Una inauguración doble tendrá lugar hoy en La Boca. Fundación Proa abre una muestra de origen internacional sobre fotografía argentina y, un hecho trascendental para el ecosistema artístico local, estrena una nueva sede concebida como espacio de creación y experimentación. Ubicada a cien metros de Proa, sobre la avenida Pedro de Mendoza, Proa 21 se embarca en un proyecto orientado ciento por ciento al arte contemporáneo. Con dos salas y un enorme solar, ocupa lo que fue el depósito de Proa, que ahora está resguardado en contenedores en un jardín al aire libre. "Una vez que terminó el ciclo de Espacio Contemporáneo, que fue de 2009 a 2017, quisimos ampliar esas experiencias en un nuevo lugar", dice Adriana Rosenberg, directora de Fundación Proa.

El lugar elegido tiene historia. En las primeras décadas del siglo XX fue la base de operaciones del grupo El Bermellón, integrado entre otros por José Luis Menghi y Víctor Cunsolo, y entre 1922 y 1955, se establecieron allí los estudios de Benito Quinquela Martín, Miguel C. Victorica y Fortunato Lacámera.

Enfocada en el aspecto procesual del arte (lo que habitualmente se denomina " work in progress"), Proa 21 cuenta con el asesoramiento de Santiago Bengolea, que estuvo al cuidado de Espacio Contemporáneo. Junto con Rosenberg, eligió a los seis artistas menores de cuarenta años que exponen en el jardín. José Luis Landet, Sofía Bohtlingk, Nicolás Bacal, Franco Basualdo, Juan Sorrentino y Nicolás Vasen crearon obras para ser expuestas a la intemperie y resistir incluso la sudestada. "Sueño con que se convierta en un lugar de encuentro de los artistas", expresa Bengolea.

Rosenberg y Bengolea, artífices
Rosenberg y Bengolea, artífices

Leandro Katz fue convocado para estrenar las salas de Proa 21. En Proyecto para El día que me quieras, el artista nacido en 1938 expone un audaz trabajo conceptual sobre un episodio de la historia latinoamericana: el asesinato del Che Guevara en Bolivia. Las fuentes utilizadas por Katz son paradojales. Muchas de ellas provienen de libros publicados por militares bolivianos que se atribuyeron la captura del Che en la selva. De esos materiales, Katz tomó imágenes que luego, en el laboratorio, convirtió en efigies de estandartes. "Mezclé el estilo de imágenes crudas con un refinamiento museológico", dice el artista a LA NACION. La serie de fotografías de Freddy Alborta, el profesional boliviano que sacó las imágenes del cadáver del Che, se muestra completa por primera vez en La Boca y también en el Museo de Arte Contemporáneo de México. La exposición incluye una entrevista al antropólogo Alejandro Incháurregui, que integró el equipo que halló la tumba clandestina del Che, y una serie de dibujos ampliados de los rostros de los militares que truncaron la última experiencia guerrillera de Ernesto Guevara.

Un siglo y medio de historia en fotos

A la "nave nodriza" de Fundación Proa arriba una exposición de fotografía argentina originada en Estados Unidos. Fotografía argentina 1850-2010: contradicción y continuidad es parte de un programa de arte latinoamericano nacido en Los Ángeles, que se realizó entre septiembre de 2017 y enero de 2018 en más de 70 instituciones culturales en el sur de California, por iniciativa del J. Paul Getty Museum. "La muestra porteña está adaptada", dice Rodrigo Alonso, curador argentino. Esa adaptación significó una reducción. "Mantuvimos a todos los artistas incluidos pero se exhiben menor cantidad de obras", agrega. En el museo californiano, se destinaron ocho salas para la muestra. En Proa, cuatro.

En el recorrido trazado en cuatro núcleos temáticos, se superponen épocas de la fotografía nacional y se evidencia la cristalización de un imaginario signado por la inmigración, la irradiación urbana, la violencia política y la reflexión sobre el arte de la imagen. Grete Stern, Horacio Coppola, Adriana Lestido, Santiago Porter, Nuna Mangiante y Gustavo Di Mario son solo algunos de los autores de esos capítulos de historia fotográfica.

"El origen de la muestra fue un proyecto de fotografía latinoamericana -dice la curadora Idurre Alonso-, pero nos decidimos por la Argentina por varios motivos". Uno fue el desconocimiento que el público de Los Ángeles tenía sobre nuestro país. En la muestra original, debieron colgar un mapa para ilustrar a los espectadores flojos en geografía. "Otro motivo es la calidad y la generosidad de los artistas argentinos", acota.

Si bien la muestra destila cierto didactismo, fue repensada para el público local. Trabajos de Oscar Bony, Eduardo Antonio Vigo, Hugo Aveta, los grupos Etcétera y Escombros, entre otros, revelan la impronta de los cambios sociales, políticos y estéticos en el modo de mirar desde la Argentina y en la forma en que el país es percibido desde el extranjero.

Agenda

En Proa (avenida Pedro de Mendoza 1929), Fotografía argentina 1850-2010: Contradicción y continuidad, hasta el 9 de julio.

En Proa 21 (avenida Pedro de Mendoza 1829), Proyecto para El día que me quieras, de Leandro Katz, y seis obras site-specific de seis jóvenes artistas argentinos.

Las 4 diferencias

Proa

-Grandes exposiciones internacionales

-Mayor logística y estructura

-Parámetros museológicos

-Se paga entrada

Proa 21

-Laboratorio de arte contemporáneo

-Presupuestos modestos

-Comité de seguimiento de los proyectos

-Entrada libre y gratuita

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.