El dirigente imputado negó tener vínculos con Bustos

Javier Marín, vicepresidente de Acassuso, aseguró que solo habló una vez con el árbitro detenido por corrupción de menores
(0)
21 de abril de 2018  

El dirigente de la AFA Javier "Pipo" Marín, imputado en la causa que investiga abusos a jugadores de las divisiones inferiores de Independiente, aseguró ayer que conoció a uno de los acusados, el árbitro Martín Bustos, la noche anterior a su detención y que se comunicó con este una única vez, cuando trascendió que lo buscaba la Justicia. "Lo había conocido a Bustos la noche anterior en una reunión de árbitros", dijo Marín en declaraciones a TN.

"Yo lo llamé el 22 o 23 de marzo, no recuerdo bien la fecha, pero fue el mismo día que surgió la noticia (sobre la orden judicial para la detención de Bustos)", precisó el vicepresidente del Club Acassuso, y aclaró que decidió llamar al sospechoso de abuso de menores porque el árbitro "es un empleado de la AFA" y él es miembro del comité ejecutivo de esa entidad.

Marín negó que hubiera existido una llamada previa con Bustos. "Hablé con él al otro día de la cena, fue la única vez", insistió y sostuvo que no conoce a ninguno de los otros seis detenidos de la causa.

Marín se presentó anteayer en forma espontánea en la UFI 4 de Avellaneda, a cargo de la fiscal María Soledad Garibaldi, donde entregó su aparato telefónico y se puso a disposición de la investigación por los abusos a juveniles de Independiente, informaron fuentes judiciales, quienes señalaron que su situación es de "imputado, no procesado".

Hace dos días, Marín se identificó públicamente tras informaciones surgidas en las que pese a no nombrarlo directamente, sino por algunos apodos y descripciones, lo involucraban en los casos de abusos denunciados en el club Independiente.

Es que la Justicia sospecha que podría ser quien aparece identificado como Ballena en varios de los celulares de los chicos abusados, según consignó Télam.

Sobre su declaración ante la fiscal Garibaldi, a cargo de la investigación, Marín aseguró: "Decidí presentarme porque trascendió mi nombre toda esta semana, era lo correcto. Le manifesté mi voluntad de estar a disposición".

Y agregó: "La estoy pasando mal, mi cara está en el noticiero desde la mañana, yo tengo un hijo adolescente".

Trascendió, por otra parte, que la fiscal Garibaldi intentará extender la prisión preventiva de los sospechosos, ya que pasado mañana vence el plazo legal para decidir si estos son liberados o no de acuerdo con las pruebas acumuladas en el expediente.

Además del árbitro Bustos, están detenidos Leandro Cohen Arazi, relacionista público; Juan Manuel Díaz Vallone, representante de futbolistas de la zona sur de la provincia de Buenos Aires; Alejandro Carlos Dal Cin, organizador de torneos de fútbol; Silvio Fleyta, un estudiante que se sospecha estaba encargado de hacer el nexo con los menores abusados, y Alberto Ponte, quien se dedicaba a la compraventa de jugadores y está acusado por el delito de grooming o acoso de menores por las redes sociales.

Allanamiento en River

En tanto, la División de Delitos contra la Integridad Sexual de la Policía de la Ciudad allanó ayer los servicios médicos del club River en el marco de la causa por abuso sexual que la ONG Avivi presentó en la fiscalía de Saavedra, informaron fuentes policiales.

La investigación fue iniciada a comienzos de abril por la fiscalía a cargo de José María Campagnoli y la causa está en el Juzgado en lo Criminal y Correccional N° 27, que subroga la jueza Yamile Bernan.

Se trata del segundo allanamiento a la institución de Núñez, tras el operativo del 3 de abril en busca de registros de deportistas entre 2004 y 2011. En ese período se habrían producido los abusos denunciados por la ONG Avivi de dos menores en la pensión de fútbol amateur de River y de una menor que practicaba voley y que habría sufrido acoso en el departamento médico del club.

Acusaron a un médico por filmar a chicos

  • Un médico anestesiólogo de 56 años fue imputado por abusar de al menos seis niños mientras los mantenía sedados y filmar los actos con su propio celular, en el cual la policía encontró además abundante pornografía infantil.
  • Los hechos ocurrieron en su mayoría en el Hospital Pediátrico Humberto Notti y en la Clínica Francesa de la provincia de Mendoza, mientras que los investigadores sospechan que las víctimas podrían llegar a 35 menores, 34 de ellos varones.
  • El imputado es Jorge Omar Maddio y la investigación comenzó con las denuncias de empleados de la Clínica Francesa, que notaron comportamientos irregulares del médico anestesiólogo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?