Qué pasa cuando te cansás de las influencers

Chule con nuestras lectoras en la redacción
Chule con nuestras lectoras en la redacción Crédito: OHLALÁ!
Cuando ya no queremos ser followers sino construir un relato propio.
(0)
27 de abril de 2018  • 13:27

"Vos sos tu propia influencer”, soltó una de nuestras lectoras en el sumario. Veníamos hablando de aventuras personales, de nuestro propio paso del tiempo, de cómo contarnos hoy. Y con esa frase empezamos a indagar en qué nos pasaba a la hora de usar la vidriera que ofrecen hoy las redes para potenciar nuestros talentos. Y miles de preguntas se dispararon: ¿cómo construir algo genuino?, ¿cómo no marearnos con contenido que no nos suma sino que nos convierte en meras imitadoras de otras personas?, ¿cómo detectar si tu propia voz tiene algo valioso que decir y que estás opacando por querer parecerte a la it girl de moda?

Fue entonces cuando buscamos una voz experta, que pudiera ayudarnos a invertir las reglas de juego. Y la convocamos a Yan De Simone –conocida como Chule, publicista, influencer y gran amiga de la casa– para que, junto con nuestras lectoras, debatieran acerca de cómo sostener un discurso propio, genuino y alineado con tu esencia. ¿Quién mejor que Chule para contarlo en primera persona?

“dejá de seguir para seguirte”

Cuando me convocaron para reunirme con las lectoras y compartir un espacio de debate sobre este tema, una de las primeras frases que se me vinieron a la mente fue “renunciá a tu necesidad de aprobación externa”, de Deepak Chopra. Y cuando me reuní con las chicas en la redacción, les dije: “Sí, hay que dejar de seguir para empezar a seguirTE”, ese sería el mantra que íbamos a tomar como norte. En la era del “reality virtual”, con tanto acceso a información de otras personas, con la posibilidad de hacer un recorte editorial sobre qué querés mostrar y qué querés que los otros vean de vos, muchas veces nos quedamos en la “espuma” de la superficialidad, buscando aprobación. ¿De quién? ¿Para qué? ¿Por qué? Esas son tan solo algunas preguntas iniciales que cualquiera podría hacerse a la hora de mirar su propio timeline.

“da lo mejor que tengas de vos”

Crédito: OHLALÁ!

Trabajo desde hace muchos años linkeando a marcas con influencers y cuando una marca o un medio de comunicación me pregunta: “¿Cuánto tiempo más creés que va a durar esta tendencia?”, mi respuesta es: “Siempre que ese influencer construya valor, se especialice, sea genuino y no sienta la necesidad de ser como el otro, podrá perdurar en el tiempo y reinventarse las veces que sean necesarias”.

Siempre recomiendo una herramienta de marketing, para construir valor de marca: el FODA. Principalmente, para construir identidad, hay que conocerse. En lo bueno y no tanto, en las oportunidades y en las debilidades. Conocer qué podemos aportar y en qué es mejor quedarnos callados. Algunas preguntas para hacerte pueden ser:

  • ¿Con qué capacidades especiales y recursos contás vos/cuenta tu emprendimiento?
  • ¿Tenés algo que te diferencie? ¿Qué es?
  • ¿Qué cosas sentís que hacés mejor que los demás?

Mi sugerencia siempre radica en el mismo concepto: “Sé verdadero, sé genuino, da lo mejor que tengas de vos y especializate en algo”.

“Construí desde lo que sos”

Construir camino desde lo que sos y querés ser puede resultarte práctico para comenzar a ser tu propia influencer. Honrar la construcción de identidad y de una profesión y no validar personajes “wanna be” también es responsabilidad de las marcas y agencias a la hora de elegir o sugerir los influencers. Y pienso que si dejáramos de mirar lo que hace el otro porque creemos que es exitoso y comenzáramos a buscar eso que podemos generar nosotros para nuestro éxito, seríamos un poco más felices.

“Me aburre seguir a la mujer que se muestra perfecta”, “Siento que no es auténtica, por ende, no la encuentro cercana”. Estas son algunas frases que me llevo de este encuentro con las lectoras ohlaleras. Entonces, las invito a buscar esas virtudes, esa fortaleza, esa capacidad que te hace diferente. Porque atraemos lo que esperamos, nuestros actos reflejan lo que deseamos y reflejamos lo que admiramos. Sí, ser tu propia influencer puede llevarte a la felicidad. •

Y vos... ¿cómo te vendés? ¿Sabés darte a conocer y crear comunidad en las redes? También repasá: ¡Creete mil! Herramientas de marketing personal para hacerte ver y GPS laboral: tres pasos para tener en cuenta al buscar trabajo

#takeoverdelectoras: participaron de esta nota Florencia Serto, 28 años, periodista; Micaela Sanguineti, 24 años, periodista; Diana Sosa, 33 años, periodista; Carolina Franko, 32 años, productora de moda; Johanna Mesa Alpert, 34 años, periodista y Angeles Badino, 34 años, totógrafa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.